Apartes del evangelio según San Lucas

4690
Apartes del evangelio según San Lucas

Los cuatro evangelios son la entrada al Nuevo Testamento, que se describen como relatos literarios exaltados por el grupo de expertos que dirigieron el encabezamiento retórico de los primeros escritos sagrados. En este artículo hablaremos sobre algunos apartes del evangelio según San Lucas.

Es importante denotar las particularidades que contienen estos evangelios, en los cuales se encuentran cuatro aspectos primordiales de la vida: ministerio, muerte, sepultura y resurrección de Jesucristo. (También te puede interesar: De lo divino a lo humano)

Se ha comentado que la palabra evangelio fue establecida a través de la historia, ya que estos libros no se escribieron de inmediatos de la resurrección de Jesús, sino años más tarde, debido a la necesidad apremiante que demandaba el momento inevitable de la historia.

Grecia era el territorio más apetecido para ser inundado por toda clase de ideologías que provenían de los pueblos circunvecinos; y se debía por la ubicación geográfica donde estaba ubicada la provincia.

Esto demandó que se construyera un lugar que operara como tribunal superior donde se resolvieran todos los problemas, especialmente cuando la democracia estaba en gestión, también se elaboraban las nuevas personerías jurídicas, para que operaran las escuelas filosóficas, teleológicas y culturales precedentes de las naciones vecinas, cuyo lugar lo llamaron el “Areópago”

Si hablamos del evangelio en los años 50-57, las comunidades cristianas se habían extendido entre los mundos conocidos, es decir, en todos los israelitas, los romanos, los griegos y la provincia del Asía Menor.

En cada uno de estos territorios se multiplicaban los cristianos y su dogma venida de los hebreos. Pero lo extraño de esta nueva creencia es que no existía ninguna crónica ni anuario, que comentara su origen y el personaje protagonista de su procedencia.

Se ha de suponer, que cuando Pablo predicó años anteriores en Atenas, muchos personajes del Areópago escucharon la disertación del apóstol y se comenta que el presidente y su secretaria de ese lugar creyeron.

Supuestamente, Lucas llegó a tierra de Israel en el año 58 con la dirección de otro griego de alto rango llamado Teófilo. Pero Lucas al no encontrar rasgo fidedigno ni cronológico, en relación a esta nueva creencia del evangelio, procede la investigación del personaje actor de este movimiento y no encontró documentos que dieran identidad con soporte histórico; más bien muchos personajes habían intentado escribir algo similar.

Esta decadencia literaria informativa en Israel se da porque el linaje del Señor, no se dio en algunas de la familia de los rabinos más exorbitante de la época, sino en una familia muy humilde, y a su vez dependía del trabajo de carpintería.

Por otra parte, su nacimiento fue en una ciudad sin renombre cultural y sin popularidad historial, fue en Nazaret y a su vez el registro del nacimiento de Jesús, no dependía de una de las mejores clínicas de Belén, sino de una pesebrera y aún, cuando se trata de un transeúnte procedente de otro pueblo.

Es decir, para el mundo israelitas secular, este registro era inoficioso gastar plumas, tintas y pergaminos para escribir cosas que eran penosas para las autoridades civiles y religiosas, de una nación tan importante como era Israel; porque al nacer un niño hebreo en un establo de animales, era motivo de crítica para el gobierno, y demandado el pueblo de Belén por las autoridades de los derechos humanos, por no tener alojamiento para un evento tan importante, ya que fue ordenado por el emperador Augusto Cesar.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

 

Acudiendo a todas estas verdades, el pueblo de Belén no se comprometería en dar a conocer este nacimiento porque sería una afrenta regional para un país que está por encima de todas las demás naciones.

De inmediato San Lucas como un buen escribano griego, toma el trabajo de indagar con diligencia usando la secuencia familiar, como centro de información para los conductos que llevan a la raíz cronológica.

Visitó primeramente a María (la madre del Señor Jesús) y ésta le detalla a menudo desde la llegada del ángel, como fue su embarazo, su alumbramiento y todo detallado punto por punto, y además de ello, suma los nombres de sus primeros seguidores.

Luego este investigador se traslada a cada uno de estos discípulos y principia a socavar y a escribir las evidencias hechas por el Señor, tales como: sermones curaciones, prodigios, entre otros.

Todas estas verdades fueron expresadas es términos hebreos, ya que Pedro y Pablo les suministró muchos detalles porque en el libro de los Hechos, Lucas detalla minuciosamente el día de pentecostés, la llegada del evangelio a Samaria, a los gentiles y luego recorre todo el territorio del mundo conocido.

Los historiadores consideran que San Lucas fue un perito investigador universal, porque sus escritos han atravesado la historia, y nos cuenta lo sucedido en 33 años de vida de Jesús, más 33 años después de la resurrección, lo que hoy conocemos la historia de la iglesia.

Lucas percibió ampliamente del ministerio del apóstol Pablo, por ello comenta una traducción antigua que, por motivo de una enfermedad de Pablo en los ojos, llevaba a Lucas como médico casi en todos sus viajes misioneros.

Supuestamente, después de dos años, es decir, en el año 60 D.C. ya Lucas había colectado mucho material investigado, lo organiza con exegesis e historiografía, lo escribe y saca dos tomo con glosario e ideología griega y se lo envía a alguien que él titula “Excelentísimo Teófilo”, de allí se conoce en la historia que este bello manual es llamado más tarde el “Evangelio de San Lucas” y su segundo tomo “Los Hechos de los Apóstoles”.

Uno de los puntos más importante que toma el canon para su calificación, es que San Lucas no toma los escritos que otros habían intentado escribir, sino que se va al punto directo de donde procede toda la verdad pertinente.

En la literatura oriental se conoce este evangelio formidable porque contiene principios originales sin vacíos literarios, puesto que se toman costumbres hebreas y son lanzadas al hemisferio griego sin perturbar sus léxicos.

Para los Elenitas siempre había un hombre nuevo que llenara todos los vacíos de la historia; por ello vemos a un Sócrates, Platón, Aristóteles, Anaximandro, Anaxímenes, entre otros. Todos estos personajes socavaban en los principios filosóficos del “Trívium” y el “Quadrivium”, ciencias que llenaban las vacantes flotantes del conocimiento humano, que servían para manejar el pasado, el presente y aún el futuro; sin estas ideologías todo escrito nuevo se podía ir al piso.

San Lucas era conocedor de todas estas tendencias filosóficas, al escribir un evangelio universal tenía que poseer todas estas erudiciones que solo eran entendidas por los griegos y sus prosélitos. Por ello nosotros los occidentales se nos facilita comprender mejor los escritos de San Lucas, que cualquier otro evangelio, porque nuestra cultura se identifica con la de Grecia.

Para el conocimiento griego los hombres pertenecientes al álbum ideológico, estaban persuadidos que muchas cosas pertenecían al oscurantismo o perdidas por ejemplo: hacía falta en el tiempo un día y unas cuantas horas, además el encabezamiento de la transformación del antropoide al hombre.

San Lucas iluminado por el Espíritu Santo, descubre que la manifestación de Dios en carne, llamado Jesucristo que fue con el propósito de rescatar al hombre perdido en las catatumbas del oscurantismo, y escribe la frase conmovedora de todos los tiempos: Porque el hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

Esta fue la frase cognitiva que encajó entre los griegos y por tal motivo, declararon este evangelio Universal. La frase hijo de hombre declara que Jesucristo no fue un ser angelical o traído de otro planeta, sino humano como cualquier ser de carne y sangre.

Para hacer patente todas estas verdades, Lucas desglosa el desenvolvimiento del nacimiento de Jesús, la cual fue extraída en María, realzando el conocimiento del señor desde su niñez que crecía en sabiduría, en estatura y en gracia para con Dios y los hombres. Lucas 2:52. Para los griegos la sabiduría y la estatura iban tomadas de las manos, lo mismo la creencia del “aipiron” (Dios infinito iluminando al hombre finito o lo infinito fusionándose a lo finito).

La selección, preparación y entrenamiento de Jesús a sus discípulos es algo excelente y favorable para los griegos, ya que cada uno de sus pensadores sobresalientes elaboraban sus propias escuelas.

Por lo regular muchas alegorías, metáfora o parábolas escritas por Lucas tiene que ver con el propósito de Dios con Israel como nación, y a su vez el escritor las enfoca a las disciplinas Elenitas, para enfatizar que Jesús tiene más ideales que cualquier sofista de Grecia.

Lucas para hablar del huerto de Getsemaní, hace mucho énfasis en la oración, en la tentación, en la agonía, en no hacer la voluntad propia, el adormecimiento y la fortaleza celestial.

El Dr. Henry H. en unos de sus compendios hace unos resúmenes del huerto de Getsemaní. El comenta que San Lucas quiso informar que la raza humana tuvo su comienzo en un huerto, Jesús sufrió su agonía en un huerto, fue crucificado cerca de un huerto, enterrado en un huerto y supuestamente el paraíso venidero será un hermoso huerto.

Los griegos tenían Atenas como un huerto, rodeada de mares y el Peloponeso, la llamaban así, porque aquí reposaba la cuna de la filosofía oriental griega.

San Lucas en su evangelio presenta la realeza del comportamiento que tenía Jesús con la humanidad, su simpatía hacia los débiles, a los enfermos, a los endemoniados, a los dolientes y a los desechados por la sociedad. Este carisma contenía el foco de los apartes primordiales de la tesis de Aristóteles, cuando explora la leyenda del “Balcón y el camino”.

Este evangelio más tarde representaba ante el mundo una recitación perfecta, sistematizada y patrimonial, por esta razón los artistas orientales lo llamaban “El compendio más perfecto e nunca antes se haya comunicado”.

Su estilo literario presenta su gloriosa perfección y delicadeza de la vida de Jesús, como la persona ideal y universal poseedor de los pensamientos de un credo contemplativo, piadoso que podía representar la cultura, la filosofía, la sabiduría, la razón, la belleza y la educación que eran los principios cognitivos del mundo griego.

San Lucas por razones de su profesión, galeno, apela a la mentalidad culta, filosófica, idealista y encuentra en la persona de Jesús un hombre perfecto, sapiente, erudito e idóneo, ya que la finalidad de las escuelas filosóficas eran: educar, elevar, perfeccionar y pulir al hombre en la cumbre del saber.

Algunos críticos creen que el evangelio de San Lucas es una repetición de Mateo y Marcos, y por ello lo llaman los Evangelios Sinópticos, por cuanto da una misma perspectiva general de la vida de Cristo y registran hasta cierto punto, los mismos acontecimientos.

Hay que tener en cuenta que para Lucas poder hablar a un griego de Jesús como el salvador de todos los hombres, procedido del mundo hebreo, tuvo que escoger costumbres hebreas, y por eso este evangelio habla de la genealogía, procedente de los reyes de Israel, claro está, no por Salomón sino por otro hijo de David llamado “Natán”. San Lucas 1:35.

San Lucas hace mucho énfasis que Jesús fue engendrado por el Espíritu Santo; en el vientre de María, de la descendencia de David a través de su hijo Natán, con esta evidencia se probará que Jesucristo tendrá derecho natural al trono de David, por haber nacido de una descendiente de la casa de éste.

Al escribir San Lucas las parábolas de la oveja está figurando a Israel; luego explora la parábola del buen samaritano, la cual representa a otra gente que no era de Israel; más tarde añade el pasaje de Zaqueo. Lucas 19:10.

Éste generaliza o une a los dos pueblos, es decir, a los israelitas y a los gentiles. Por ello se le llama el evangelio universal que proclama al hombre perfecto el hombre ideal que vino a buscar y salvar lo que se había perdido.

Estimado lector si estudiamos bien este evangelio nos daremos cuenta que el Señor Jesucristo tiene todas las herramientas, para alcanzar primeramente a los israelitas por cuanto es descendiente de los patriarcas y reyes que tienen los pactos de Dios, y segundo a los griegos y demás gentiles como judíos, por su sacrificio expiatorio del calvario.

La muerte, sepultura y resurrección de Jesucristo es el meollo irremplazable que tiene la persona de Jesús ante el mundo antropológico, a él nadie lo remplaza, porque contiene los instrumentales ideales del mundo presente y el venidero; además de ello, hace perfecto a quien le sigue y lo califica de pulcra virilidad.

Jesús con su muerte conquistó los operadores del mundo invisibles; con su sepultura pasó a la catatumba donde estaban los olvidados de la vida; con su resurrección conquistó la muerte trayéndoseles sus llaves como símbolo de victoria, este conjunto de operaciones se llama El evangelio de Jesucristo, fue lo que él mandó a predicar.

Para evidenciar que has leído este artículo deja un comentario.

Copyright y engrosado por el pastor
York Anthony Shalom
Licenciado en Sagrada Teología
Magister en Divinidades Teológicas
jorgesalomserpa@hotmail.com

Apartes del evangelio según San Lucas

Deja un comentario