Qué bueno que podamos reconocer que vivimos en un mundo donde la lucha por conquistar la mente del ser humano, siempre ha sido un objetivo muy claro; algunos llegan a decir que quien domina las mentes, domina los corazones y las almas. Hablaremos sobre la guerra de los sentidos.

Los sentidos son los que nos proporcionan la información vital y nos permiten relacionarnos con el mundo exterior.

Cuales son los sentidos

  • La vista
  • Los oídos
  • El gusto
  • El olfato
  • El tacto

Éstas se dan por medio de las sensaciones, que son el mecanismo que tiene nuestro cuerpo para procesar todos los estímulos que percibimos y nuestros sentidos se van adaptando a las situaciones.

"Te invitamos a que te suscribas a nuestro Canal de Youtube"

Hay que partir del punto que el enemigo es astuto, la Biblia no dice: “es que yo sé que ustedes se van a desviar fácilmente”; no, dice: “es que por la astucia del enemigo, yo temo que vuestros sentidos sean extraviados”.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

 

Vivimos en un mundo decadente, un mundo que se está desmoronando, pero se la da de sofisticado, porque sus sentidos se van adaptando a las diferentes situaciones.

Cambios para que suene atractivo

Hoy en día a todo le cambian el nombre para que parezca bonito y para que nuestros sentidos lo asimilen.

  • Al aborto. Ya no le dicen aborto, ya no se le llama un asesinato como decíamos nosotros, hoy en día se le dice “Interrupción de un embarazo”.

Y suena bonito a los sentidos, es decir, para que la mujer que va a tener que pasar por esto, no le sea tan difícil de superar, le dicen “vamos a hacer una interrupción de tu embarazo” y la sociedad está contenta.

  • Al homosexualismo. Antes era terrorífico, ¿Quién compartía con eso? Nadie, a nosotros nos espantaba pensar en algo así; pero al homosexualismo hoy en día se le dice “Libre expresión de identidad sexual”, suena bonito cierto.

La guerra de los sentidosPensando en que “llegó la era de la libertad de la propia expresión”, ya no saben si son hombres o mujeres, porque están buscando su identidad sexual.

  • A la rebeldía de los hijos. Recordemos en nuestra época, de nuestras abuelas, cuando los muchachos eran tan bien educados, los padres nos hablaban hasta con la mirada. Hoy en día los hijos dicen: “Qué mamá, se le torcieron los ojos, o qué”.

La rebeldía de los hijos hoy se llama “Niños hiperactivos”, y tenemos que dejar el libre desarrollo de su personalidad.

La sociedad dice: “Déjelo desarrollar, no le cohíba, él quiere experimentar”. La psicología y la pedagogía dicen: “A Einstein lo dejaban hacer lo que querían y por eso fue un científico tan grande”.

El libre desarrollo de la personalidad del niños suena bonito, ya no podemos decir que el niño es rebelde; dígaselo a cualquier papá moderno ¡Su niño es como rebelde! dirá: “No, hiperactivo querra decir”.

  • A los desórdenes sexuales en los adolescentes. Siempre hemos luchado con ellos, están en la etapa en que sus hormonas se despiertan.

Hoy en día nuestra sociedad al desorden sexual en adolescentes le dicen “Diversión con responsabilidad” diciéndoles ‘déjelo divertirse con responsabilidad’ y el colegio le da dos preservativos al uno, dos al otro y a divertirse con responsabilidad.

Existen frases como “Después que yo sea responsable, todo se puede hacer” y lamentablemente nuestros sentidos se han ido adaptando a eso.

  • A la pornografía. Ya no es pornografía, ahora se volvió un “Arte al desnudo”, Algunos apoyan la pornografía, diciendo: “Es que hay que admirar los cuerpos hermosos de la creación, es que Dios hizo a la mujer perfecta, y por eso le tomamos la fotografía, por eso invadimos cada rincón de su cuerpo”.
  • A la hechicería y a la superstición. Hoy se le llama “Astrología”, donde te dan el número de la suerte, donde te dan el color que más te favorece, donde te dicen cómo te va a ir en el amor, y lo más terrible del ser humano, siempre lo hemos dicho, al hombre le gusta vivir engañado y peor aún paga para que lo engañen, eso es lo más duro.
  • A la prostitución. Ahora ya no es prostitución, es “Trabajadoras sexuales”, pero que elegante, esa es la sociedad que vivimos.
  • Al adulterio. Hoy en día le llaman “Intercambio de parejas” pero raro porque eso antes se llamaba adulterio.
  • A la fornicación. Hoy en día se le dice “Unión libre”, palabra decente, pero para nosotros siempre ha sido fornicación.

Así que la guerra de los sentidos es algo que lo vivimos día a día, y desde el comienzo de la humanidad Dios quiso conquistar los sentidos del hombre y de la mujer, pero lo dejó para que eligiera.

Por eso amamos a nuestro Dios, Dios nos dijo: “Aquí está lo bueno y lo malo, mire a ver qué sigues”.

Nuestro Dios nos da la opción de elegir, nos sienta en una silla y comienza a hablarnos de su misericordia y de su bondad, pero cada uno elige qué quiere para su vida.

Si tu tiempo te lo permite, te invitamos a que veas el siguiente video, donde se da una amplia imagen sobre este tema.

La guerra de los sentidos

Por: Lina Ocampo

Deja un comentario