El verdadero cristiano llega a la vejez siguiendo al Señor, no se queda en el camino, porque aquí lo importante es llegar. Hoy hablaremos sobre “Despertar cristiano”.

En algunas competencias hay premios para el primer, segundo y tercer puesto, pero en el Señor hay puesto para todo el que llegue, porque el todo es llegar.

También te puede interesar: Para llegar a la meta hay que tomar el camino correcto.

Se dice que la rutina es nuestro peor enemigo y puede ser que al pasar el tiempo, por estar tanto ya sea en el mismo lugar o el mismo trabajo, uno se amaña y adquiere algunas mañas.

¿Será que podrá suceder eso en la vida cristiana? que un creyente de treinta, cuarenta años diga: “Ya yo me las sé, ya ni necesito ir a culto, ese mensaje que predicó el hermano yo me lo sabía”.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

 

Estamos hablando de Despertar cristiano.

En las empresas usan una estrategia para evitar que las personas se amañen en su puesto de trabajo, es de rotar a los trabajadores, para que las personas no tengan las mismas rutinas y así adquieran malas mañas.

Quiere decir que quedarse con una rutina, quedarse en un solo sitio no es saludable, se necesita que la persona sea progresiva, que prospere, que se levante, que se anime.

En nuestra vida cristiana, vale la pena que hagamos una revisión para ver cómo andamos.

Pensemos, desde el día que nos entregamos a Dios hasta el día de hoy

  • ¿Cómo vamos?
  • ¿Cómo éramos al principio?
  • ¿Cómo hemos venido caminando?
  • ¿Cómo estamos?

Todo esto para que podamos tomar impulso, para que podamos andar con más ganas.

No cabe duda, de pronto, es posible que hayamos adquirido algunas costumbres que no son nuestras, que no son domésticas, que no son de nuestra iglesia, que son foráneas y no podemos amañarnos con ellas.

Si hacemos un análisis, nosotros no éramos así antes, hablando de cuando iniciamos en los caminos del Señor.

Hay costumbres que no son saludables, que se adquieren en el paso de los años.

Observando la vida cristiana, en algunos casos nos hemos vuelto paquidérmicos, o sea, un poco pesados, como lentos y las cosas en el evangelio no pueden ser lentas, el Espíritu Santo es fuego, es chispa “Y recibiréis poder”.

Te recomendamos ver: Necesitamos estar avivados todo el tiempo.

Deuteronomio nos dice “Amarás a Jehová tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas” ¿Estamos buscando al Señor con toda nuestra fuerza? o vamos lento.

Para buscar del Señor es con toda nuestra fuerza, es decir, sin flojera, sin pereza, no ahí amañados, quedados, tenemos que movernos.

Estamos tratando sobre el tema Despertar cristiano

En esta época se observan muchos cristianos que van llegando al culto lentamente, tarde, como sin ganas y sin tiempo siquiera para orar.

Vamos a tomarnos una radiografía hoy a ver como estamos, porque Dios quiere que cambiemos.

Muchos creyente llegan a mitad del culto, otros el ir al culto y no ir es lo mismo, sencillamente por cualquier cosa se quedan, no van al culto, estas son costumbres foráneas porque antes no éramos así.

Hoy en día llegamos al templo y encontramos a la gente hablando, riendo y caminando por el salón.

Analicemos si nos hemos quedado o hemos avanzado, a ver si estamos buscando al Señor con toda la fuerza y con toda el alma.

Existen muchos hermanos que prenden empujados, pero también hay hombres y mujeres que no necesitan que los empujen para prender, cuando se trata de buscar del Señor ahí estamos.

Y esa pereza, esa forma de andar lento, que van el domingo a la escuela dominical y ya entre semana no van a la iglesia porque creen que no hay necesidad, que con el domingo es suficiente.

Qué lindo es ver a los hermanos llegar temprano al culto a orar, hay excepciones que por cualquier compromiso llegó tarde, pero aunque un poco tarde, venga a oír la enseñanza.

Despertar cristianoPero hay algunos que dicen: “No fui porque se me hizo tarde y no me gusta llegar tarde” entonces no va ni temprano, ni tarde, esa es peor.

Vayamos aunque sea a escuchar la enseñanza, Dios sabe que no pudimos ir temprano, pero es que nos hemos quedado con mañas porque ya la rutina nos ha hecho mal acostumbrarnos, tenemos que despertar en el Nombre de Jesucristo.

Qué lindo es que llegamos temprano a orar, antes de cantar, de tocar los instrumentos, que antes de participar en el altar hayamos orado profundamente, nos hayamos encontrado con Dios.

En el momento que un hombre lleno del poder de Dios le ponga las manos a un instrumento con unción tiene que suceder algo.

El verdadero culto es lo que vamos a brindarle a Dios, nadie es espectador, todos somos parte del culto, no vamos a ver si el orador lo hace bien, vamos es a adorarle a Él.

Que ese cántico que entonamos a Dios, llegue hasta su misma presencia.

Hoy el consejo es que despertemos de la vida rutinaria que llevamos, que retomemos esas buenas costumbres que teníamos al principio cuando conocimos a Dios.

Que dejemos todas esas malas mañas que a Dios no le agrada.

Si te gustó esta corta reflexión compártela con alguien, tal vez la necesite.

Puedes ampliar sobre este tema “Despertar cristiano” viendo la siguiente enseñanza.

"Te invitamos a que te suscribas a nuestro Canal de Youtube"

Despertar cristiano

Pastor: Clodomiro Lobo

Deja un comentario