Cómo vivir en paz en nuestro hogar

Dios nos regaló un hogar para ser felices, Dios no quiere que ningún hogar tenga la desgracia o la desdicha de poder tomar una decisión de no poder seguir viviendo juntos, pero para esto debemos aprender a cómo vivir en paz en nuestro hogar.

También te pude interesar: Los gastos pequeños dañan la economía del hogar.

El deseo de Dios es que los hogares que fortalezcan, pero para esto debemos saber que Cristo debe ocupar la posición número uno en nuestro hogar.

Muchas cosas de las que pasan en nuestra casa, el enemigo está detrás de todo, porque no quiere la tranquilidad de nuestras familias.

Dios no nos ha dado una familia para que esté llena de peleas, sino para que doblemente seamos feliz, porque si yo soy feliz y busco una persona para hacerla feliz, entonces soy doblemente feliz, porque hago feliz a alguien.

Qué bueno sería que comprendiéramos en orden natural, porque si queremos tener éxito en todas las cosas que hagamos, debemos colocar primero a Dios, segundo a la familia, tercero la iglesia y los demás que sean los demás; cuando uno cumple con este orden, se verá el resultado con hogares consolidados, felices y de la mano de Dios.

El Señor está interesado que todos los hogares crezcan, porque algunos se quedan siempre en las peleas y nunca avanzan, no crecen como familia, sino que se convierten en familias enanas, porque nunca crecen. Es importante conocer la responsabilidad de los padres y el deber de los hijos.

Hay gente que se acostumbra a vivir mal y ese no es el deseo de Jesucristo; Dios creó las familias como una empresa divina, para ser felices y entre todo conformar un hogar en amor.

Las palabras, las oportunidades y el tiempo, después que uno los desperdicia, no se podrán recuperar, jamás pelee con rabia, evita decir cosas que luego te vas a arrepentir.

Pastor Elias Zuñiga

Deja un comentario