El plan salvífico de Dios en el mundo es un proyecto, que por muchos siglos o milenios estuvo guardado a los hombres, aunque grandes hombres de Dios no lo entendieron, porque Dios tiene sus cosas reservadas para determinado tiempo.

Sabemos que la primera dispensación fue en el Edén que se llamó Inocencia, no sabemos cuántos años duró Adán en el paraíso, creemos que Dios hizo a Adán un adulto y que tubo de vivir en el Edén mucho tiempo, de todos modos esa época terminó.

Puedes ampliar aquí, más sobre Las dispensaciones.

Después comenzó una época con Adán fuera del paraíso, que según los historiadores dicen que oscila en unos 1600 años, que es el mundo antediluviano, allí donde vivió Adán con la familia, y que esa segunda dispensación se llamó Conciencia.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

"Te invitamos para que nos sigas en nuestro Canal de Youtube"

El mundo antediluviano, como la misma palabra lo dice, fue antes del diluvio, después del diluvio cuando la familia de Noé tocó tierra y se multiplicó el mundo otra vez, cometieron lo mismo, se apartaron de Dios, siguieron el paganismo, el pecado y la idolatría.

Se cree que la Torre de Babel fue un centro de ocultismo, donde los hombres de ese tiempo, después del diluvio, dejaron al Señor y volvieron a seguir la vida pagana. Parece que ese era como especie de un templo de adoración a los ídolos.

Por eso Dios se enojó con ellos, y como él había prometido no acabar más con el mundo en agua, no les mandó otro diluvio, sino que usó otra forma, ellos fueron confundidos con sus lenguas, esparcidos por toda la tierra.

Después de este juicio, Dios llama a un hombre de Ur de los Caldeos, en el lejano oriente, que se llamó Abraham, (por algo lo llamó muchos siglos antes que naciera Israel), y le dijo que saliera de su tierra y de su parentela y se fuera a la tierra que Dios le mostraría.

Como el mundo se apartó de Dios, entonces dice en el libro de los Hechos, “Dios dejó a las naciones pasadas andar en sus propios caminos”, y esa gente que se esparció en la Torre de Babel llenó la tierra, de ahí nacieron las naciones.

Todas esas naciones nacieron bajo la idolatría, y desgraciadamente ahí en esas masas nacimos nosotros, dentro de las naciones paganas sin Dios, creyendo que teníamos a Dios pero estábamos lejos de él.

Pero Dios llama a Abraham desde aquel remoto pasado, en Ur de los Caldeos, que según los historiadores, es la tierra que se llama Irak.

Allí llama Dios a Abraham, y él salió a emigrar, se fue hacia el medio oriente, caminó mucho y llegó a esas tierras que antes se llamaban Canaán, que es el mismo territorio que hoy se llama Israel.

Abraham envejeció y siendo muy anciano, el ángel del Señor se le apareció en la tierra de Canaán, (siendo extranjero), pero recordemos que Dios le había dicho “Que en él serian benditas todas las familias de la tierra”.

Dios tenía un plan, un proyecto que lo llamó El plan salvífico de Dios, quizás Abraham ni lo entendió muy bien, ni su descendencia lo entendió, tal vez ni los profetas, ni los apóstoles, porque Pedro cuando fue al llamado que le hizo Cornelio, iba con miedo, que hasta se llevó seis testigos.

Hay unos registros que dicen que ellos iban predicando el evangelio a los judíos que vivían por las regiones de los griegos, pero no le predicaban a los griegos, sino a los judíos que estaban en el extranjero, hasta que unos hermanos que se convirtieron, le hablaron a los griegos, y se formó la obra entre ellos.

Pero no sabían que Dios tenía un plan salvífico que por todos los siglos se iba a ir desarrollando, y dentro de ese plan de Dios estamos nosotros, no llegamos por casualidad, estemos seguros que estábamos dentro de ese plan de Dios.

Ninguno de nosotros buscaba el evangelio, y a algunos de nosotros ni nos gustaba, pero Dios dice en su palabra: “Fui encontrado por los que no me buscaban, fui hallado”; que realidad tan grande, nosotros no lo andábamos buscando.

El plan salvífico de Dios para el hombre

El plan salvífico de Dios, fue un proyecto que Dios se inventó para salvar la raza humana. A Dios nunca se le caen los proyectos.

Te invitamos si lo deseas, ver el siguiente video donde se amplía más sobre este tema.

El plan salvífico de Dios

Pastor: Clodomiro Lobo

Deja un comentario