Evidencias de un verdadero arrepentimiento

2946
Evidencias de un verdadero arrepentimiento

Evidencias de un verdadero arrepentimiento

Todo lector de las sagradas escrituras se dará cuenta que con la muerte de Jesucristo, Dios ha regalado el arrepentimiento a todos los hombres. Esta incógnita fue declarada con la primera visita que Pedro hizo a los gentiles, en la cual se descubrieron varias cosas que estaban ocultas en la mente de los apóstoles, las cuales sirvieron para preparar una reunión gigantesca entre los discípulos, los ancianos y la iglesia de la ciudad de Jerusalén. En este artículos veremos las evidencias de un verdadero arrepentimiento.

Esto se dio en la casa del centurión Cornelio, una experiencia que impactó a todos los asistentes, ya que entre tanto el predicador exponía la palabra de Dios, cayó el Espíritu Santo sobre todos los gentiles que oían el discurso, esto originó un asombro entre los hermanos judaizantes.

Por este motivo Pedro tuvo que reunir a todos los demás apóstoles y ancianos para contarles lo sucedido entre los gentiles. Él les explicaba que mientras predicaba cayó el Espíritu Santo como en el día de pentecostés, oídas estas cosas los hermanos en Jerusalén, expresaban: “¡De manera que también a los gentiles ha dado Dios arrepentimiento para vida!”.

En otra ocasión, se llevó a cabo otro evento, en donde el apóstol Pablo da una explicación ante el Tribunal en la ciudad de Atenas, quien a su vez estaba acompañado por setenta jueces, a los cuales les expuso ampliamente el plan de salvación.

El cual consistía que “Dios había pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, y que ahora manda a todos los hombres en todo lugar que se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos fe con haberle levantado de los muertos”. Hechos 17:30-31.

También el apóstol San Pedro da unas amplias aclaraciones a los hermanos desesperado que vivían en el Asia Menor, por la supuesta tardanza de la venida del Señor, San Pedro les escribe. “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca”, sino que “todos procedan al arrepentimiento”. 2. Pedro 3:9.

La doctrina del arrepentimiento es un área indispensable para ser salvo. El Señor Jesucristo ocupó dos versículos para repetir lo mismo tocante al arrepentimiento. “Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente”. San Lucas 13:3,5. El arrepentimiento es el único camino para llegar a Dios.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

 

El arrepentimiento es un conjunto de operaciones que se realiza en la vida de un individuo cuando oye y acepta el evangelio de Jesucristo, el cual, emana un ánimo flotante que encamina al conocimiento de la verdad central. Esto quiere decir que en la persona arrepentida ha tenido que operar un cambio interno a lo externo, de lo interior a lo exterior.

El arrepentimiento es tan importante que fue un regalo de Dios para el hombre perdido, como lo declara los siguientes textos:

  1. “¡De manera que también a los gentiles ha dado Dios arrepentimiento para vida!”.
  2. Por ello. “Ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan”.
  3. Propósito de Dios. “Por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia”, y no quiere que “nadie se pierda”.
  4. Consecuencia por no aceptar el regalo. “Porque si no os arrepentís todos perecerás igualmente”.

Dios regaló el arrepentimiento a cada hombre con la muerte de Jesucristo, porque es la voluntad de Dios que nadie se pierda; pero también estableció que cada individuo tiene que arrepentirse o de no perecerá. Un paradigma para este ejercicio no era la voluntad de Dios que Noé pereciera en el diluvio, por eso le mandó a construir el arca; pero si éste no la construye se pierde.

Un regalo empacado por Dios

El arrepentimiento es un regalo empacado por Dios que trae lo siguiente:

  1. Un cambio de pensamiento, actitud para volver hacia Dios y aborrecer el pecado de una vez por todas. Vea este episodio, escrito por Mateo 21:28-32.
  2. Un cambio en la persona y la tristeza por haber ofendido a Dios. San Pablo escribiéndoles a los Corintios les habló de esto. 2 Corintios 7:9-10.
  3. Le enseña que el hombre tiene que darle la espalda al pecado, al ego, al mundo y al diablo.
  4. Le guía como amar a Dios y volverse a él, tal como el hijo pródigo. Lucas 15:17-20.
  5. La consecuencia de esconder el pecado. Proverbios 28:13.
  6. El conocimiento de lo que es sinceramente el arrepentimiento, el cual tenemos que cargarlo por donde quiera que andemos. El día que se nos olvide es posible que el viejo hombre se levante, y hasta allí seremos cristianos.

El arrepentimiento no es

  1. Tratar de hacer buenas obras para limpiarse así del pecado, esto ¡es imposible!, porque las mejores obras del pecador ante la presencia de Dios, son como trapos de inmundicia. Isaías 64:6; Jeremías 2:22.
  2. Una reforma momentánea, como en el caso de Esaú, cuando no pudo alcanzar la bendición paternal, le vino un remordimiento agudo por haber despreciado lo que Dios le había dado, pero no fue un arrepentimiento, sino un desasosiego por haber perdido su futuro seguro.
  3. Judas que vendió a Jesús, supuestamente se arrepintió, pero por sus frutos de suicidio, demuestra que lo que tuvo fue un remordimiento desenfrenado que lo llevó a la muerte. (Remordimiento es sentirse mal por haber sido descubierto de sus fechorías y no por el pecado cometido).
  4. Faraón tuvo varios remordimientos a causas de las plagas, pero no se arrepintió porque a última hora persiguió a los israelitas para destruirlos; por no haberse arrepentido, fue destruido en el mar rojo.
  5. Tampoco es echarle la culpa a otro, como en el caso de Adam: “la mujer que me diste me dio y comí”; o como en el caso de Eva, “la serpiente me engañó”.

Los Frutos de arrepentimiento

  1. Obedecer la palabra de Dios. Hechos 2:38.
  2. Perseverar en la doctrina de los apóstoles. Hechos 2:42.
  3. No dejar de congregarse. Hebreos 10:25.
  4. Vivir una vida de Santidad. Hebreos 12:14.
  5. Orad si cesar. 1. Tesalonicenses 5:17.
  6. La adoración al Señor. San Juan 4:23.
  7. Tener comunión los unos y los otros. 1. Juan 1:7.
  8. Sed llenos del Espíritu Santo. Efesios 5:18.
  9. Fiesta permanente en los cielos. Lucas 15:7,10.

Los resultados del arrepentimiento

  1. Perdón de pecado. Hechos 2:38; 1. Juan 1:12.
  2. Conciencia limpia. Hebreos 9:14.
  3. Perdonad los unos a los otros. Colosenses 3:13; Efesios 4:32.
  4. Libre de condenación. Romanos 8:1.
  5. Esperando la venida del Señor. 2: Pedro 3:12.

Evidencias de un verdadero arrepentimiento

Haciendo un analices cognitivo lo que encierra el arrepentimiento, se puede considerar una operación realizada; de allí se denotan siete principios que se evidencian en las personas que han entrado en el proceso del arrepentimiento.

  1. Cambio en la persona.
  2. Cambio en el pensamiento.
  3. Cambio en el propósito.
  4. Cambio en la opinión.
  5. Cambio en el sentimiento.
  6. Cambio en la conducta.
  7. Cambio en la mente.

Se puede decir concretamente que el arrepentimiento es un aislante, que aísla al hombre del pecado, del diablo, del ego personal y del mundo en perdición, lo conecta con la vida eterna en Cristo Jesús. 1 Juan 2:15-17.

Copyright y engrosado por el pastor
York Anthony Shalom
Licenciado en Sagrada Teología
Magister en Divinidades Teológicas
jorgesalomserpa@hotmail.com

Deja un comentario