Cual debe ser la mentalidad del cristiano

La vida cristiana es un viaje largo, que termina cuando nos encontremos cara a cara con el Señor en su gloria y esa esperanza la tenemos todos. Pero antes es importante saber cual debe ser la mentalidad del cristiano.

También se puede decir que el matrimonio es un viaje largo hacia un lugar desconocido, donde la pareja nunca ha llegado.

Los conflictos matrimoniales han hecho perder mucha gente buena, que por un fracaso matrimonial han menguado en la fe, hasta el punto que se han perdido. El matrimonio en gran parte tiene mucho que ver con la salvación.

Dios con su poder y su palabra cambia nuestra mentalidad, para que miremos la vida de otra manera, tal cual como las ve él.

En el mundo fuimos mal programados desde niños, con todas las cosas malas que nos rodea y por eso es que hay tantos problemas en los hogares, porque venimos con costumbres que afectan nuestras familias.

En la iglesia estamos pasando por un proceso de re-programación, el Señor nos está re-programando para quitarnos todas esas cosas del mundo que traemos pegadas y arraigadas en nuestras vidas. Como cristianos pensamos diferentes que a los del mundo.

El trabajo de la iglesia es de restaurar vidas, por eso es que en nuestra iglesia se trabaja desde la niñez, para cultivar un pueblo una generación sana, educando la niñez para que sean jóvenes santos.

Todos los seres humanos por naturaleza necesitamos conformar una familia, y aunque suene descontinuado, tener una buena familia solo se da en un matrimonio heterosexual.

El éxito de una persona es tener una familia y llevarlos hasta su punto de llegada.

No provoques los deseos carnales, no dejes que una atracción carnal prospere, no permitas que crezca ese sentimiento pecaminoso, recházalo antes que se convierta en tentación.

Cuando una atracción física llega al tamaño de una tentación, eso es irresistible, y tenga en cuenta que de la tentación pocos se escapan.

Cuando una persona llega al estado de una verdadera tentación, sólo Dios lo puede sacar, por eso se debe evitar llegar a la tentación.

Cada uno como cristiano debemos tratar que nuestro matrimonio mejore en la convivencia, que nos amemos y nos respetemos, que nuestro hogar sea un rinconcito del cielo.

Que por muy humilde sea nuestra casa, sea un remanso de paz, que nuestra casa sea el mejor lugar del mundo.

Pastor Clodomiro Lobo

Deja un comentario