El servidor para ascender, tiene que descender al nivel de los demás

El servidor para ascender, tiene que descender al nivel de los demás

EL SERVIDOR PARA ASCENDER, TIENE QUE DESCENDER AL NIVEL DE LOS DEMÁS
“Nadie subió al cielo sino el que descendió” (San Juan 3:13).

Los pasajes que vamos a mencionar en este comentario nos servirán de bases fundamentales para esquivar la apatía que los fariseos tomaban contra los publicanos y pecadores. Desde la antigüedad hasta nuestros días ha habido un roce social entre los humanos como lo vemos en la Parábola de los dos que fueron a orar al templo San Lucas 18:10-14.

El texto sagrado apostilla que, Dos hombres fueron al templo a orar: uno de ellos era fariseo, y el otro era cobrador de impuestos.Puestos en pie ambos, el fariseo oraba consigo mismo de esta manera: “Dios mío, te doy gracias porque no soy como los demás, que pueden ser ladrones, injustos, adúlteros. ¡Ni siquiera soy como este cobrador de impuestos! Ayuno dos veces a la semana, doy la décima parte de todo lo que gano.” Pero el publicano cobrador de impuestos, desde lejos, no se atrevía siquiera a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho y decía: “Dios mío, ten misericordia de mí, porque soy un pecador.” Ante estas dos clases de oraciones y de personajes, el señor Juzgó que, el último salió justificado ante el soberbio, altivo y arrogante Fariseo, compañero de oración.
Esta clase de discriminaciones no debe haber entre los servidores del gran maestro, el señor nos dio muchos ejemplos, y siempre que observó estos casos los repudió y muchas veces exhortó a sus educandos para que no los imitaran.

El Señor Jesucristo estuvo a bien visitar muchos lugares, con diferentes personalidades, quien a su vez, fue muy observador, lo que no le parecía bien se lo informaba en forma de enseñanzas a sus discípulos, ya que ellos serían los encargados de continuar con la obra emprendida.

Cualquier día, Jesús visitó a cierta fiesta, los invitados de la alta alcurnia, contendían por las silletería que ocupaban los puestos importantes; esto le causó al Señor admiración, y desde luego, esta forma de accionar la toma como modelo, para darle una enseñanza a sus seguidores.

Les dijo: cuando los inviten a un banquete, no se sienten en los lugares trascendentales, no sea que haya ciertos invitados más importantes que ustedes, y el que los invitó a ambos, venga a decirles: “desocupen este lugar”, y tengan que levantarse avergonzados para ir a ocupar otra zona inferior.

Les aconsejo, deben hacer lo contrario, cuando les inviten, ocupen los últimos lugares, para que, cuando venga el que los invitó, les diga: “Amigos, acérquense más adelante a la cabecera”. Entonces se verán honrados en presencia de todos los demás convidados. Porque el que se engrandece a sí mismo, será humillado; y el que se humilla, será engrandecido.
En esta enseñanza se dejan ver varias cosas: a) Las dos clases de personalidades que existe entre los hombres; b) el lugar humilde es donde están las bases fundamentales para la formación del que desea servir al señor; c) el servidor, debe ser identificado con los humildes, con los pobres porque allá fue donde el señor lo envió; d) Las sillas ocupadas y desocupadas en los lugares despreciados, son los pupitres, los tableros de la escuela donde se aprende a manejar el mapa para emprender el camino que conduce a la prosperidad. (Isaías 53:11)

El Señor Jesús tuvo muchas relaciones con los publicanos, los cuales eran considerados en su época como pecadores y traicioneros de la patria por trabajar de cobradores de impuesto del imperio romano.

San Lucas escribió que todos estos recaudadores de impuestos y los pecadores se acercaban a Jesús para oírle; Esto trajo murmuraciones y desavenencia entre los fariseos y los saduceos. Ellos decían: Jesús, recibe a los pecadores y come con ellos. Esta crítica produjo que el Señor expresara unas series de parábolas que albergan dos capítulos, que unida entre sí, llevan la misma secuencia, el mismo orden.

Este pasaje puntualizan dos personajes del mismo sexo, (Fariseos y Saduceos) contra los publicanos y pecadores. Ambos viven en el mismo ambiente; se diferenciaban, los primeros por sus status, sus comodidades, sus intelectualidades, sus finanzas y sus rasgos sociales. Los últimos, por ser ignorantes, incultos, pecadores traidores de la patria, enfermos mentales con absoluta pobrezas.
El filósofo Aristóteles, haciendo mención de estas discriminaciones que se cometen entre los humanos, comentó: que el hombre que se quiere hacer superior a los demás ha creado figurativamente una terraza en un lugar alto, que a su vez, la llamo “Azotea, ubicada en un segundo piso de un edificio”. De allí, con desprecio se podía observar todos los transeúntes que trafican en una vida inferior.

Estos leguleyos fariseos como los religiosos Saduceos, habían creado una azotea superior, es decir, un balcón en la altura de la sociedad, donde supuestamente, podían formalizar una vida separados, apartados y alejados del tránsito de los lugares marginados, donde se encontraban: los cojos, los mancos, los pobres, los hambrientos, los desnudos, los andrajosos, los borrachos, los locos, las rameras, los desamparados, los huérfanos, las viudas, que vivían en la vida diaria.

Esta creencia fue repudiada por el Señor Jesucristo en la narración de San Lucas 14:16-24 cuando dijo: Ve pronto por las plazas y las calles de la ciudad, y trae acá a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos. Y dijo el siervo: Señor, se ha hecho como mandaste, y aún hay lugar. Dijo el señor al siervo: ve por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa. Es de analizar la creencia de los personajes anteriores, son muy aparte de lo encomendado por el Señor.

Los fariseos y saduceos pensaban que estos pecadores por ende, están bajo del ambiente: cultural, económico, moral, espiritual, lejos de la educación y no tienen a Dios y estaban sin esperanza de ser regenerados, y no eran digno estar entre los lugares sagrados. Según esta infanda creencia. (San Lucas 18:10-14)

El Señor Jesús, trató a menudo con varios Fariseos y a cada uno de ellos le dio una lección importante que tiene que ver con su doctrina que más tarde se llamaría el cristianismo. Por ejemplo, al Doctor NICODEMO, quien era un fariseo de alta ascendencia, supuestamente, perteneciente al sanedrín.

Este erudito, se presumía que estaba muy cerca de Dios por su maestría obtenida y su alta escrupulosidad; pero el Señor le explicó algo que no sabía: que para subir tenía que bajar. “Nadie subió al cielo sino el que descendió” (San Juan 3:13). El Señor Jesucristo le quería decir a este sofista ideólogo que, para escalar al cielo tenía que descender primero. Porque el que está en tierra es el que tiene la promesa de ascender. (Salmo 113:7,8)

Al Doctor de la Ley, “SIMÓN EL FARISEO”, se le dijo: Te estás dando cuenta que esta mujer que tú conoces como ramera, desde que entré a tu casa no ha cesado de lavarme los pies con sus lágrimas; y tú te has desentendido en lavármelos con agua; en otras palabras, tú no has correspondido con el proceder de tu banquete, porque tu eminencia, tu status de fariseo, te lo ha impedido.

Si analizamos este proceder nos daremos cuenta que este fariseo estaba muy alto, veía desde lejos a esta mujer en vuelta en desgracia, que merecía ser el objeto de su desprecio y el rechazo de la sociedad en general; esta manera de juzgar no es otra cosa sino demostración de una jactancia e injusta indebida; fruto de una arrogancia vestida de inmisericorde.

Esta acción manifestada en este caballero, nos demuestra la falta de conocimiento que asumía de sí mismo; Pues, si hubiese sido sensato hubiese reconocido que él procedía de los antiguos próceres al igual que ella, y que asimismo merecía una compasión misericordiosa. Aunque fuera de menor escala.

Recorriendo el Señor Jesús la ciudad de Jericó, quien a su vez es la cuidad de la maldición. Encontró al capitalista “ZAQUEO”, quien estaba acomodado en un ramal de un árbol sicómoro; que simbolizaba para este hombre, “JERICÓ” donde estaba la “estructura financiera de sus haberes” El Señor Jesús le ordenaba que se desglosara y procediera al descenso de donde estaba acomodado y esperanzado. Él tenía que descender a tierra, si ambicionaba la estadía del Mesías en su casa. Éste no lo pensó dos veces, lo hizo gozosamente; estando en tierra, aprendió a ser misericordioso, por lo tanto, ayudó a los necesitados y devolvió lo sustraído. Por ende, todo servidor de Dios tiene que descender para que pueda aprender lo que este hombre aprendió.

El libro de los actos de los apóstoles nos cuenta de la conversión de “SAULO DE TARSO”, quien a su vez había sido un erudito en la ley Mosaica. Este fariseo, tuvo la gran experiencia cuando fue descendido de su cabalgadura a causa de una luz que procedía del trono de la gracia; al caer en tierra, fue desmenuzada su posesión de guerrero, para así, hacerse a la promesa del salmo 113:7. “El levanta del polvo al pobre, y alza del muladar al menesteroso para hacerlo sentar con los príncipes y los príncipes de su pueblo”. Por ello, más tarde observamos a este hombre subir hasta el tercer cielo; porque para subir hay que descender primero.

La ciencia de la manifestación de Dios en Carne, se llama: “CRISTOLOGÍA”, La cual declara que: “NADIE SUBIÓ AL CIELO SINO EL QUE DESCENDIÓ” Con esta expresión nos está enseñando que el Señor en las alturas no estaba satisfecho porque de sus cien ovejas le hacía falta una, la cual representaría a la raza humana, de la cual procede los necesitados, a los cojos, a los mancos, a los pobres, a los hambrientos, con los desnudos, con los andrajosos, a los borrachos, a los locos, a las rameras, a los desamparados, a las viudas, etc. Y para buscar esta oveja perdida tuvo primero que haber descendido, de donde estaba primero, la busco, y luego ascender con ella y hacerla partícipe de las otras noventa y nueve que están en el redil.
 
La teología Petrina nos comenta que Jesucristo con sus acciones nos dio ejemplo, para que le sigamos sus pisadas y andemos en ellas. Esto demuestra que, cada seguidor de Jesús tiene que abandonar su oposición de altura y lanzarse a las multitudes, porque allá fue donde el Señor les ordenó que fueran, cuando les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. (San Marcos 16:15).

Cada ministro servidor del evangelio, debemos desviar las azoteas de los fariseos por cuanto la altura cognitiva le pueden hacen nublar su visualidad para no ver con claridad la visión y la misión que se nos ha comendo. Sería forzosa la comparación del Levita, y el sacerdote frente al herido del camino de Jericó, todos pasaron de largo, tal vez por ir de prisa, por no contaminarse o por no perder su investidura; ya que este cuadro no es otra cosa, sino una analogía en nuestra época contemporánea. 

Todo teólogo, debe recordar la Parábola del Señor, cuando envió a sus siervos por los caminos a recoger todo el personal transeúnte para traerlo a su casa porque ya la fiesta estaba muy próxima a empezar. Hermano lector, estos siervos somos nosotros que hemos vivido en los confines de los siglos.

Descender, y andar con las multitudes, con los necesitados, es hacerse a sus propias necesidades, con sus dolores y aún en su muerte; El Señor Jesús emprendió este camino cuando visitó la aldea de Martha y María en la muerte de Lázaro; se identificó con ellas en sus dolores, lloró con ellas frente al sepulcro, hasta hacerse a sus propios sentimientos emocionales, y luego, las consuela resucitándole a su hermano. 

Muchas personas en este acto humanístico, se dieron cuenta del comportamiento del Señor Jesús y varios dijeron con exactitud: Jesús, es el “Mesías”. Este comentario se lo hicieron saber detalladamente a la cúpula sacerdotal de su época, cuando éstos investigaron lo sucedido, entonces se dieron cuenta de sus evidencias, y como resultado: se enojaron en gran manera, sabiendo que había gran cantidad de testigos de la muerte, sepultura y resurrección de Lázaro. 

Un ministro, servidor del Evangelio, es aquél que vive y se inmiscuye en medio del hábitat que le rodea, sin colocar audiencias o días especiales, ni horas exactas de consultas para atender a sus concurrentes, él debe estar disponible las veinticuatro horas del día, para cumplir lo que dice en (2. Timoteo 4:2,3.) Que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.

El Señor Jesús lo vemos siendo un hombre amable, afectuoso para con todos, misericordioso, dispuesto a hacer algo por el necesitado, no importándole su dependencia, ni su status. San Pedro explica que también Cristo sufrió por nosotros, dejándonos ejemplo, para que usted y yo sigamos sus pisadas.

Esta fórmula, es presagiada por San Pablo conferenciando a los Filipenses con perfil de mesura:”( Filipenses 2:5-11). Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó al ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, su humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte y muerte de cruz. 

Señores servidores de Dios en este tiempo: Cuando se hace tal cosa, se espera la recompensa que siempre es positiva, “la exaltación viene después de esto”. Lea (filipenses 2:9-11. Y en Filipenses 2:4). No mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.

El Señor Jesús nos da muchos paradigmas en su ministerio. Los comentarios escrito por san Juan, nos cuentan la enemistad que había entre judíos y Samaritanos, observemos que siempre se notan dos personajes contrarios. Sin embargo, El Señor se extiende un largo viaje, con camino polvoriento para poder llegar al lugar propicio, donde pudo romper el hielo; esa pared de separación que había entre estas dos culturas, pertenecientes a la parte sur y a la parte norte, donde quedaba la disputa de los dos supuestos lugares de adoración.

Otro caso: el Señor Jesús Tuvo que enfrentársele a un mar furioso y brisas contrarias para llegar a “GADARA” donde pudo alcanzar a un perturbado, liberarlo del demonio y darle la tranquilidad a una ciudad; aunque luego, lo echaron de sus contornos. Todas las veces no se ve el mismo resultado pero tiene que haber uno similar o mejor.

Observemos la Parábola del herido en el camino de Jericó. El llamado “SAMARITANO”, no es otro, sino un anti tipo del Señor Jesús, que había descendido de la “azotea de su gloria”, a buscar y a salvar lo que se había perdido.

Si somos llamados a servir hoy día, tenemos que hacernos a estos ejemplos dado por el gran maestro, el Señor Jesucristo; nunca nos subiríamos a las alturas haciéndonos mejores que otros, recordemos que siempre andamos en el mismo camino. Echémonos en cara el refrán que dice: “Arrieros somos y en el mismo camino andamos”.

Por favor no miremos las azoteas, ellas siempre están en las alturas; más bien descendamos, imitando al divino maestro, buscando a la gente transeúnte que andan en el camino de la desesperación de la vida diaria y de la consternación. Si esto lo hacemos a menudo, tendríamos la promesa del señor: “yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidieres al padre en mi Nombre, él os lo dé”. (San Juan 15:16)

Siempre que Jesús emprendía con las multitudes algo nuevo sucedía. Prestemos Atención: el viaje que tuvo hacia Jerusalén; Bartimeo el ciego cuando se dio cuenta que pasaba Jesús, votó la capa, se lanzó al camino por donde iba el Señor, quien a su vez, le suplió su necesidad dándole la vista. 

Al entrar Jesús a la ciudad de Naín, iban a enterrar a un hijo de una viuda pobre, cuando él la vio se conmovió de ella, trató de consolarla expresándole no llores, se le acercó al féretro y ordenó que el muerto se levantara. Y esta señora fue consolada por el divino maestro.

Otro día el Señor Jesús iba con sus discípulos por un camino, pero llevaba hambre, de lejos vio a una higuera, la cual, tenía mucho fogaje y por no tener fruto la maldijo. Esto ocasionó una enseñanza para sus seguidores que, el árbol que no da frutos se secará.


LA TERRAZA QUISO APARECER EN EL TIEMPO DE LOS APÓSTOLES

Si miramos un poco más adelante después del día de Pentecostés, quiso aparecer esta teoría de la superioridad, del conformismo cuando los discípulos se articularon en la azotea de las comodidades y por la abundancia de creyentes, Y de bienes materiales, al apóstol Pedro se le olvidó que el Señor Jesús, le había dado las llaves del reino de los cielos, las cuales tenían que ser usadas a tres culturas habitadas en su época, es decir, los Judíos, los samaritanos y los gentiles. 

Pareciera que esta ciudad “Jerusalén” se había convertido en unos ambientes favorables con tanta bendición, la cual, creó una situación de conformismo, que los apóstoles habían dejado la oración y la predicación para atender cuestiones secundarias aunque más tarde la responsabilizaron a fieles ayudantes.

El Señor Jesús, observando tal situación de sus siervos encargados, les envió una persecución y con la muerte de San Esteban, tuvieron que descender hacia las comunidades perdidas, Uno Para el desierto, en busca del “ETÍOPE”, Otro para Samaria en busca de los “SAMARITANOS”, Hasta el mismo San Pedro, descendió para Jope en busca de un barco para huir más lejos; y en esa zona se encontró con un Centurión Romano llamado “CORNELIO”

Hay veces que la pobreza se convierte en una azotea de refugio y por ser tan pobres nos afianzamos de la capa de la miseria, no queremos hacer nada por nosotros, ni por los demás, como lo hizo “BARTIMEO”, que mendigaba con su capa, hasta que no la arrojó y siguió a Jesús, su problema no se le solucionó.

Estimados lectores: En síntesis, qué bueno sería pensar que existe un mundo perdido y nosotros tenemos la Solución que ellos necesitan. Por lo cual, sería necesario descender (…) para andar con nuestros contemporáneos. Recordemos la locución del filósofo que implantó los valores comunes “DURKHEIM”, El glosó que, “los valores comunes serían transmitidos por los asesores de las comunidades.”

El escritor “SPENCER” aplicó la teoría DARWINIANA del avance a las sociedades humanas. La sociedad se formaría en un proceso gradual, desde la primitiva hasta la industrial. En sus escritos, señalaba que “este desarrollo evolutivo se trasmitiría, sólo por un proceso natural, a través de los seres humanos”. 

Por su parte, “MAX WEBER” consideraba que los “métodos personificados utilizados en las ciencias sociales no se podían utilizar en las ciencias naturales”.

La escatología predicha por el profeta Ezequiel, aflora en su dicho: que “Cada Hueso buscaba su hueso”.

El Señor Jesús, dejó La gran ciudad de Jerusalén, donde estaban las sillas del juicio, el palacio real y el templo con su hermosura pertinente, para irse al Pozo de Jacob al encuentro con su Rival “la Samaritana”. ¿Y en el marco histórico a cuántos miles de perdidos no habrá salvado este encuentro?

Estimado Lector:

Te invitamos a tener comunicación con nosotros a través de la Iglesia Pentecostal Unida, y disfrutaremos de nuestra hermandad como miembros de la Iglesia del Señor Jesucristo. Visita nuestra página web, www.generacionpentecostal.com donde te brindamos muchos estudios bíblicos, videos entre otros...

Si deseas más información escríbanos al correo electrónico:
jorgesalomserpa@hotmail.com; Indicándonos el país y cuidad donde vives. Todo el material que desees es gratis.

Copyright y engrosado por el pastor.
York Anthony Shalom.
Licenciado en Sagrada Teología.
Magister en Divinidades Teológicas.
Jorgesalomserpa@hotmail.com

  • Por: York Antony Shalom

Comentarios

Donaciones
Con tu aporte seguiremos llevando el Evangelio a todo el mundo a través de internet.
Videos Recomendados
Cantantes Recomendados
  • Ministerio amor eterno
  • Fabian Gutierrez
  • Salomón Gutiérrez
  • Yuli Larrahondo
  • Nini Arias
  • Ministerio Musical Sión
  • Evelio Ascanio
  • Darwin Santamaria Martinez
  • Orlando Manjarres
  • Fredy Ascanio
  • Ministerio En Él
  • Elkin Arias
Suscribirse

Manténgase al día con nuestros Boletines de Noticias y reciba notificaciones de las actualizaciones de nuestras web.

Heraldos Recomendados