Lo importante que es la sangre de Cristo

La Biblia declara que la sangre de los machos cabríos, la ceniza de la becerra roseada a los inmundos, purificaba lo superficial en el tabernáculo. Igualmente Dios quería manifestar su gloria pero era necesario que hubiese sacrificio y derramamiento de sangre. Hablaremos sobre lo importante que es la sangre de Cristo.

Es importante recordar que sin derramamiento de sangre no se hace remisión.

También te puede interesar: La redención es un milagro.

La Biblia declara que Dios estaba cansado de tanto sacrificio, por tal razón él quiso hacer un solo sacrificio, por los pecados de todos.

Los efectos del calvario persisten todavía por las edades, porque si el sacrificio de Cristo hubiese perdido valor, ya no hubiese salvación.

La ley pedía justicia, pero para que hubiese justicia debía morir alguien por la humanidad.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

 

Dios en su misericordia se manifiesta, le dice al hombre perdido, “Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia”.

Lo más triste es que el hombre fue creado por Dios, pero para poder tener propiedad de él, tuvo que pagar un precio por el hombre muy alto.

Para pagar el precio de la humanidad, debía morir por el hombre un humano, los ángeles no podían hacer nada.

Dios vio que la única manera de salvarnos era viniendo él mismo.

Recomendamos: Una derrota de por vida.

Dios usó el medio de venir a este mundo como hijo de Dios, para ser hermano nuestro.

El precio que Jesús pagó fue su misma sangre derramada en el calvario, para pagar el precio de nuestras almas.

Cualquier sangre mancha y hay que utilizar detergente para quitar esa mancha, pero la sangre de Cristo es la única que no mancha, todo lo contrario limpia.

Lo importante que es la sangre de Cristo

Nosotros fuimos lavados con su sangre para ser limpiados de todos nuestros pecados.

La sangre de Cristo está vigente todavía y puede lavar a cualquier persona que se arrepienta.

Pastor: Guillermo Tovar

Deja un comentario