Cimentados en la roca que es Cristo

Actualmente existen muchas iglesias que no están edificadas en la roca eterna, que están edificadas en argumentos de hombres, que no practican la santidad y no viven en los parámetros establecidos por Dios. Pero nosotros como iglesia estamos cimentados en la roca que es Cristo.

También te puede interesar: Una iglesia de éxito.

Muchas personas están confundidas, queriendo saber cuál es la iglesia verdadera y en dónde encontrar la verdad, pero la verdad tiene un nombre y se llama Jesucristo.

Pero nuestra garantía es que ésta iglesia, está asentada en la roca eterna de los siglos.

El diablo trabaja día y noche en contra de ésta iglesia y nosotros como iglesia, no podemos estar dormirnos.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

 

Debemos estar cimentados en la roca verdadera que es Jesucristo y de allí nadie nos podrá mover.

Cuando la iglesia invoca el Nombre de Cristo, el diablo retrocede, porque este poder que tiene la iglesia, es el poder más grande que existe en el mundo entero.

Recomendamos: Háblale a la roca.

Hay fuerzas contrarías que quieren acabar con la iglesia, pero con esta iglesia no acaba nadie, porque estamos cimentado en la roca que es Cristo.

Lectura bíblia

Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?

Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas.

El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?

Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.

Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.

Cimentados en la roca que es Cristo

Y yo también te digo, que tú eres Pedro,[a] y sobre esta roca[b] edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.

Entonces mandó a sus discípulos que a nadie dijesen que él era Jesús el Cristo. Mateo 16: 13-20.

Recuerda que la doctrina antigua debe ser nuestro fundamento, el cual debemos estar cimentados en la roca que es Cristo.

Pastor: Arnulfo Sierra

Deja un comentario