Nosotros como hijos de Dios a cada momento, debemos estar disfrutando el evangelio, y darle valor que éste merece.

Debido a que el evangelio es tan importante, debemos recibirlo, gozarlo, disfrutarlo y aprovechar la salvación.

Este evangelio que predicamos, necesitamos disfrutarlo porque es poder de Dios para salvarnos.

El ser humano en general es consciente que necesita recibir el hermoso evangelio de Jesús.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

"Te invitamos a que te suscribas a nuestro Canal de Youtube"

La palabra “Poder” en griego tiene dos usos, “Poder como dinamita” (poder para destruir) y “poder como dinamo”, (maquina dinamoeléctrica que transforma la energía).

En griego cuyo idioma original fue escrito, dice Romanos que “El evangelio es poder de Dios” dicho en otras palabras: “El evangelio es la dinamita de Dios”.

El evangelio está hecho para que con la ayuda de Dios, en la persona:

  • Se destruya lo que haya que destruir.
  • Se derribe lo que haya que derribar.
  • Se expulse que lo se haya que expulsar.
  • Se limpie lo que se haya que limpiar.
  • Se regenere lo que haya que regenerar.
  • Se restaure lo que se haya que restaurar.
  • Se levante lo que se haya que levantar.

Disfrutando el evangelio de JesucristoY visto como poder que construye, que levanta, que edifica, que fomenta, que gesta beneficios, que trae bendiciones.

También te puede interesar: El evangelio completo es el que alimenta.

Este glorioso evangelio es tan poderoso, que además nos puede reconstruir, cambiar, modificar toda nuestra vida.

¿Qué destruye el evangelio?

El evangelio tiene la capacidad para destruir lo que nos hace daño, e inmediatamente tiene la capacidad de construir algo nuevo en nosotros.

El evangelio destruye el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, pero dice el apóstol Pablo “Ese acta que había contra nosotros el Señor la quitó de la mitad, y la clavó en la cruz”.

Palabras más, palabras menos, no es otra cosa, que así como andábamos, íbamos para la mismísima condenación, para el mismo infierno, pero Jesucristo se inventó su poderoso evangelio para evitarnos el paso por el infierno y traernos salvación.

El evangelio es un medio, un canal, un instrumento que Dios usa, pues el inventor de este evangelio es Jesucristo y si su nombre es invocado por alguien diciendo: “Hay poder en el Nombre de Jesús”, se destruyen principados, potestades y fortalezas espirituales.

“Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas”.

Destruye argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, eso se logra por el glorioso poder del evangelio de Jesucristo.

Te recomendamos leer: Porque debes decidirte por el evangelio.

La palabra predicada surte tal efecto, que empieza a modificar hasta el pensamiento y el comportamiento de nosotros, porque el evangelio es potencia de Dios para la salvación de todos.

El evangelio destruye a nuestra más grande enemiga, a esa que tantos de nosotros le tenemos pavor, la muerte es derrotada, porque dice la palabra “Muerte, Yo seré tu muerte”.

Entonces, además de que el Señor con su evangelio predicado, creído, recibido y disfrutado por nosotros, nos evita el infierno, nos da vida para siempre y nos extenderá la vida por la eternidad.

Todo esto es tan grande y tan extraordinario, que aunque nos vayamos a la tumba, y él llegase a venir, nos levantará de inmediato.

Esperamos que este corto artículo ayude tu vida espiritual y si deseas ampliar sobre este tema, puedes ver la siguiente enseñanza.

Disfrutando el evangelio

Pastor: Amarildo Donado

Deja un comentario