Cuando hay grietas en nuestra vida

Conocemos lo que es una grieta, una ranura que se inicia a través del tiempo, ya sea en las paredes o en algún utensilio. Como cristianos debemos aprender a conducirnos Cuando hay grietas en nuestra vida, y aprender a curarlas.

Parece ser que las grietas es una señal que avisa, cuando quiere deteriorarse algo; es el inicio de algo que está por perderse.

Nosotros como hijos del altísimo, somos ese vaso donde el Señor deposita de su poder, deposita su Espíritu Santo, por eso debemos preocuparnos de que lo que Dios deposite en nuestra vida no se vaya, no se pierda, sino que se retenga, y que por causa de una grieta se comience a perderse la bendición de Dios.

Si vemos en la Biblia donde Salomón comienza a dar el diseño del templo, aun menciona los materiales utilizados, y creemos que en el tiempo en que Salomón construyo el templo, utilizó los mejores materiales y lo mejor que había en la época.

A veces en nuestra iglesia se realizan eventos que son de mucha bendición y vemos hermanos llenos del poder de Dios, pero al pasar unos días, parece ser que lo que se recibió, se salió, se perdió; y ¿por qué?

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

 

La respuesta es porque hay grietas. Estamos seguro que los que se llenan de Dios no quieren perder esa bendición, porque lo que Dios nos da, no queremos perderlo, lo que pasa es que hay grietas que hay que sanar, hay orificios que hay que curar.

Cuando nos entregamos a Dios, tenemos un rostro resplandeciente, no nos cambiaos por nadie, pero los años van pasando y como que nos descuidamos, y comienzan a aparecer grietas en nuestra vida y descuidamos lo de Dios, y no podemos retener lo que Dios nos da.

Dice el Señor por medio del profeta Jeremías “porque dos males ha hecho mi pueblo, me dejaron a mí fuente de agua viva, y cavaron para si cisternas, cisternas rotas que no retienen agua”.

Cuando hay grietas en nuestra vida
Si siente que en tu vida hay grietas, primero hay que curarlas, hay que sanarlas.

Las cisternas que cavaban en el medio oriente, el propósito primordial era para almacenar el agua de lluvia, o de los manantiales.

La prolongada estación seca, de mayo a septiembre, donde el verano es recio, el que tiene la cisterna sabe que tiene agua guardada.

Pero cuando quedan secas, el sol comienza a cuartearlas por la falta de agua, pero antes que llegara el agua, había que buscar la manera de solucionar ese problema para que el agua no se perdiera, por eso las reparaban, tapaban las grietas para que poder almacenar el agua.

Bueno sería que antes de recibir la bendición de Dios, se repararan las grietas para poder retener más, almacenar, acumular más de lo que Dios nos quiere dar a nosotros.

Cuando vamos a almacenar algo que es de mucho valor, no lo echamos en cualquier recipiente porque sabemos que se puede perder.

Lo que Dios nos da no se puede echar en cualquier lugar, las bendiciones, hay que guardarlos en un lugar seguro.

No podemos perder la bendición de Dios, esto es algo tan valioso, lo que Dios nos da es para nuestra misma provisión, es más necesario que el agua que tomamos.

Es posible que usted diga que gracias a Dios no tiene grietas, pero no se sabe más adelante, más adelante necesitaras este mensaje, retenlo que llegará el momento que lo necesitaras.

Recuerda que Cuando hay grietas en nuestra vida primero debemos curarlas y luego sí recibir la bendición de Dios.

Pastor: Geovanys Lozano

Deja un comentario