Una herejía: Es un error en temas de fe, pero que se cree de forma obstinada. Hoy hablaremos sobre “Esa bendita herejía”.

Entonces una persona es un hereje, porque empecinadamente dice algo en contra de lo que está establecido, como la fe que se practica.

Al apóstol Pablo, a Jesucristo y a sus seguidores, los catalogaron como herejes.

A veces uno quisiera encontrar la historia de hombres fieles en los libros normales y corrientes, pero en realidad como el mundo ha estado en manos de los normales y corrientes, las creencias verdaderas se encuentran es en los libros de los herejes.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

"Te invitamos a que te suscribas a nuestro Canal de Youtube"

Hay que buscar las herejías para poder saber que era de verdad lo que se creía.

Nosotros no somos de los normales, somos de los anormales, por esa bendita herejía.

El mensaje de Jesucristo, cuando se planteó, se hizo en un entorno judío, y Cristo aparece predicando un mensaje con unas creencias muy fuertes, porque además era una religión fundada por Moisés, y Moisés la había recibido en el Monte Sinaí de Dios.

La gente tenía en cierto modo la razón, que esa era la verdad y que no debía cambiar; entonces Jesucristo se presenta planteando unas tesis que contradicen en muchos casos lo que ya estaba establecido.

Entre otras cosas, le da otro giro, otras explicaciones y para rematar, él se da el lujo de tener una autoridad de origen divino, eso revolucionó el ambiente.

La enseñanza de Jesucristo era atrevida, era osada, además era herética.

A mucha gente le duele que les digan herejes, pero la verdad es que eso es lo que somos, según la medida de los que nos midieron.

Entonces, la enseñanza de Jesucristo era cortante, Cristo vino a traer un nuevo orden de cosas con un nuevo estilo, con un mensaje diferente, con una manera diferente y eso chocó frontalmente contra la fe establecida.

El movimiento que nació de las enseñanzas de Jesucristo fue un movimiento muy fuerte.

Era tan fuerte que a la gente ni los leones le quitaban la fe, ni si los encarcelaban, ellos seguían empecinados en lo mismo, es decir, era una convicción muy profunda, que no la pudieron quitar con nada.

Y este grupo de personas, en vez de menguar con la persecución y con el maltrato, al contrario, se hacían más fuerte, se crecían más y empezaron a inundar al mundo con su doctrina, así que Jesucristo trajo un orden de cosas distintas.

Estamos hablando sobre: “Esa bendita herejía”.

Nosotros tenemos un mensaje que es diferente, porque cuando predicamos un mensaje que es inocuo, que no le hace daño a nadie, hay que revisarlo.

El evangelio de Jesucristo plantea una disyuntiva frontal y Jesucristo nunca se tranzó.

Te recomendamos leer: El evangelio a través del tiempo.

La gente de hoy nos dicen: “Ustedes se creen los únicos” pero es que Jesucristo no dijo “yo soy el mejor camino, ni soy un buen camino, ni escojan señores, yo soy una opción”.

Esa bendita herejíaÉl dijo “Yo soy el Camino, nadie viene al Padre sino por mí” así que Jesucristo no se tranzaba, él dice “El que no es conmigo, está contra mí”.

Ver también: Porqué debemos andar por el camino.

Eso es una línea divisoria que no admite intermedios, no hay tibiezas, no hay indecisión.

Cuando un hombre decide ser cristiano, él toma una decisión, muere a una vida, nace a otra vida y pertenece a otro mundo.

Sencillamente, nosotros tenemos una doctrina que nos saca del montón, y nos hace diferentes.

A nosotros nos extraña que en pleno siglo XXI hayan cristianos que son judaizantes, que quieran volver a lo judío.

También te puede interesar: Cual debe ser la mentalidad del cristiano.

Está bien que los Salmos sean lindos y que hayan cosas muy grandes en el Antiguo Testamento, pero nosotros no somos judíos, nosotros somos cristianos.

Podrán decir lo que quieran, pero nosotros tenemos una forma de creencia, una forma de adoración, una forma de alabar, una forma de práctica, una forma de vida, una doctrina que no es judía, es cristiana.

No salgamos con que la lingüística nos va a cambiar la naturaleza a nosotros.

Nosotros salimos de un mundo para no volver allá, “Esos egipcios que hoy miráis, no los volvéis a ver otra vez, jamás” salimos para no volver, esto no es una prueba, no es un experimento, esto no es a ver qué sale.

El día que salimos de allá era para decir “adiós para siempre” no sabemos qué habrá adelante, pero aunque no conozca el camino, el arca va delante, la presencia de Dios va delante, no tengamos temor.

Hay una doctrina, hay una creencia presentada por Jesucristo y sus seguidores, porque en la Biblia dice que permanecían en la doctrina de los apóstoles, fundamentados en la doctrina de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo.

Te invitamos a que amplíes más sobre este tema, viendo la siguiente enseñanza, será de mucha bendición para ti.

Esa bendita herejía

Pastor: Alvaro Torres

Deja un comentario