La redención es un milagro

Redimir quiere decir comprar, rescatar, pagar el precio. Hoy en día tenemos salvación porque la redención es un milagro que hizo Cristo por nosotros.

Para que en el pueblo de Israel no se cometieran injusticias, Dios dio una ley a través de Moisés, que fue la ley de la redención.

Si alguien compraba a un esclavo, él esclavo tenía que trabajar seis años, luego de seis años, el amo tenía que dejarlo ir libre.

Habían tres maneras de que el hombre pudiera ser libre:

  1. Que se cumpliera el tiempo.
  2. Que un hermano o un pariente cercano pagara el rescate.
  3. Que pudiera reunir los recursos para pagar su rescate.

También te puede interesar: Experimentando un milagro.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

 

Si traemos todo esto al caso nuestro, había una dificultad enorme, porque el que nos había esclavizado era el diablo.

Isaías dice que el diablo nos encerró en la mazmorra, le echó llave y no quiso abrir la puerta. Eso significaba que íbamos a morir esclavos.

Ningún hermano o pariente podría pagar nuestro rescate, porque la redención del hombre era de gran precio y no se lograría jamás.

Todas las riquezas del mundo juntas, no servirían para pagar la salvación de un hombre, porque jamás alcanzaría.

Además de eso había otro problema y es que cualquier hermano nuestro, no podía pagar nuestro rescate porque también era esclavo, entonces un esclavo no podía redimir a otro esclavo, porque estaba en al misma condición.

Si la redención del hombre es de gran precio y no se lograba jamás, entonces el hombre estaba condenado a morir en la esclavitud.

Y si un hermano o pariente no podía redimirnos, entonces yo tampoco podía redimirme, porque no teníamos los recursos para pagar nuestro rescate y la única forma de pagar nuestro rescate era con la vida.

Usted como persona puede tomar un seguro de vida las veces que quiera, porque la vida no tiene precio.

En vista que nuestro hermano no podía pagar nuestro rescate, y nosotros no podíamos pagar nuestro propio rescate, y tampoco podíamos cumplir el tiempo de esclavitud, porque el diablo nos tenía esclavo por siempre, entonces es allí donde aparece Dios y se crea un plan para redimirnos.

El magnífico plan de Dios para redimirnos fue volverse hombre, en la condición de hombre llegó a ser nuestro hermano, y en la condición de hermano pudo pagar nuestro rescate.

Pero como no era con dinero, él tuvo que pagar el rescate con su propia vida, con algo que no tiene precio.

La condición de la humanidad era muy seria, porque no había esperanza de redención, definitivamente estábamos sin Dios en el mundo totalmente perdidos.

Dios no tenía porque volverse hombre, nosotros no lo estábamos pidiendo, es más estábamos tan afectados por el mal que creíamos estar bien, cuando estábamos re mal.

Pero Dios que es bueno, grande en misericordia pensó en nosotros, puesto que ninguno podía pagar por nosotros dijo: Yo voy a ir a rescatarlos.

Te puede interesar: La hermosa mirada de Jesús.

Lo que Dios hizo para salvar al hombre es un milagro enorme, la redención es el milagro más grande que ha habido en toda la historia.

Dios nos amó de tal manera, que nosotros siendo enemigos de él no le importó eso, porque sólo él puede amar así.

Al momento de nacer Jesús surge una esperanza para toda la humanidad, Dios se hizo hombre con un sólo propósito y fue ser el milagro más grande de la historia.

Hoy podemos decir que somos libres porque hubo uno que pagó nuestro rescate.

Nosotros no tenías conque pagar, pero llegó Jesús y dijo yo pago por ellos, ya nos iban a ejecutar y apareció Jesús.

El diablo en su conocimiento limitado pensaría que jamás Dios tendría un plan para la humanidad, pero Dios le tenía una sorpresa a ese tirano que fue una derrota de por vida.

La diferencia que hay entre Dios y el diablo es enorme: Dios es el creador y él es una simple criatura, Dios conoce el antes y el después, el diablo tiene que esperar el momento para actuar, así que el diablo no sabe que circunstancia vendrá mañana.

La redención es un milagro

Tener a Dios de nuestro lado es la mayor garantía que tenemos nosotros. Dios siempre se irá con usted para donde usted se vaya; él ha dicho estar con usted todos los días hasta el fin del mundo.

Este Jesús que para redimirnos hizo el milagro más grande, hoy si te encuentras esclavo de cualquier vicio, costumbre, resentimiento, ambición, prejuicio, y luchas con ese problema en el que no te has podido escapar, hoy Jesús está listo para rescatarte no importando el lugar donde te encuentres.

No importa cuan hundido estés en el fango, no interesa cuan seria sea la prisión, él abre puerta y rompe cadenas, él hace maravillas, lo único que tienes que hacer es reconocer y acudir a Jesús.


Pastor: Carlos Hoyos

Deja un comentario