Las siete dispensaciones

Hebreos 1:1,2; 1. Pedro 3:18; 1. Pedro 4:1-10; Efesios 1:8-10; 3:3-9

20392
Las siete dispensaciones

Las siete dispensaciones

Desde el punto de vista teológico, las siete dispensaciones se describen como un método exclusivo, donde el educando se hace consciente de una escala de dogmas y aserciones que Dios brinda a la raza humana.

De allí se determina la realización de este manual exegético de la verdad dispensacional, el cual se ha diseñado con el fin de realizar un estudio preliminar para aprendices e interesados en el campo de la teología y en el área de la historiografía bíblica.

Desde muy temprana edad ministerial, he dedicado un tiempo oportuno para recopilar parte del material clásico en esta exposición de la verdad dispensacional, donde su principal objetivo es presentar al lector de la Biblia, un conocimiento estándar, usando la forma gradual y progresiva, hasta que se logre entender e interpretar de manera significativa los textos sagrados, con principios teológicos.

Suele ser de mucha importancia armonizar las etapas primarias de las sagradas escrituras en el desarrollo del plan divino, a través de las edades pasadas, presentes y futuras, puesto que cuando se habla de dispensaciones, se intenta reflexionar en los diferentes estados del tiempo,, durante el cual Dios ha tratado con el hombre de un modo exclusivo.

Basado en algunos diccionarios bíblicos, este vocablo dispensación, procede del griego “oikonomia” que literalmente significa “administración de una cosa, de un linaje o estirpe”.

Ahora bien, dentro del campo teológico, se puede considerar como una sociedad establecida por Dios con el hombre, dicha alianza trasciende el marco histórico y siempre finaliza con una reflexión incontrovertible por los resultados violados por el hombre.

De allí se constituye que cada albur de Dios se convierte en una dispensación, en un ciclo de tiempo de acuerdo a sus aspiraciones, sus propósitos específicos dentro de ese período.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

 

Dentro de la fase básica del aprendizaje, el principiante encontrará en la biblioteca sagrada ciertos enunciados difíciles, vanos, sombríos, sin poderle dar la adecuada interpretación; por tal motivo, se hace necesario profundizar más los conocimientos, mediante el estudio de las distintas manifestaciones de Dios en épocas respectivas, hasta encontrar la paráfrasis debida, y así, suplir todas las inquietudes, hacia las sagradas escrituras y su contexto.

Por su parte, los estudiosos de los tiempos prehistóricos, glosan que el programa dispensacional se conoce desde la creación del hombre hacía nuestros días, puesto que existe un acto creativo de Dios ilustrado en el libro de Génesis 1:1-2, es decir, que ya se halla un principio bien definido, un espacio desconocido y lejano, esotérico de la finita y limitada mente humana; no obstante, antes de este principio, hay una existencia de profundos misterios, que sólo es reservado por la infinitud.

Ahora bien, considerando tal principio, se puede suponer que Dios, en este principio creativo, no creó una tierra vacía ni bacante, como la vemos en Génesis 1:1, sino que es presentada en un estado de elegancia, perfección y prosperidad.

El raciocinio conceptual se pregunta sí el único sabio Dios “perfecto” y “ordenado”, ¿Creará un cosmos desordenado y envuelto en confusión, lobreguez y lleno de inseguridad?. Es de suma importancia aclara este punto, ya que la escatología nos expone que Dios no creó la tierra en vano. Isaías 45:18.

Sin embargo, se puede apreciar que aunque la tierra en Génesis 1:2, estaba desordenada y vacía, Dios no la abandonaba, pues vemos el Espíritu Santo que se movía sobre su faz, el Espíritu de Jehová iba y venía sobre la superficie de las aguas. (N.V.I.)

Supuestamente, el mismo cataclismo que sufrió la tierra en algún día, antes de Génesis 1:1-2, lo ha sufrido el hombre por varías épocas, sin embargo, Dios no nos ha abandonado; y en cada llegada principia una nueva vida la que los ortodoxos llaman: “dispensaciones”.

Etimología de la palabra “dispensación”

La palabra latina “dispensario” y en castellano “dispensación” significa “pesar” o “dispensar”. Término aplicado y accionado en tres ideas principales:

  1. La acción de distribuir.
  2. La acción de administrar, ordenar y supervisar.
  3. La acción de dispensar con algún requisito y propósito.

Desde el punto de vista griego, la palabra “oikonomia” proviene de un verbo que significa administrar, reglamentar y planear; la palabra misma es compuesta y sus partes literalmente significan dividir, distribuir, administrar o dirigir los asuntos de un hogar.

En el Nuevo Testamento un sin número de veces aparece las variantes formas de la palabra “dispensación”, por ejemplo: Lucas 12:42; 16:2; Efesios 1:10; Colosenses 1:16.

Si analizamos estos textos sagrados, consideraremos que una dispensación es una administración programada para el cumplimiento del propósito divino en todos los tiempos incluyendo la economía, la mayordomía con sus diferentes manifestaciones, determinando su poderoso propósito.

Los teológicos dispensacionalistas, observan al mundo como una casa grande administrada por Dios mismo de acuerdo a su propósito, distribuyendo las diferentes etapas relacionadas en el proceso de los tiempos, y una dispensación desde el punto de vista del hombre, lo cual, se constituye una responsabilidad para él, como una relación a la manifestación progresiva de cada etapa.

Las revelaciones progresivas se basan en el reconocimiento del mensaje de Dios al ser humano que no se destacó en una sola fase, si no que fue desplegado en una larga cadena de actos sucesivos a través de las mentes y de los lapsos en diferentes orígenes.

Las siete dispensaciones pasadas, se caracterizan por tres cosas que son: una prueba, un fracaso, y un juicio. La primera es aplicada en la responsabilidad humana, de allí surge la idea de que cada aspecto de una revelación equivale a una dispensación determinada; la cual, contiene parte de las pruebas y la totalidad exegéticas de las declaraciones divinas que se convierten en las pruebas mismas, por ello, la mayoría de los hombres fracasan en la prueba y entonces sigue el juicio que es el resultado de su desviación.

Las pruebas dispensacionales han sido útiles para mostrar la absoluta incapacidad del hombre de gobernarse así mismo y por ende, necesita un canal para que pueda llegar a la gracia y ser salvo por medio de la fe sin añadir nada.

Hasta el momento se ha dicho que una dispensación es una disociación de la historia de la humanidad en épocas o etapas en la que Dios ha tratado con el hombre de un modo exclusivo. Además, se creé que es el procedimiento más antiguo, técnico, moderado y razonable que facilita el estudio de la “Palabra de Dios”. Con este sistema de exposición el oyente aprenderá hacer las divisiones de las diferentes etapas y las revelaciones dadas por Dios a la raza humana.

El término “dispensación” se califica como un ciclo donde Dios prueba la obediencia del hombre en su perfil como ser leal, y lo traslada a una manifestación definida. Si se considera desde el punto de vista divino, es un intervalo de tiempo, donde Dios trata al ser humano de cerca y en cierta forma dándole a la persona su libre albedrio como un individuo poseedor de un ser, limitado con perspectiva a la infinitud.

La verdad dispensacional se encuentra en un rango de superioridad para dividir correctamente la historia en estaciones o períodos. Nunca se debe tomar una verdad perteneciente a una época, para aplicársela a la anterior o posterior.

Por ello, el estudio de las siete dispensaciones se convierte en una disertación apacible, dentro de los grandes temas bíblicos que, contiene grandes riquezas teológicas y con principios arraigados en Dios, para suministrar a los cristianos que estudiamos con verdad los sagrados libros canónicos.

Es imposible interpretar la Biblia en su sentido normal y literal sin darse cuenta de que hay diferentes épocas, que contienen sus propias leyes reveladas; es importante que cada aprendiz y expositor de los textos sagrados, conozca y domine estas reglas, para que se ubique en el tiempo que vive y de esta manera, desglose las leyes que le competen obedecer y por ende, esto le servirá como un faro que proyecta luz hacia una oscuridad inmensa que opera en el mundo religioso en nuestros días.

 

1. Dispensación de la Inocencia

Una de las características más importantes de esta primera dispensación, es que existieron bendiciones reales, es decir, el hombre fue creado en un estado de inocencia, donde todas las cosas fueron planeadas y diseñadas para su felicidad; además fue colocado en un huerto plantado por Dios mismo, haciéndole Señor de la creación en el Edén; palabra que en el glosario hebreo, quiere decir “una delicia, gozo, satisfacción y alegría”.

Lo puso en este lugar no para que viviera ociosamente, sino para que lo guardase y lo labrase. Le hizo una mujer como ayuda y con ella se efectuó el primer matrimonio en el mundo, para que estuvieran en obediencia, amor y servicio a su creador.

Dios los bendijo, los unió y les dio responsabilidades de Llenar la tierra, les ordenó que se en señoreasen sobre la creación terrestre, como recompensa se les permitió comer de todas las frutas deliciosas que se encontraban en el huerto, no obstante, Dios hizo una excepción, que del árbol del bien y del mal no comieran. Dios quería con esto probar su devoción, fervor, fe y obediencia.

En esta época no se sabe la duración de tiempo, pero se tiene claro que inició con la creación y terminó con la caída del hombre en el huerto del edén. Génesis. 1:26; 2:23.

Al hombre se le dio la gran responsabilidad de escoger entre la palabra de Dios o las declaraciones de Satanás. (Dios en todas las demás etapas siempre ha usado este método. Jeremías 21:8.)

Hechos ocurridos en esta dispensación

Se conoce que en esta dispensación Satanás, vino a Eva personificada en forma de serpiente y la usó como instrumento a su pensamiento malévolo, con el fin de culpar a Dios por la supuesta falta de libertad del hombre, censurándole de egoísta, injusto y cruel.

Durante este hecho, la mujer percibió que el fruto era bueno para comer; de allí, San Juan discierne a cerca de los deseos de la carne, otro enigma se enfoca en lo agradable que parecía ser tal fruto a los ojos, es decir deseos de los ojos, lo cual se considera como un ente muy deseable para hacerse ilustrada, sabia e inteligente vanagloria de la vida, ante tanto vislumbre, Eva no pudo resistir más, ¡ella comió del fruto! (Génesis 3:6; 1. Juan.2:15-17).

Ahora bien, este hecho se puede asociar como una clase de incentivo o ilustración cuando el diablo se le presentó al Señor Jesucristo en el desierto en el lugar de la tentación.

Posteriormente, Eva comió del fruto prohibido y lo dio a su marido, induciéndole a pecar también, por tal motivo, el pecado rompe la comunión con Dios (Isaías.59:2; Ezequiel.18:20).

La palabra de Dios es muy clara cuando menciona que “el alma que pecare, esa morirá”, de allí, surge la conclusión de que Adán y Eva sufrieron una muerte espiritual aquel día y como consecuencia Dios no anduvo más con ellos y por la caída del hombre, la humanidad se hizo acreedora a la muerte física, espiritual y eterna.

Consecuencias

El fracaso del hombre primitivo y las consecuencias se hicieron presentes, puesto que Eva decidió creerle a Satanás antes que a Dios y Adán obedeció a su mujer, transgrediendo así el mandato de Dios y por esta causa la maldición vino al hombre, a la tierra, a la serpiente y a Satanás.

  • Al hombre por haber pecado “Moriréis”. Génesis 2:17.
  • A la tierra por pertenecer al hombre “Maldita”. Génesis 3:17.
  • A la serpiente como animal que se dejo usar “Maldita”. Génesis 3:14.

Para Satanás como el tentador y desviador Dios dijo: “Pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar”. Génesis 3:15. Esta promesa nos dio esperanza de un redentor quien contendería con Satanás y lo vencería; además implicó que habría enemistad perpetua entre las simientes opuestas en el mundo.

De allí, surge la necesidad del salvador y la promesa de la salvación se proporciona. Génesis 3:15. Romanos 5:17-19. Como seres humanos, recibimos de Dios en su misericordia una gran promesa.

En el libro de Génesis 3:22-24 encontramos la exención del hombre del huerto del Edén, perdiendo para sí todas las bendiciones y delicias dadas; luego los querubines se hicieron presentes para guardar la entrada del huerto y así, nadie pudiese entrar.

Este árbol no es mencionado más otra vez en el antiguo testamento, hasta el fin de todas las cosas, cuando la nueva Jerusalén es preparada como la novia de Cristo. En toda la historia de la humanidad no se le ha permitido a ningún individuo comer de este árbol hasta el día en que el pecado y la muerte hayan sido destruidos. Apocalipsis 2:7; 22:2,14.

Otro acontecimiento destacado en esta dispensación es cuando el hombre se dio cuenta que estaba desnudo, por lo cual trató de cubrirse con hojas de higuera pero fracasó, entonces Dios le hizo una cubierta de pieles de animales, es decir, se necesitó un sacrificio para cubrir el pecado. Génesis 3:21.

El cubrir su desnudez no era tan fácil como el hombre había pensado, ya que se requirió la vida de un animal, lo cual se destaca como símbolo de la muerte de Cristo. El cubrir el pecado y la vergüenza del hombre no era tan fácil, no obstante, el sacrificio de Cristo en el calvario fue y es suficiente para redimir a la humanidad.

 

2. Dispensación de la Conciencia

La dispensación de la conciencia, emprende desde Génesis 3:22; 7:23, es decir, se nombra desde la caída del hombre hasta el diluvio. Se toma como el resultado o la causa por haber desobedecido a Dios, es decir, por causa de haber perdido la inocencia y de haber pasado de inocencia a conciencia, al hombre le fueron abiertos los ojos de su conciencia. A partir de ese momento, los hombres tenían conciencia del bien y del mal, y por tanto total responsabilidad moral.

El Dr. Scofield: lector y crítico de las sagradas escrituras opina que “Como resultado de la desobediencia, el hombre llegó a poseer un conocimiento personal y experimental del bien y del mal, del bien como obediencia, y del mal como desobediencia de la voluntad de Dios que llegó a ser conocida por el hombre”.

Ahora bien, por causa del conocimiento del bien y el mal, la conciencia del hombre despertó a través de la desobediencia, “Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal…” Génesis 2: 22.

Durante el desarrollo de la dispensación de la conciencia el hombre tuvo conciencia de dos cosas: del pecado y de cómo podía acercarse de nuevo a Dios por medio de sacrificios. Hebreos 9:22. Esto lo observamos en el comportamiento de los dos primeros hijos de Adán, vemos la historia: Génesis 4:3-7.

Es por ello que con el paso del tiempo, se menciona que Caín y Abel trajeron sus ofrendas al Señor. Caín ofreció la ofrenda de su parecer, pero Abel, ofreció la ofrenda del acercamiento a Dios, por tal motivo, Dios miró con agrado la ofrenda de Abel, lo cual hirió el celo y el orgullo de Caín, llevándolo a pecar ensañándose contra su hermano y asesinándole. Esta es la primera vez que la palabra “pecado” aparece en la Biblia.

Discerniendo lo anteriormente expuesto y aplicándolo desde el punto de vista humano, se considera que la conciencia nos ayuda a llegar a entender nuestra responsabilidad moral, trasmitida por la ley natural a partir de ese momento, Romanos 2:14 “Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos” ésta los defenderá o los acusará en el día del juicio.

Ahora bien, la responsabilidad del hombre consiste en que debe escoger entre el bien y el mal, esto quiere decir que, el hombre, por el dictamen de su conciencia, tenía el compromiso de hacer todo el bien que le era conocido y evitar todo el mal de cual él era consciente, acercándose a Dios mediante sacrificios, sin embargo, el resultado de su extravío fue fatal ya que se impuso en hacer el mal donde se degradó y se reveló contra Dios en seis formas:

  • Tomaron mujeres inconversas. Génesis 6:2.
  • Se multiplicó la maldad. Génesis 6:5.
  • Se corrompió la tierra. Génesis 6:11.
  • Se llenó la tierra de violencia. Génesis 6:13.
  • Se emocionaron comiendo y bebiendo. San Mateo 24:38. (Según la filosofía epicúrea se refleja en Isaías 22:13; y San Pablo en 1. Corintios 15:22. Esa es la filosofía de hoy día, el hombre trabaja por la comida San Juan 6:26.)
  • Casándose y dándose en casamiento. San Mateo 24:38 desenfreno Sexual. (Divorcio) En Isaías 4:1.

Según esta observación, el hombre reflejó su ser malévolo y naufragó, como resultado vino el juicio por medio del diluvio, no obstante, por la misericordia de Dios, ocho personas sobrevivieron y una nueva dispensación comenzó.

 

3. La dispensación del Gobierno Humano

La dispensación del gobierno humano inicia desde la salida de Noé del Arca hasta la dispersión de la gente en la torre de babel (Génesis 11:1-9. Desde el día que se cerró la puerta del “Arca” hasta la salida de “Noé”.

Según las narraciones bíblicas, el diluvio, duró un total de un año y diez días, dividiéndose en siete meses desde que Noé entro en el arca, hasta que ésta reposo en el Monte de Ararat y cinco meses con diez días antes que el patriarca recibiese instrucciones para salir.

Basado en lo anteriormente expuesto y siguiendo la secuencia dispensacional, se considera que esta dispensación se caracterizó por la responsabilidad que Dios le dio al hombre para gobernar.

Si discurrimos desde el punto de vista el sentido dogmático, tal período nos muestra una monografía metódica y analítica para esta gran responsabilidad, es decir, sí el diluvio terminó con todas las gentes, ¿a quién iba a gobernar Noé?

  1. Tenía que gobernarse a sí mismo: Tal acción no pudo llevarse a cabo, puesto que no se halló en él un arrepentimiento y tuvo que navegar de vuelta a su vieja vida de embriaguez, y con ello trajo la maldición. San Pablo y Salomón hablan del vino y sus consecuencias en la vida del hombre. Efesios. 4:22; 5:18. Proverbios 7:18; 1. Timoteo 3:3-4.
  2. A su familia: A este patriarca, el mundo se le hizo más corto y fácil para gobernar, sin embargo, no lo pudo hacer porque le falto dominio propio, ejemplo personal y por esta razón no lo pudo manejar ni gobernar, este mismo tópico es mencionado por Pablo en 1 Timoteo 3:5.

La vida y el comportamiento de este patriarca revelaron y comprobaron que el hombre no puede gobernarse así mismo, y por ende, no puede gobernar a otros. De allí, Jesucristo dijo en San Juan 15:5. “Porque separados de mí nada podéis hacer”.

Noé fracasó y como consecuencia vino la maldición y de su descendencia se levantaron hombres orgullosos e impíos con deseos egoístas de alcanzar renombres y ser famosos, desconociendo las escrituras y descaminándose del propósito que Dios tenía de llenar la tierra y conspiraron para edificar una ciudad y una gran torre y hacerse famosos.

La edificación de la Torre de Babel era una rebelión política, religiosa y contradictoria desconociendo la palabra de Dios.

  • Política, huelguística y sindicalista (concilios o convenios entre ellos mismos). Génesis 11:3,4.
  • Religiosa. Buscar la solución por sus propios méritos y esfuerzos, la cual creó desconfianza, competencia y rebeldía Génesis 11:4.
  • Contradictoria. Por cuanto Dios consagró a Noé y a sus hijos, les dijo que “Llenasen la tierra”. Génesis. 9:1-3; “Honró Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: Fructificad y multiplicaos, y Llenad la tierra, sin embargo las generaciones futuras, principiaron a contradecirle a Dios, haciendo una ciudad, refutando lo que Dios había dicho. “Llenad la tierra”.

Ahora bien, por haber desconocido la palabra y los principios de Dios, la raza humana decidió construir una torre que llegase hasta el cielo.

Dios había dicho a Noé y a sus hijos que no volvería a destruir la tierra con otro diluvio; sin embargo esta generación, dijo: “hagamos una torre que llegara hasta el cielo”. En otras palabras si Dios nos manda otro diluvio estaremos a salvo por nuestros medios llegaremos al cielo.

Las consecuencias del fracaso del hombre fueron la confusión de lenguas y la dispersión de la gente, y esto sirvió como castigo, para que se llevara a cabo el propósito de Dios, de “llenad la tierra” y que los hombres por sus meritos nunca llegarían a ir a los cielos.

 

4. La dispensación de la promesa

La dispensación de la promesa inició desde el esparcimiento de la gente hasta el llamamiento de Abraham. Génesis 12:2,3; 15:18; 17:4-14.

Se constituyó la dispensación de la promesa, porque sería un periodo de tiempo que el hombre viviría amparado por promesa; hay que observar que así como Dios escogió a Noé para la dispensación del gobierno humano, en esta nueva dispensación escogió a Abraham, donde éste hombre y su generación iban a vivir amparados por promesas.

Esta dispensación se caracterizó por la actitud de éste patriarca y de sus hijos, que vivirían como nómadas en una tierra que habían de recibir como herencia; además, Dios prometió bendecir a Abraham y darle una familia que crecería y sería numerosa como las estrellas de los cielos, poseyendo maldiciones para los que los maldijeran y bendiciones para los que los bendijeran, ya que su nombre sería grande.

Dios le dio tres preciosas promesas a Abraham, que se ha destacado en la historia bíblica y tiene que ver con el tema de la salvación del mundo de hoy día:

  1. Haré de ti una nación grande. Génesis 12:2. (Los Israelitas).
  2. De tu simiente serán benditas todas las naciones. Génesis 12:3; 22:18. (La simiente es Jesucristo).
  3. A tu simiente daré esta tierra. Génesis 15:18.; 17:4-14. (La media luna fértil llamada la cuenca del mediterráneo).

Este periodo se ubica desde el llamamiento de Abraham al Sinaí (Génesis 12:1-9; 15:16 Éxodo 19-24:3).

La responsabilidad del hombre en esta época consistía en que Abraham y sus hijos tenían que creer y obedecer a Dios en esta dispensación, si quería agradar a Dios.

Por su parte, en las dispensaciones anteriores vemos el fracaso del hombre y sus consecuencias.

Por ejemplo, en este nuevo período, Abraham empezó a obedecer a través de los mandatos de Dios, diciéndole “Sal de tu casa y de tu parentela y ve a la tierra que yo te mostrare”, Abraham obedeció el mandato en partes; es cierto que salió de su casa, pero se trasladó con su padre y su sobrino, por tal razón tuvo un fracaso triple.

  • El primer fracaso estuvo en que se llevó a su padre y a su sobrino y como consecuencia se quedó en Aram veinte años hasta la muerte de su padre, retardando para sí la bendición 20 años, lo cual no era culpa de Dios.
  • El segundo fracaso surgió al salir de Aram, puesto que continuó con su sobrino y hasta que no se apartarse de éste, no venían las nuevas promesas. Génesis 13:14-18.
  • El tercer fracaso se desarrolló al llegar a Canaán, ya que tenía que quedarse allí, porque esa era la tierra que Dios le había dado, y Dios tenía que sustentarlo sin regresar a Egipto, (que es un tipo del mundo). Isaías 30:1,2, pero Abraham dudó de la palabra de Dios y fue a Egipto para obtener alimento.

Su consecuencia ha sido inolvidable para las generaciones que le siguieron, por ejemplo, en Egipto se le presentaron tres problemas; por lo tanto fue a solucionarlos.

Casi pierde la su mujer. Génesis 12:10-20.

  1. Llevó a vivir a su casa a una joven que se le convirtió en un problema para su casa, para sus hijos y para el mundo en todas las épocas y las generaciones. Génesis 16:1.
  2. La duda se incrementó en Egipto, es decir, no le creyó a Dios cuando le ofreció la tierra de Canaán. Génesis 15:7-13 y como consecuencia Dios lo castigó dándole una esclavitud de cuatrocientos años a su descendencia en Egipto; donde aprenderían con su permanencia a fabricar ídolos y a practicar el pecado del paganismo, hasta que se cumpliera el tiempo determinado Génesis 15:12.

En este periodo dispensacional, la misericordia divina se ve en el cumplimiento de esas fieles promesas, en la liberación y la preservación de Israel. 2. Timoteo 2:13.

 

5. La dispensación de la ley

La dispensación de la ley inicia desde que Moisés recibió las tablas escritas en el Sinaí, hasta la crucifixión del Señor Jesucristo en el calvario; es decir, desde el Éxodo hasta la crucifixión. 1500 años. Éxodo 24:3-7.

La Ley se caracterizaba por poseer una serie de normas y reglas para guiar la vida, donde había mucho entrenamiento y disciplina.

La ley estaba dividida en tres facetas:

  • La Ley moral, la cual consistía en orientar y dar a conocer como debe ser la gente.
  • La Ley judicial, ésta se encargaba de organizar justicia perfecta.
  • La Ley ceremonial, donde se especificaba los principios de la adoración a Dios.

De allí parte la idea que la ley que Dios dio a moisés no da vida ni justicia al hombre, sino que genera exposición y condenación a la humanidad, por tanto la ley no pudo salvar al hombre ya que de sí mismo no había la fuerza para guardarle. Romanos 3:19-20; Gálatas. 3:10; 2. Corintios 3:7-9.

Durante este periodo, se generó la responsabilidad para el hombre de guardar los mandatos de la ley que incluía los diz mandamientos, las leyes civiles, las sociales y las religiosas.

En Éxodo 19:5,6 Dios dice al pueblo: “Ahora, pues, si diere oído a mi voz, y guardare mi pacto, vosotros me seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa”,

Sin embargo, después de haber recibido todos estos mandatos y haber entrado a la tierra prometida tuvo varios inconvenientes negativos tales como:

  1. Hizo pacto con las gentes de aquella tierra de Canaán; Jueces 1:21, 27,30, 31, 33, y como consecuencia, no le siguió dando más tierras.
  2. En el tiempo de los Jueces, se desviaron del camino por varias ocasiones, y por causa a sus desvíos tuvieron siete cautiverios.
  3. No quisieron que Dios los siguiera guiando y pidieron rey. 1. Samuel 8:1-7.

Ahora bien, por causa de tantas desviaciones el reino sufrió cambios y divisiones. Una de las divisiones fue la parte norte Israel y otra fue la parte sur Judá.

La parte norte Israel se dedicaron a crear dioses de oro en forma de becerro y como consecuencia Dios los castigó con la vara de los asirios.

Por la parte sur Judá se degradó haciendo altares a los baales debajo de cualquier árbol frondoso, y como consecuencia, Dios los castigó con el látigo de Babilonia, los medos, los persas, los griegos y los romanos en el tiempo de Cristo.

Por otro lado crucificaron al único hombre que guardó la ley por completo Jesucristo, por tal motivo, el Señor lloró vagando la colina de Jerusalén. San Lucas 19:41-44.

Ahora bien, observemos los fracasos y las consecuencias que tuvo Israel al no haber guardado la ley.

En primer lugar tuvo nueve cautiverios, luego Dios los castigó con sus enemigos y por último destruyó a Jerusalén setenta años más tarde; y su evangelio pasó a los gentiles. San Mateo 21:43. San Marcos 16:15. Hechos 10; 13:46.

Otra característica de la dispensación de la ley es que también termina con un juicio; en este caso se presenta la escena del calvario, en donde se satisface la justicia de Dios en la persona de Jesucristo, es decir, la dispensación de la ley termina con la muerte de Cristo en la cruz.

 

6. La dispensación de la gracia

Este periodo dispensacional marca la historia de la humanidad, es en esta dispensación que se abre el programa de Dios diferente a los anteriores.

La dispensación de la inocencia, era para Adán.

La dispensación de la conciencia era para Adán y su descendencia.

La dispensación de la Promesa era para Abraham y su descendencia.

La dispensación de la ley era para toda la nación de Israel y su descendencia.

En cambio la dispensación de la Gracia se extiende para todo el mundo y con un programa más extensivo en tiempo, esto implica que el evangelio es para todo el cosmos terrestre, tanto para los israelitas como gentiles, es decir, Dios está recogiendo o coleccionando personas de todas las naciones, culturas, razas y color.

Este presente tiempo dispensacional fue un misterio en las descendencias fidedignas, ya que Dios lo mantuvo oculto en los siglos y generaciones pasadas y no se conocía antes, ni mucho menos se anticipaba a tal acontecimiento.

Esta dispensación de la gracia fue introducida cuando Jesús Dijo consumado es, San Juan 19:30 y lo repitió cuando dijo: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda creatura” San Marcos 16:15; mas tarde se reveló al apóstol San Pablo en Romanos 16:25,26, Efesios 3:9-11.

Otra connotación que enlaza la dispensación de la gracia es que también recibe el nombre de la dispensación del Espíritu Santo o de la iglesia, la cual tuvo su inicio el día de pentecostés (Hechos 2:1-4)

Cuando se derramó el Espíritu Santo sobre los creyentes reunidos por primera vez, dio paso a la gran expansión del evangelio de Jesucristo a través de la predicación de la iglesia, ya confirmada y equipada.

El libro de Los Hechos en el capitulo dos se encuentra el nacimiento de esta dispensación de la Gracia y las Cartas Apostólicas son la escuela, el colegio y la universidad de la iglesia, como el único fundamento e indiscutible para nuestra era.

Para esta dispensación existen responsabilidades para el hombre, las cuales deben ser ejecutadas en este tiempo. Una de ellas es que la humanidad debe aceptar al Señor Jesucristo como salvador y obedecer el evangelio si quiere ser salvo.

Si el hombre hace caso omiso, recibirá, el fracaso y las consecuencias, pero si no obedece llevará el castigo para esta dispensación. 1 Corintios 15:1-3.

Esta sexta dispensación se ha caracterizado por la salvación abundante que Dios ha desplegado a todas las naciones, donde la iglesia se ha constituido en un canal oportuno por el cual ha llegado la salvación a millones de personas en estos veinte siglos, tanto a lo ancho y largo del mundo, a través de todas las épocas.

No obstante, el hombre incrédulo y rebelde no ha aprovechado la respectiva oportunidad que Dios le ha dado para ser salvo; por el contrario, ha seguido su carrera desenfrenada haciendo caso omiso al llamado de Dios.

Este período que va transcurriendo terminará en juicio amargo, desesperante, donde los juicios de Dios harán y se verán patentes, tanto en el reino vegetal como en el mineral.

Es decir, el sol calentará muchas veces más, los hombres desearan la muerte por el aturdimiento de las distintas clases de plagas que se presentarán y azotarán a todos los moradores de la tierra que despreciaron el llamamiento de Dios en esta dispensación.

Si el hombre no acepta el evangelio de Jesucristo, llegará a ser amante de sí mismo, del dinero, aborrecedores de lo bueno y amadores del placer y deleite, y por ende, Dios les envía un espíritu de error 2. Tesalonicenses 2:11,12.

El resultado es que Dios los abandona a la incredulidad y al juicio eterno. 2. Timoteo 3:2-9; Romanos 1:24-32.

 

7. La dispensación del Reino Milenial

Esta dispensación emprenderá desde que el Señor Jesús ponga sus pies nuevamente en el monte de los olivos, lo que se conoce como la segunda venida de Cristo a Israel, después de la gran tribulación, y se prolongará hasta el juicio del gran trono blanco; mil (1000) años. Zacarías 14:1-4; Apocalipsis 20:7-15.

También te puede interesar: ¿Por qué la iglesia no pasará la gran tribulación?

Para esta época el hombre tendrá la gran responsabilidad de obedecer y entregarse al rey y a su adoración, si no lo hace, sufrirá las consecuencias de sus rebeldías; no obstante, el hombre fingirá la obediencia cuando se le obliga; pero cuando tiene el poder de elegir, la historia dice que siempre elige a Satanás, pero el resultado es su destrucción total por fuego. Apocalipsis 20:7-9.

Este período de tiempo fue profetizado por Ezequiel. 37:15-28, el cual se le denominó la restauración final de Israel donde será un tiempo de paz en el mundo entero, cuando el príncipe de la paz establezca su reino en la tierra, después de su segunda venida para Israel. Isaías 9:6-7; 11:1-15.

El gobierno será unificado nuevamente y será un nuevo reino Teocrático. Israel nunca más tendrá un reino dividido. Ezequiel 37:15-28. En ese reino no habrán guerras. Isaías 2:4. Jesús y su pueblo gobernarán al mundo milenial. Apocalipsis 2:26-27.

Existirá un reino que dominará mil años por Cristo en la tierra, será la séptima y última dispensación de los tiempos, ya que el ser humano de ese entonces existirá en su estado natural y cabal.

Esta dispensación es conocida como La edad del reino, y será una de las dispensaciones más favorables para vivir en la tierra; en ese tiempo no habrá nada que perturbe la mente humana y será una nueva oportunidad de poder vivir para Dios, tal como estuvo Adán en el huerto del Edén, durante la dispensación de la inocencia.

Características de la dispensación del reino milenial

  • No habrá ningún demonio en la tierra o en los aires, que trate a trastornar la clara videncia del hombre. Apocalipsis 20:1-3.
  • Será un tiempo donde las enfermedades, los padecimientos, los sufrimientos serán controlados y los seres humanos morirán de muchos años. Isaías 35:5-6; 65:22.
  • El mundo será un paraíso. Isaías 52:23; 35:17; Zacarías 8:12; Isaías 11:6-9.
  • Jerusalén será centro mundial de adoración.
  • Todas las naciones vendrán a Jerusalén para adorar y las naciones que no vengan les vendrá juicio.

En Aquel día Jesucristo se sentará en el trono de David su padre en Jerusalén y todo Israel conocerá que el Señor Jesucristo es Dios sobre todas las cosas y se lamentarán por lo que pasó en la cruz del calvario. Zacarías. 14:9, 16-19; Oseas 2:1-4; Miqueas 4:1-5.

Para esta dispensación el hombre no nacerá de nuevo como en la dispensación de la Gracia, sin embargo, se vivirá este reino en paz porque no hay un demonio que lo incite a pecar, porque el diablo será atado y no podrá engañar a los hombres durante mil años.

Luego que el diablo sea suelto de su presión, el hombre nuevamente entrará en un periodo de tentaciones como los demás periodos, es decir, se probará como si fuese un examen final, donde el hombre tendrá el privilegio de buscar y obtener el poder de Dios para vencer su naturaleza carnal y así salir victorioso.

Pero igual que en otras dispensaciones, él como regla general, fallará miserablemente a Dios y aprobará la debilidad de su naturaleza carnal.

Al finalizar los mil años, Satanás será librado de su prisión en el abismo, él saldrá a las multitudes que entraron y nacieron durante el milenio y como siempre los engañará conquistándolos para su servicio, preparándolos para guerrear con el que los sostuvo durante mil años.

Y Dios otra vez derramará sus juicios. Apocalipsis 20:7-9. Fuego caerá del cielo y consumirá a los impíos. Apocalipsis 20:8, es entonces allí donde la séptima y última dispensación del hombre terminará en juicio.

Es de notar dos cosas en las siete dispensaciones

  • Cada dispensación termina con una crisis mundial.
  • Cada dispensación Dios desciende.

Cada dispensación termina con una crisis mundial

  1. La dispensación de la Inocencia terminó con la expulsión del hombre del huerto del edén. Génesis 3:23-24.
  2. La dispensación de la Conciencia terminó con el diluvio. Génesis 6:7; 7:1-16.
  3. La dispensación de del Gobierno Humano terminó con la confusión de lenguas. Génesis 11:7.
  4. La dispensación de la Promesa terminó con la esclavitud en Egipto de la raza escogida en “Abraham”. Génesis 15:13.
  5. La dispensación de la Ley terminó con la crucifixión de Cristo sobre el madero en el calvario. San Lucas 23:33.
  6. La dispensación de la Gracia terminará con el rapto o traslado de la iglesia a las nubes. 1. Tesalonicenses 4:16-17.
  7. La dispensación del Reino Milenial terminará con fuego desde los cielos sobre los malvados. Apocalipsis. 20:7-9.

 

Cada dispensación Dios desciende

  1. La dispensación de la Inocencia Dios descendió al Huerto del Edén. Génesis 3:8.
  2. La dispensación de la Conciencia Dios descendió a hablar con Noé después del diluvio. Génesis 6:13.
  3. La dispensación de del Gobierno Humano Dios dijo: ‘descendamos y confundamos’. Génesis 11:5-7.
  4. La dispensación de la Promesa Dios descendió a hablar con Abraham a decirle ‘sal de tu casa a la tierra…’ Génesis 12:1.
  5. La dispensación de la Ley Dios descendió y habló con Moisés en la zarza que ardía. Éxodo 3:2-4.
  6. La dispensación de la Gracia Dios manifestado en Cristo, descendió, vino a buscar y a salvar lo que se había perdido. San Lucas 19:10. 2. Corintios 5:19.
  7. La dispensación del Reino Milenial El Señor descenderá de los cielos a la tierra. 1. Tesalonicenses 4:16; Apocalipsis 1:7.

Deja un comentario