Correr sin dañar a los demás

1274
Correr sin dañar a los demás

Un día en clase de educación física, nos pusieron a correr alrededor del colegio que era de grande dos manzanas. Al dar el pitazo de salida mis compañeros salieron corriendo despavoridos, empujando, buscando tumbar a los demás, abriéndose paso para llegar de primeros. Hoy hablaremos de correr sin dañar a los demás.

Lo bueno del caso es que ellos se cansaron rápido y no dieron más. Yo que arranque de último (por los empujones) corrí con calma y llegué de primero.

La vida cristiana es una carrera, en la cual todos vamos rumbo a la meta final que es la salvación.

También te puede interesar: Cerquita de la salvación.

Por lo tanto ten cuidado como corres, porque hay quienes por figurar empujan a otros para hacerlos caer o simplemente para retrasarlos, hay quienes quieren empezar con todas las revoluciones y se cansan rápido.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

 

Seamos sabios y corramos con paciencia esta carrera y de manera legítima, no busquemos figurar, no busquemos llamar la atención a costa de pasar por encima de nuestros hermanos.

También te puede interesar: La vida cristiana una carrera de relevos.

Dejemos que Dios por su gracia y a su tiempo, nos dé la ubicación en la que debemos estar y de seguro llegaremos a la META.

Debemos aprender a correr sin dañar a los demás.

“Así mismo, el atleta no recibe la corona de vencedor si no compite según el reglamento”. 2 Timoteo 2:5.

Por: Eduardo Cuadros

Deja un comentario