Si una persona quiere ser salva debe entregarlo todo, a veces nuestro ego no nos permite entregarnos a Dios, no hay cosa mas dura que ponerse en voluntad de otro, pero en Dios nos doblegamos o nos doblegamos, porque no vivo yo – Marcos Pabon.

También te puede interesar: (Vive las misiones)

No vivo yo – Marcos Pabon

Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

Deja un comentario