¿En qué parte del proceso vas?

Dios es Dios de propósitos y él tiene un plan con cada uno de nosotros, pero para llevar a cabo ese propósito, debemos dejar que Dios actúe en nuestras vidas, todo lo que pasa en nuestra vida va encaminado a ese propósito así que todos nosotros estamos en un proceso; y la pregunta hoy es: ¿En qué parte del proceso vas?.

También te puede interesar: Dios tiene un propósito.

Lo que sufrimos, las pruebas y fracasos que pasamos en esta vida, todo va encaminado al propósito que Dios tiene con cada uno de nosotros.

A uno no le sucede nada en esta vida, que no vaya encaminado con el propósito que Dios tiene en nuestras vidas.

Para poder Dios llevar a cabo ese propósito, debemos pasar muchas veces por algunas circunstancias no muy agradables; por tal razón la Biblia compara nuestro proceso con el de la construcción de una vasija.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

 

Dios con cada uno de nosotros, se ha trazado en su mente una obra ya terminada, lo que va a ser de nosotros a futuro, pero primero va a realizar unos trabajos en nuestra vida entonces ¿En qué parte del proceso vas?.

Tal vez para otros no éramos nada y no valíamos nada, pero Dios vio en nosotros algo de valor y nos escogió.

Dios en su gran misericordia siendo nosotros nada ni nadie, vio que servíamos y empieza un lavado en nuestras vidas, ya que venimos del mundo con mucha suciedad, muertos en delitos y pecados.

Cuando Dios nos elige que estábamos en el mundo llenos de suciedad, malas mañas, llenos de tantas cosas que impide el proceso de Dios en nuestra vida, entonces él envía su palabra que nos hace una limpieza profunda en nuestras vidas.

Es la palabra que saca de nuestras vidas las cosas que no sirven, por eso el que creyente que poco escucha la palabra, será un creyente duro, un barro duro, porque la palabra es la que ablanda nuestras vidas. (Ver también: El poder de la palabra).

Cuando escuches la palabra de Dios no te rebeldices con lo que dice la Palabra de Dios, porque eso evitará que la palabra haga el trabajo que tiene que hacer.

Muchas veces nos desesperamos de la situación que estamos viviendo pero no entendemos el proceso que Dios está haciendo con nosotros.

En qué parte del proceso vas

Tal vez estás pasando por una prueba de fuego y digas: Señor no aguanto más, pero Dios te dice hoy, aguanta un poco más que estoy haciendo un buen trabajo contigo.

No importa porque parte del proceso vayas, porque el que comenzó la buena obra en ti la va a terminar y va a quedar perfecta.

Olga Piña

Deja un comentario