No es tu belleza es la humildad

4078
No es tu belleza es la humildad

No es tu belleza es la humildad

Nadie más hermoso y destacado en altura como el rey Saúl, en términos físicos el mejor. Pero terminó perdiéndolo todo y suicidándose. No es tu belleza es la humildad.

También te puede interesar: Cuando nos llega la tentación.

Vivir como es (cristiano) y querer llegar a la meta final (cielo), va más allá que el solo hecho de tener una cara bonita o tener porte de modelo.

Se necesita humildad con humillación, entrega, dependencia a Dios y hambre por llenarse cada día más del Espíritu Santo.

La cara bonita y el buen porte no te ayudará, ni te beneficiará para obtener mayor gracia delante de Dios. Lo único que te dará gracia es ser verdaderamente humilde en tu corazón delante de Dios y de tus hermanos.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

 

No seas altivo si te crees bonito, sé sencillo y destácate por lo que hay de Dios en tu vida, porque la belleza física es pasajera pero la gracia de Dios es para siempre.

Por: Eduardo Cuadros

Deja un comentario