Hay cinco conceptos que debemos tener en cuenta, al momento de conocer el manejo técnico del sonido en la iglesia.

  • Marco musical

El en el marco musical enfocamos el manejo del sonido, hacia dónde va, qué indica o qué parámetros se dan para eso.

  • Cómo escuchamos

Se trata de lo que escuchamos los seres humanos, qué prevención debemos tener con nuestros oídos y qué produce el ruido excesivo en nuestros oídos.

También te puede interesar: Adoradores de toda tribu, lengua y nación.

Lo que producimos con nuestros instrumentos tiene tres fenómenos que se presentan y estos son: reflexión, difracción y transmisión.

  • Reflexión Como bien dice la palabra, es sonido reflejado, llega a un punto, rebota y se devuelve.
  • Difracción Es la capacidad del sonido de dar la vuelta o salirse por una abertura.
  • Transmisión El sonido tiene la capacidad de transmitirse por medios diferentes al aire, agua, sólidos.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

"Te invitamos a que te suscribas a nuestro Canal de Youtube"

Estamos hablando sobre cómo debe ser el manejo técnico del sonido en la iglesia.

Te recomendamos leer: Peligros del adorador actual.

  • Cómo se comporta el sonido en un recinto cerrado

Las notas graves o frecuencias bajas se transmiten de forma omnidireccional, toman un camino por todos los sentidos, mientras que las notas agudas o frecuencias medias y altas son más direccionales.

Nos damos cuentas porque una orquesta tiene más violines que contrabajos, hay una relación especifica de la cantidad de elementos con otros instrumentos. Para tener ese equilibrio, hay un balance acústico que se debe realizar.

También te puede interesar: La orquesta del corazón de Dios.

El mismo balance ocurre con los amplificadores, con los equipos de sonidos, el bajo va a abarcar mucha más área y mucho más nivel que un teclado o una guitarra.

  • Qué estructura de niveles le damos a nuestra iglesia

En una iglesia, lo que más se debe escuchar es la congregación.

Si en la alabanza de nuestra iglesia, no escuchamos a la congregación cantar, sino sólo los instrumentos y los cantantes, algo equivocado hay.

Creemos que el nivel debe ser excesivo, para que con unos instrumentos terminemos tapando cien, doscientos, quinientos y hasta mil personas que están en un recinto, a menos que cantemos muy bajo.

Los músicos somos capaces de hacer que el hermano que está cantando, no se escuche ni él mismo, estamos teniendo niveles más allá de los requeridos.

El segundo nivel que debe escucharse es la persona que dirige o el grupo de alabanza, para dar una indicación a la congregación.

  • Nivel los instrumentos musicales

Si tratamos de mantener esos tres parámetros, tendremos el manejo técnico del sonido en la iglesia correctamente.

¿Cuál es el objetivo del refuerzo del sonido? ¿Cómo hacían en la antigüedad para reforzar sonidos, si no tenían amplificadores, ni micrófonos ni nada?

Nuestro oído tiene un rango amplísimo, podemos escuchar sonidos muy tenues y sonidos muy altos, pero nos hemos acostumbrado a escuchar niveles altos, porque nuestra cultura se ha acostumbrado a escuchar así.

En la antigüedad los actores se colocaban unas mascaras especiales que amplificaban y direccionaban la voz, se utilizaban superficies reflectantes donde el sonido no se desvaneciera.

Hay una razón de ser de los niveles que tienen los instrumentos y depende del músico sobrepasar esos niveles y arriesgar su oído, debemos tener en cuenta hasta donde llegamos, porque los perjudicados somos nosotros mismo.

A veces las necesidades de nuestra iglesia de que no haya amplificación, nos implica generar niveles altos y exponernos a ellos.

Hay dos soluciones: Dejar de tocar o bajar los niveles de sonido.

Pero si el que toca la batería le baja el nivel y el del bajo no lo hace, no ayudo a mi oído, ni al oído de mi compañero porque genero más ruido.

Si estoy cantando y veo que la música bajó, pero me sigo pegando al micrófono y no hago un control del nivel, no estoy colaborando en el grupo, no hay un ensamble musical.

El objetivo es arrancar de más a menos, si estamos en un nivel alto, empecemos a bajar.

Pero en muchas ocasiones pasa que arrancamos de un nivel bajo, hacia arriba, y vamos hacia arriba y hacia arriba, se rompen los parches de la batería o el equipo de sonido de nuestra iglesia se quema.

Si deseas ampliar sobre el manejo técnico del sonido en la iglesia, te invitamos a que veas el siguiente video.

Manejo técnico del sonido

Por: Hernando Forero

Deja un comentario