Juan el Bautista fue el último de los profetas de la ley, pero también el primero en anunciar la llegada de el reino de Dios, el primero en proclamar la venida, la apertura del reino de Dios sobre esta tierra.

También te puede interesar: Que es el reino de Dios y para quien es.

Había una gran expectativa en Israel, el sueño de los israelitas por muchos años, era el establecimiento del reinado universal de Dios sobre la tierra.

Ellos esperaban el momento en que el Mesías apareciera sobre Israel como un rey, para gobernar, como un rey para regir a las naciones con vara de hierro.

Como un rey para hacer justicia, para colocar a Israel como cabeza de naciones, por encima de los demás pueblos.

Había una gran expectativa, muchos anhelaban el momento, estaban esperando ese preciso momento, en que el reino de Dios se estableciera en esta tierra.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

"Te invitamos a que te suscribas a nuestro Canal de Youtube"

Pero las expectativas de ellos eran diferentes a las expectativas de Dios, y normalmente es así, los pensamientos de los hombres van en una dirección, pero los pensamientos de Dios van en otra dirección.

La Biblia dice “A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron, más a todos los que le recibieron, a los que creen en su Nombre les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”.

También te puede interesar: La gran tribulación castigo para Israel.

El segundo en hablar del reino de Dios fue Jesucristo, al iniciar su predicación en Israel, sus primeras palabras fueron estas: “El reino de los cielos, el reino de Dios se ha acercado, el tiempo se ha cumplido, arrepentíos y creed en el evangelio”.

Jesucristo anunció en diferentes ocasiones las buenas nuevas del reino de Dios, lo proclamó en diferentes lugares.

Su mensaje, su predicación estuvo basado en ese hecho precioso: El rey de los cielos se ha acercado a la tierra, y si el Rey de los cielos ha pisado la tierra, una nueva historia para la humanidad comienza, un nuevo tiempo para los hombres inicia.

Así que el Señor habló acerca del reino de los cielos, nos lo contó en parábolas, se lo manifestó a sus discípulos, lo expresó en diferentes lugares tratando de que los hombres de su tiempo entendieran que algo completamente diferente se había acercado a la tierra.

Te recomendamos leer: ¿A que reino perteneces tu?.

Que algo que nunca los hombres habían conocido, estaba ahora presente entre ellos, él les dijo “No busquen más allá, porque el reino de Dios entre vosotros está”.

Dios mismo había pisado la tierra, se había metido entre los hombres, se había encarnado en la humanidad, y ahora estaba en medio de los hombres para cambiar la historia de los hombres para siempre.

Así que su presencia aquí revolucionó ésta tierra al máximo; donde él caminaba las cosas eran diferentes, donde llegaba la historia era diferente, donde pisaba las cosas cambiaban, no importaba el sitio, no importaba la ocasión, su presencia marcaba la diferencia.

No hubo enfermedad que él no sanara, no hubo demonio que se le resistiera a su presencia.

También te puede interesar: Una generación que desea la presencia de Dios.

La presencia misma de Jesús en diferentes lugares ocasionaba una reacción demasiado fuerte en el mundo espiritual, el Señor mismo dijo: “Si yo por el dedo de Dios echo fuera los demonios, entonces el reino de Dios se ha acercado a vosotros”.

Jesús vino con demostraciones de poder, de autoridad, soberanía, dominio, su reino lo vino a establecer.

Pero más que establecer un reino físico en ese momento, el Señor se preocupaba por establecer un reino diferente en el mundo, el reinado de Dios en el corazón de cada persona, en el alma de cada persona.

Nosotros hoy vivimos en una época muy difícil de la historia, una época en que los hombres han buscado cómo cambiar su estilo de vida, como mejorar su manera de vivir, como tener una vida diferente.

Y el hombre ha recurrido a diferentes cosas, ha perdido el conocimiento más grande, más bonito, el conocimiento de que Dios tiene un reino establecido para el hombre, que va a cambiar su historia.

Nos enfrentamos a tiempos difíciles

La iglesia ha vivido esas etapas que el Señor ha descrito en las parábolas en Mateo, al principio lo difícil fue sembrar la semilla, el sembrador salió a sembrar, y por nuestra nación se sembró la semilla en diferentes lugares, en medio de mucho esfuerzo, en medio de violencia, guerras, tribulaciones.

Pero la labor del diablo era arrancar la semilla que Dios sembraba; hubo violencia, hubo mártires, hubo hombres que dieron su vida, porque en su corazón ardía esta llama del reino de Dios.

El Reino de Dios en la tierraTendremos vida nueva, vida eterna, vida del reino de Dios, no por nuestro esfuerzo, no por nuestra capacidad, no por nuestro talento, sino por el dolor, el sufrimiento, los dolores de parto de aquel que dio su vida en la cruz del calvario.

Fueron por los dolores de él, por su sufrimiento que hoy podemos tener una nueva vida, pero la diferencia es que la primera vez no pedimos nacer, no pedimos venir a esta tierra.

Pero para ir al cielo, para entrar en el reino de Dios, tenemos que pedirlo, que expresarlo, tenemos que quererlo y anhelarlo.

Puedes ver la siguiente enseñanza para que puedas ampliar, sobre el reino de Dios.

El Reino de Dios

Pastor: Eduardo Tejada

Deja un comentario