En toda labor a realizar en cualquier área de trabajo, es indispensable que al ejecutarse se tenga bien claro cuán importante es su aporte para aquella obra o para su dueño. En este artículo hablaremos sobre el servidor y el Espíritu Santo.

Para esto debes preguntarte:

  • ¿Por qué lo estoy haciendo?
  • ¿Con que calidad tengo que hacerlo?
  • ¿Cuánto empeño tengo que colocar para que esta obra me quede bien especial?

El desconocimiento de esto, nos impide dar la importancia de vida a cada cosa o labor a ejecutar.

Dios dijo de Israel, por medio del profeta Oseas “Mi pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento”, Israel tenia algunas nociones, pero debía conocer más.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

A veces a nosotros nos ocurre eso, nos ubican a hacer un trabajo y decimos “He oído hablar de esto, pero no sé cómo llevarlo”.

Entonces debemos proponernos conocer, profundizar e investigar más.

Ser un servidor es algo más que tener un cargo administrativo, es más que las posiciones. ¡Claro está! Algunos hasta pelean por las posiciones.

También te puede interesar: No le tengas miedo al servicio a Dios.

Dios nos ha dado la oportunidad de servirle, algunos en un área, otros en otra, pero Dios a todos nos ha dado una oportunidad maravillosa de servirle.

Lo primero que hay que tener en cuenta, es que Dios tiene un plan de salvación para toda la raza humana, por eso en uno de los evangelios encontramos los principios de Jesús, que vino a Galilea predicando el evangelio del reino de los cielos.

Él lo estableció, porque él mismo dice “arrepentíos porque el reino de los cielos se ha acercado, arrepentíos y creed” pero a nosotros nos encargó la expansión del reino.

Nosotros tenemos una gran responsabilidad y es de expandir el reino de los cielos, ahora, quiere decir que el Señor necesitaba a otras personas para hacer ese trabajo, a los cuales llamó, y no solamente los llamó, sino que también los capacitó.

Te recomendamos leer: ¿A qué reino perteneces tu?

A los que Dios envía a hacer un trabajo los capacita, Dios no envía a ninguno con las manos vacías, él da la herramienta, pero antes de darla primero enseña cómo ejecutar esa herramienta.

Cuando Dios llamó a Juan y a Pedro, que eran hermanos, les propuso un cambio de oficio, ellos eran pescadores de peces, pero Dios les hace una propuesta, les dice “Vengan en pos de mí y yo les cambio la tarea, ahora ustedes van a ser pescadores de hombres”.

Luego sigue llamando hasta completar doce, esos doce que el Señor llamó estuvieron junto a Jesús un poco más de tres años.

¿Qué hacían ellos junto a Jesús?

Estaban aprendiendo, pero ellos presenciaron muchas cosas, milagros, sufrimientos, bondades, sanidades y sobre todo amor por los perdidos, pero nadie dijo que esto era fácil.

Jesús tuvo compasión por los perdidos y ese era su ministerio.

Junto a Jesús estos hombres aprendieron muchas cosas, y obtuvieron cambios favorables, excluyendo a Judas Iscariote.

Vemos a Pedro, que era un hombre impulsivo, que por defender a Jesús le cortó la oreja a un soldado.

Pero Pedro no se quedó siendo esa misma persona, él fue transformado por la Palabra, porque luego en sus epístolas, sus cartas, nos enseña la necesidad de permanecer en paz; este cambio se originó por estar cerca de Jesús.

El servidor y el Espíritu Santo

Ahora, si seguimos con los evangelios hasta Hechos de los Apóstoles y las epístolas, nos damos cuenta que estos hombres se concientizaron del valor de su ministerio.

La persona que va a hacer un trabajo debe considerar:

  • ¿Qué es lo que va a hacer?
  • ¿Para quién lo va a hacer?
  • ¿Cómo lo va a hacer?
  • ¿Qué importancia amerita hacer ese trabajo?

Ellos se concientizaron que ese ministerio que habían recibido de parte de Jesús, tenía tres fundamentos.

  1. La oración.
  2. La obediencia a la Palabra de Dios.
  3. El bautismo del Espíritu Santo (la unción).

¿Será la unción importante en la vida del servidor? Claro que sí

Te recomendamos leer: El servicio total a Dios.

¿Cómo creemos que se consigue la unción?

Cristiano que no ore, es un cristiano fracasad y derrotado; la lectura de la palabra de Dios, es fundamental para la vida del cristiano.

Jesús dijo: “Es necesario oír la palabra y hacer la palabra”, si una persona quiere triunfar en la vida espiritual, debe ser hacedor de la palabra.

No se nos olvide que la unción es indispensable, porque la unción representa poder, autoridad, investidura, dinamita y las fuerzas infernales no prevalecerán contra una iglesia llena de poder.

Pero esto no se logra perdiendo el tiempo en cosas que no tienen sentido, necesitamos que Dios levante jóvenes llenos con la unción del Espíritu Santo.

¿Qué es un ministerio?

Podríamos decir que un ministerio es un cargo que lleva a cabo realizar cierta función u oficio.

Te recomendamos leer: Cumple tu ministerio siempre.

Ministrar es dar o suministrar a alguien algo; esta definición es como la que más se ajusta a nuestro trabajo dentro de la iglesia, porque la Biblia dice: “De gracia recibiste, dad de gracia”. 

Aquí servimos de gracia, a nadie se le debe nada, aquí nosotros nunca terminaremos de pagar.

Todo el tiempo estaremos endeudados, porque lo que Cristo hizo por nosotros tiene un precio incalculable, nos sacó de la inmundicia, nos levantó del cieno, y nos ha sentado en lugares celestiales con Cristo, hemos recibido de gracia y de gracia debemos dar.

No exijamos nada, no pongamos condiciones, aquí ninguno es nada, el único que tiene valor aquí se llama Jesucristo.

No nos creamos nadie, lo que somos se lo debemos a Dios, Pablo dijo que Dios escogió lo que no era y lo que no servía para nada.

También te puede interesar: La humildad contra la altivez.

Por aquí debajo dejaremos una enseñanza donde podrá conocer más sobre “el servidor y el Espíritu Santo”, esperamos que sea de mucha bendición para tu vida.

"Te invitamos a que te suscribas a nuestro Canal de Youtube"

El servidor y el Espíritu Santo

 

Deja un comentario