La actividad del Espíritu Santo

El Espíritu Santo que es Dios mismo, nunca ha estado quieto, Dios siempre se ha movido, a él no lo puede detener las barreras, las distancias, ni los mismos demonios han podido trancar la actividad del Espíritu Santo.

Dios siempre ha estado moviéndose, las tinieblas no lo han podido detener porque él es una luz más poderosa que las mismas tinieblas.

En el principio el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas, dando con esto a entender, que el Espíritu Santo es libertad, porque donde está el Espíritu de Dios allí hay libertad.

Dios nunca se ha quedado quieto, él siempre ha estado haciendo cosas maravillosas, que tal vez nosotros no entendemos, pero lo que Dios siempre ha querido es habitar en el corazón de los hombres.

En la antigüedad Dios se manifestaba en el templo de Salomón, pero en la actualidad Dios quiere llenar templos de carne y hueso que somos tu y yo, y ha dicho que somos templo del Espíritu Santo.

También te puede interesar: ¿El Espíritu Santo es cosa del pasado?

El Espíritu Santo es

  • Para vida y no para muerte.
  • Para libertad y no para esclavitud.
  • Para guiar y no confundir.
  • Para alegría y no para tristeza.
  • Para sanar y no para enfermar.

La iglesia del Señor sigue siendo movida por el poder del Espíritu Santo de Dios, que nos guía a toda la verdad.

El Espíritu Santo es una necesidad urgente en nuestra vida y se convierte en una herramienta principal.

Cuando una persona recibe el Espíritu Santo, de parte de Dios recibe poder.

La gente busca sahumerio para la buena suerte, para que les vaya bien en el negocio, para que los protejan y no les hagan daño, pero la mejor defensa se llama el poder del Espíritu Santo de Dios.

El propósito de Dios es que seamos llenos del Espíritu Santo, porque el Señor viene por una iglesia llena de su Espíritu.

El Espíritu Santo revela, guía, nos ayuda a resistir las tentaciones y está dado para todo aquel que lo pida. Ver también: La dimensión del Espíritu Santo.

Para poder recibir el Espíritu Santo se necesita sólo que tengas sed de Dios.

Dios no quiere enanos espirituales, Dios quiere personas fortalecidas y el Espíritu Santo es el poder para tu vida.

Pastor: Fredy Bautista

Deja un comentario