El culto pentecostal o reuniones en el templo, desde que nos entregamos a Jesús, se han convertido para nosotros en algo fundamental de nuestra vida porque la presencia de Dios cambió nuestra vida para siempre.

Cuando por alguna circunstancia no podemos ir al culto, nos hace falta, porque allí es donde vamos a expresarle a Dios toda la gratitud por lo que él ha hecho con cada uno de nosotros.

Cuando nos reunimos como iglesia, allí es donde se manifiestan los dones y todo los que ministramos el culto debemos ser hombres y mujeres que realmente tengamos claridad de los dones que Dios nos ha dado, de cómo administrarlo para que el pueblo se edifique.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

"Te invitamos a que te suscribas a nuestro Canal de Youtube"

La iglesia de Corinto era muy rica en muchas cualidades, tenían muchas cosas hermosas y habían sido bendecidos con muchos dones, pero naturalmente le faltaba mucha madurez espiritual, para darle una administración debida a tanta riqueza.

Lo que hace que un culto resulte verdaderamente interesante es el orden que se le dé al culto, el culto tiene que cumplir un propósito y así la gente declarará que Dios está entre nosotros.

Es importante saber que un culto puede cumplir dos finalidades, la primera es que puede confundir al que viene al culto o la segunda es que lo puede ayudar a entender cuál es el propósito de Dios para su vida.

Debemos preguntarnos, ¿Qué clase de culto le estamos haciendo a Dios? con el tiempo los culto se han venido convirtiendo en un ritual, en una tradición, en costumbre y esto no conviene, porque el culto tiene un propósito y es el de la edificación de la iglesia.

Actualmente nos hemos metido en un molde en los cultos, que ya cada uno sabe que es lo que va a pasar, que hasta el interés se le ha perdido y no le damos libertad al Espíritu Santo para que Dios haga lo que quiere hacer y lo que él sabe hacer.

El culto no es un formalismo, ni un ritualismo, el culto debe ser un movimiento del Espíritu Santo de Dios, porque el culto es netamente espiritual.

Nosotros vamos a la iglesia a celebrar la presencia de Dios

Cómo debe ser el culto pentecostal

  • Debe tener verdaderos adoradores
  • Debe tener doctrina
  • Debe haber avivamiento del Espíritu Santo.

Lo primero que debe tener un culto pentecostal es la alabanza. Cantantes y músicos una alabanza no bien dirigida, apaga el espíritu del culto, por ejemplo, cuando están descoordinado, cuando no han orado lo suficiente, cuando no le dan esa ofrenda a Dios con el corazón, ese culto pentecostal no sale bien, debes ser un músico con corazón de Dios.

Hay cultos aburridos porque la gente no cantan, no adoran, la verdad que un culto así es perder el tiempo, mejor quédese en su casa; si va a venir a la iglesia, venga con regocijo y con cánticos de alabanza, porque Dios habita en medio de las alabanza de su pueblo.

Cuando vayas a un culto, lleva un corazón dispuesto a rendirle toda la honra y la gloria al único que se la merece, a nuestro Dios todopoderoso.

El culto pentecostal

Pastor: Orbein Hermida

Deja un comentario