Las tres Eras de la Biblia

1095

Las tres Eras de la Biblia

En teología los tiempos antropológicos se dividen en Las Eras. En este estudio bíblico hablaremos sobre las tres Eras de la Biblia.

Desde los años 1189 al 1550 cuando los eruditos: Esteban Langdon, el prelado Hugo de Santos Caro, y Robert Stevens, emprendieron a organizar el trabajo de dividir las santas escrituras en capítulos y versículos, para hacer mejor la lectura de los libros sagrados.

Otros han dividido los tiempos desde la creación hasta nuestros días en: dispensaciones, en eras, para hacer más evidente la comprensión exegética de la biblioteca canonizada con las diferentes manifestaciones de Dios a través de las edades.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Gracias a los esfuerzos de nuestros investigadores pasados por esta labor inmensa que nos hace enriquecer y satisfacer nuestros conocimientos hermenéuticos y exegéticos, supliendo así, las necesidades apremiantes del presente siglo, en el cual nos desenvolvemos a plena complacencia del medio.

Es cierto que en la historia secular se encuentran vacíos en la pre-historia, empero, en el ámbito bíblico se suple todas estas necesidades precisamente por las verdades exploradas en las santas escrituras y de las diferentes manifestaciones de Dios a través de los tiempos.

Los versados en historiografía han considerado desde Génesis 1:3 hasta Apocalipsis 22; es decir, los tiempos vividos y por vivir se han fraccionado en tres períodos llamados “Eras”, en los cuales vemos a Dios tratando con varias personalidades y de diferentes formas, que al parecer nos hace conscientes de su divina misericordia, suministrándonos capacidades reflexivas para poderlo conocer mejor.

Este manual contiene satisfactoriamente la información bíblica que proyecta su sentido principal, en bosquejar debidamente la palabra de verdad, como un capitán teológico que muestra la forma cómo Dios ha tratado con su gente a través de las distintas personalidades.

También aprender que aunque Dios es el mismo ayer, hoy y por los siglos, sus designios y mandamientos, han cambiado de una etapa a otra en las diferentes generaciones.

"Te invitamos a que te suscribas a nuestro Canal de Youtube"

Estar al tanto de esto, es fundamental para principiar a andar en el caminador de la temática sagrada, que conlleva al hombre a surcar con ahincó, hasta llegar a la cima del conocimiento de la voluntad de Dios expresado en los tiempos pasados, en el presente y en el futuro.

Desde el principio de la creación, hasta nuestros días, el tiempo se ha dividido en tres épocas o Eras, denominadas Las tres Eras de la Biblia:

  1. La Era Patriarcal
  2. La Era Mosaica
  3. La Era Cristiana

Era Patriarcal

La primera “Era”, principió desde los días de la creación primitiva y se extiende desde Adán hasta Moisés, cubriendo en ese lapso de tiempo cuatro dispensaciones: la conciencia, la inocencia, el gobierno humano y la promesa.

Fue estimada como el tiempo operante de familia, donde el jefe se le llamó patriarca o patriarcado, término antropológico que fue usado para definir las categorías sociológicas en que los miembros primogénitos masculinos de una casta, fuera el representante legal del núcleo familiar, el cual, tiende a obtener la supremacía de la herencia originada por la línea paterna.

Es decir, que los hijos heredarían del padre no solo los bienes, sino también los títulos de nobleza y la nacionalidad requerida.

Con el trascurrir de los tiempos vemos una línea de hombres santos que recibieron el título de patriarcas, empezando desde Adán, pasando por Noé, Abraham, Isaac, Jacob, sus doce hijos y otros, sin perder el surco y realeza familiar.

En la parte geográfica, la era patriarcal englobaba su primer período de la historia de la humanidad, principiando desde el libro de Génesis capítulo 1, hasta el libro de Éxodo capítulo 20.

Desde la instauración de la tierra hasta la llegada de Israel al Monte Sinaí, con la dirección de Moisés; se cree que duró menos de 2500 años.

Se llamó la era patriarcal, porque Dios habló directamente a los padres de familia, o sea, a los patriarcas, quienes a su vez recibían la unción de profetas, de jueces y de sacerdotes.

  • Profetas porque trasmitían el mensaje procedente de Dios a sus familias.
  • Juez porque juzgaba entre su pueblo y aplicaba justicia.
  • Sacerdote porque era el puente entre el hombre y Dios.

Así, pues, los patriarcas personalmente desempeñaban estas funciones en su clan.

Hay que considerar que los mandamientos recibidos de parte de Dios, eran únicamente para ellos; por ejemplo:

El mandamiento de Dios para con Adán, que no consumiera del árbol que se le prohibió, para que no muriesen.

Para con Noé, que edificara un arca para que se salvara del diluvio con su familia y los animales.

Para con Abraham, que saliera de la casa de su padre, de su ciudad, de su parentela a tierra desconocida. Mas adelante se le agregó otro, y fue que sacrificara a su hijo.

Esos mandamientos fueron para ellos en su tiempo y no para otras generaciones, ni para otras Eras que vendrían, las cuales vivirían bajo otro tipo de religión.

En la dispensación de la promesa, se cuenta que hubo un hombre llamado “Abraham” éste, fue un ser considerado justo y amigo de Dios.

A quien se le prometió tres grandes y preciosas promesas que se han destacado en la historia, y por la descendencia de éste, Dios envió el salvador al mundo. Cuyas promesas son las siguientes:

1. Haré de ti una nación grande. Génesis 12:2
2. De tu simiente serán benditas todas las naciones. Génesis 12:3; 22:18
3. A tu simiente daré esta tierra. Génesis 15:18.; 17:4-14

Te recomendamos para leer: Pero cuando es que vamos a ser salvos.

Características de la Era Patriarcal
  1. La religión era familiar. Génesis 6:18.
  2. La adoración y los sacrificios de Animales eran en altares. Génesis 8:20.
  3. Dios hablaba directamente a los patriarcas: a Noé, Génesis 6:13,14; Abraham, Génesis 12:1,2; a Jacob, Génesis 28:13; a Moisés, Éxodo 3:4.
  4. Los patriarcas tenían el privilegio de conocer directamente ciertos secretos y la voluntad de Dios reflejada para estos tiempos.

Quienes las practicaron les fue bien, por Ejemplo: Abel, Sacrificó animales, lo mismo hizo Noé y Abraham, entre otros. Además, Abraham pagó diezmo voluntariamente sin haber leyes para esto.

Lo mismo hizo Jacob, agregándole votos; como resultado de lo ofrecido consciente mente, disfrutaron de muchos privilegios, promesas y bendiciones; eso quiere decir, que hicieron lo que a Dios le agradaba.

Con Abraham comienza la historia de Israel. Abraham formaba parte de un clan o tribu de pastores procedente de los caldeos, convirtiéndose en semi-nómadas a causa del llamamiento de Dios.

Este hombre es querido, apreciado y respetado por los pueblos musulmanes y judíos; actuaba como sacerdote, ofreciendo sacrificios a Dios en nombre de su familia.

El mundo cristiano lo considera como el padre de la fe; además, el pueblo de Israel que ha travesado el marco histórico, ha seguido girando en torno a la promesa dada por Dios y confirmada a través de Isaac y Jacob; en el cual, surgen las doce tribus de Israel.

Te recomendamos leer: La gran tribulación castigo para Israel.

La Era Mosaica 

Esta Era comienza, cuando Dios da su ley por medio de Moisés en el Monte Sinaí (Éxodo 20) y se extiende hasta la muerte de Cristo en la cruz (Hebreos 9:14.) Alrededor de mil quinientos años.

Desde la salida de Israel de Egipto, abarca la historia de una nación escogida por Dios, de entre todas las naciones de la tierra, esta nación se llamó “Israel”, que fue descendencia de Abraham a través de Isaac y de Jacob.

Este pueblo, fue el cumplimiento de la primera promesa que Dios le hizo a Abraham “Haré de ti una nación grande”.

En este tiempo la religión era nacional. Dios habló a los israelitas por medio de Moisés y los profetas. San Lucas 16:29.

Los sacrificios en esta Era, eran de animales. La ley procedente del Sinaí, exigía que: se guardaran los sábados, se pagaran diezmos, y una gama de ofrendas de diferentes clases.

Su adoración a Dios sería en el tabernáculo establecido por Moisés y luego en el templo construido por Salomón. Su tiempo escritural fue desde el capítulo 20 de Éxodo, hasta el capítulo 2 de los hechos.

La Constitución para la era Mosaica, fue una ley basada en los diez mandamientos, que gobernó todas las fases de la vida del hombre, tanto en lo civil como en lo religioso, la cual sirvió con dos propósitos:

  1. Para dar a conocer y revelar lo que era el pecado y su terrible consecuencia. Romanos 3:20. San Mateo 5:17-19.
  2. Para llevar al pueblo Judío, como los ayos llevan a los niños al conocimiento real de la vida, así la ley, dice san Pablo, lleva al hombre a encontrarse con el esperado redentor. Gálatas. 3:19-29.

La legislación dispensacional indica, que: esa Era, solo pertenecía a esa época, y era para el pueblo de Israel, para que vivieran como nación alcanzada y gente santa; éste era la intención de esta ley; y su fiel cumplimiento fue con la venida, y la muerte de Jesucristo en la cruz.

Jesucristo con su muerte y Resurrección, puso el sello en vigor de un nuevo pacto entre Dios y los hombres. Hebreos 9:15-17. Gálatas 4:4-7.

En esta época hubo personas reconocidas como patriarcas aunque no pertenecían a la “era patriarcal”, tal como “David”. (Hechos 2:28; 7:8).

En este lapso de tiempo, vemos la historia de los Jueces y también el período de la monarquía Hebraica; observamos también las enseñanzas de los profetas, en el que muchos de ellos apuntan y se inclinan a la venida de un Redentor.

La Era cristiana

Esta Era comienza con la muerte de Cristo en el Calvario, proseguida en el día de pentecostés, relatada por los cuatros evangelios, el libro de los “Hechos” y termina con el último libro de la Biblia, el “Apocalipsis”.

Los evangelios nos cuentan del nacimiento, vida, muerte, resurrección y ascensión de Jesucristo. Cristo nació, vivió y murió bajo la antigua ley Mosaica.

Las cosas que Jesús habló en cuanto a la nueva ley, eran precisamente para la Era cristiana” que tendría su principio después de su muerte, de su resurrección y de su ascensión; es decir, el día de Pentecostés, que sería el nacimiento del período de la vida cristiana, hasta el capítulo 21 del Apocalipsis y termina con el juicio final.

Características de la Era cristiana
  1. En la Era Cristiana la religión se constituiría mundial. San Marcos 16:15.
  2. Dios habla a todo el mundo por Cristo en su Evangelio. Hebreos 1:1,2.
  3. Hay un nuevo pacto. 1 Corintios 11:25.
  4. Hay un nuevo hombre. Gálatas 3:28.
  5. Hay un nuevo método de adoración, San Juan 4:24.
  6. La única ley que tenemos, es obedecer a su Evangelio 1 Corintio 15:1-3.

El oficio eclesiástico que tenemos ahora es superior al de Aarón:

  1. Mejor sacrificio. Aarón ofrecía un animal; Jesús se ofreció a sí mismo. Hebreos 10:10.
  2. Aarón entraba con sangre ajena; Jesús entró con su propia sangre. Hebreos 9:25.
  3. El sacerdote entraba una vez al año en el lugar santísimo del tabernáculo; Jesús entró en el cielo mismo, una sola vez, presentándose ahora por nosotros a Dios. Hebreos 9:24.
Diferencia entre el sacerdocio Aarónico y el sacerdocio de Melquisedec 
  1. El sacerdocio Aarónico, se le llamó: el “sacerdocio menor”, porque servía para ministrar sólo las cosas temporales.
  2. El sacerdocio de Melquisedec, se le llamó: el “sacerdocio mayor”, porque servía para ministrar cosas temporales y celestiales.

Observemos como nos señala la historia de Israel: La ley de Moisés fue recibida bajo el sacerdocio “Aarónico”, y en esta legislatura la casa de Israel no ejerció el sacerdocio mayor, porque sólo llegaron a ministrar cosas transitorias.

De allí, se considera que, la perfección no fuera por el sacerdocio levítico.

  • Primero, porque bajo este ministerio recibió el pueblo la ley.
  • Segundo, que por muerte del sacerdote fue un ministerio temporal, proseguido por otro sacerdote.

El Sacerdocio del Señor Jesucristo, no fue según el orden de Aarón, sino según el orden de Melquisedec; Por ello, se le llama mejor “sacerdocio” porque no sólo son administradas las cosas temporales, sino también las “celestiales”.

De allí que la perfección vino por el sacerdocio de Jesucristo y con mejores promesas, porque Cristo entró hasta los cielos mismos, lo que no hicieron los sacerdotes del clan de Aarón; y es obvio, que al haber cambio de sacerdote, haya cambio de ley. Hebreos 7:12.

Cuando se glosa que haya mudanza de ley, esto procede por la forma de ministrar el sacerdote:

a) En la Biblia encontramos que el sacerdocio Aarónico tenía sus bases y ritos conforme a la ley Mosaica, estos ritos se desenvolvían con el ejercicio del sacerdote. Éxodo 35:10-19, 39:33-41.

b) El sacerdocio que recibieron los levitas, lo que se llamó el sacerdocio “Aarónico”, fue recibido sin juramento, pero el sacerdocio de Cristo lo recibió bajo el juramento, tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.

Este juramento de que sería sacerdote para siempre, lo cual significa que el sacerdocio de Cristo trascendería más allá de la muerte.

c) Los que poseían el sacerdocio Aarónico, no les era necesario su ministerio para siempre, ya que su administración era temporal, pero Cristo que posee el sacerdocio inmutable sí es necesario que sea sacerdote para siempre, para todas las generaciones ya que la muerte no se enseñorea más de él y puede salvar perpetuamente, su ministerio ascendió a lo celestial y puede interceder a favor de cualquier persona, en cualquier hora y en todos los tiempos.

La vida cristiana es una vida de fe, por ello, en esta “Era”, vemos el cumplimiento de la segunda promesa de Dios dada a Abraham “En ti, y en tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra”. Gálatas 3:6-9.

Por ello, el evangelio es para todo ser humano; y no para un solo clan, ni para una sola nación; entonces, la ley de creer al evangelio en este tiempo es para toda la humanidad y durará hasta el levantamiento de la Iglesia.

Después regirá la etapa del reino de Dios en la tierra (1000 años) luego proseguirá el juicio y la eternidad.

En la era Mosaica la “legislación” se escribió en el Monte Sinaí. Éxodo 31:28; la cual, se le dio, y se le leyó al pueblo en la llanura. Éxodo 19.8; hasta la subida del Señor Jesucristo al monte Gólgota o de la Calavera. San Mateo 27:33.

En el aposento alto en el día de pentecostés se declaró la nueva ley de la vida cristiana, escribiéndola en las tablas del corazón humano. Ezequiel 36:26,27. Hechos 2:4.

En la era Cristiana la “reglamentación” se encuentra en las epístolas apostólicas desde: Romanos hasta San Judas, fueron escritas para ayudarmos a vivir la vida cristiana.

Podríamos decir que estas cartas son la escuela, el colegio, la universidad del hombre de Dios para estos últimos días.

El libro del Apocalipsis, es un libro de profecía, habla con lenguaje simbólico, que nos asegura el triunfo final del pueblo de Dios sobre las fuerzas del diablo, y del bien sobre el mal.

También te puede interesar: Dejar las alturas es abordar el fracaso.

Esperamos que éste estudio bíblico sobre “Las tres Eras de la Biblia”, te ayuden a ampliar tus conocimientos bíblicos y sea un aporte para tu vida cristiana.

Copyright y engrosado por el pastor
York Anthony Shalom
Licenciado en Sagrada Teología
Magister en Divinidades Teológicas
jorgesalomserpa@hotmail.com

Deja un comentario