En la Biblia encontramos un versículo muy conocidos y siempre los citamos “Mira que te mando que seas valiente”, no es fácil, pero hay que ser muy valiente.

Pero parece que muchas veces no nos detenemos a pensar, qué es lo que está pasando en estos versos, porque es que hay un cambio de guardia, alguien se va y alguien lo reemplaza, alguien termina y luego alguien retoma la dirección.

También te puede interesar: Los temores en la vida.

Entonces se hace unos recordatorios importantes.

No es solamente el hecho de ser valiente, es ¿para qué? y ¿por qué? quiere que seamos valiente.

“Mira que seas valiente” pero ¿por qué nos advierte eso?, porque uno puede ser como uno quiera, pero aquí nos están haciendo un recordatorio de unas recomendaciones, y para cumplirlas debemos ser valientes.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Y eso es lo primero que dice: “mira, esfuérzate y sé valiente” ¿Por qué? “Porque tú repartirás la tierra” hay una razón.

Nos piden que seamos valientes porque vamos a repartir la tierra, es decir, tenemos una tarea qué cumplir y para cumplir esa tarea debemos ser valientes.

Hay que ser valiente y esforzado para hacer la tarea que Dios nos puso a hacer.

Estamos hablando de que “Hay que ser muy valiente”.

De pronto vamos al culto, cantamos, oramos, alabamos al Señor y creemos que la iglesia es eso, eso es parte del culto, pero cuando nos hacemos pastor, nos enteramos más de una cosa.

Detrás de cada culto hay toda una maquinaria, así que hay que ser valiente y esforzados para hacer la tarea.

Los pastores que han aceptado el llamado y la tarea que Dios les encomendó, se les dice:
“sean valientes o retírense”.

Porque hay que poner la cara de piedra, dice la Biblia: “Puse mi rostro como un pedernal” porque la cachetada nos la dan seguro “a los que esputaban mi rostro, a los que me tiraban de la barba, así que puse mi rostro como un pedernal” golpéenme si quieren pero esto es así.

“Mira que te digo que te esfuerces y seas valiente, porque tú repartirás la tierra” Moisés tuvo que enfrentar al pueblo muchas veces, a punto estuvieron de apedrearlo, parecía la parte más difícil, sacarlos de la tierra, llevarlos por el desierto, tantas cosas, pero ahora venía el reparto.

Hay que repartir la bendición, todos quieren el trozo grande con un gordito al lado, bien asada con salsita; esfuérzate y sé valiente, porque para repartir hay que tener cara.

Así que Dios le dice a Josué “Josué te tocó la gran bendición de repartir la tierra que yo le prometí a tus padres, pero te advierto, hay que esforzarse y ser valiente”.

Qué bendición ser pastor, que bendición ser ministro, que bendición servirle a Dios, pero ponte la careta de piedra ya.

“Mira que te mando que seas valiente” y luego le dice “solamente esfuérzate” y aquí le pone una énfasis mayor “y sé muy valiente” no solamente valiente, “solamente esfuérzate y sé muy valiente”.

Te recomendamos leer: Porqué debemos andar por el camino de Dios.

¿Para qué tengo que ser muy valiente?

“Para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó, no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas”.

“Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito, porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien”.

A nosotros no nos puede salir nada mal, y así debemos creerlo, no es arrogancia, es que creemos en la palabra de Dios “… y todo lo que hagas prosperará”, no importa que te digan: “Ese hermano si es arrogante”, que digan lo que quieran, tenemos cara para decirlo y repetirlo “todo lo que hagas prosperará”.

Nosotros tenemos un problema es con el éxito, no con la derrota, y es ¿cómo vamos a manejar el éxito?, porque el éxito está asegurado “no te apartes ni a diestra ni a siniestra de estas palabras” en otras palabras, los principios hay que guardarlos.

Prefiramos mejor ir al cielo, porque el infierno es muy caliente, pero para ir al cielo, en esta tierra primero debemos ser muy valiente.

Hay que ser muy valiente“Mira que te mando que te esfuerces y seas muy valiente” porque el mundo presiona, a veces hasta los hermanos para que uno no guarde los principios “hermano pero es que nos van a cobrar impuestos muy altos, mejor ponga la escritura por menos precio”.

Te recomendamos leer: Todavía hay un muchacho.

"Te invitamos a que te suscribas a nuestro Canal de Youtube"

Hay que ser muy valiente

Pastor: Alvaro Torres

Deja un comentario