Para irnos con el Señor no podemos estar de cualquier manera, pero actualmente vemos que muchas personas viven en un estancamiento espiritual, donde se toma con tanto facilismo la vida cristiana, pero quisiera hablarte de cuál debe ser nuestra condición para irnos con Dios.

No deben haber terceros que nos digan, cómo es la vida cristiana, nosotros tenemos unos principios que están en la palabra de Dios y no los podemos hacer a un lado y mucho menos despreciarlos.

Sigue siendo de vital importancia el ayuno, la oración, la lectura, el estudio de la palabra de Dios, el alabar al Señor.

También te puede interesar: El fin de todas las cosas viene.

Las cinco vírgenes insensatas tenían lámparas pero estaban vacías, nunca se preocuparon por tener una provisión espiritual, siempre vivieron del aceite ajeno, siempre vivieron de la unción del otro.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Nosotros como cristianos debemos estar preparados porque el que ha de venir vendrá y no tardará, así que fuera la apatía, fuera la indiferencia, fuera la frialdad.

También te puede interesar: Estamos en el tiempo del fin.

Hay quienes tienen un pie en la iglesia y otro en el mundo, ni son cristianos, ni son inconversos, son unos desventurados, miserables, pobres, ciegos y desnudos dice la Biblia.

Seguir a Cristo es una cuestión de compromiso, no te dejes condicionar del mundo, que se conviertan ellos a ti, más tu no te conviertas a ellos.

El evangelio no es un paseo, aquí vamos caminando, los que vamos más allá de las estrellas.

Que terrible es cuando en el culto, el Espíritu Santo se está derramando, muchos danzando en el Espíritu, hablando en lenguas y otros distraídos, jugando con el teléfono, en una actitud de burla, de menosprecio, pero a pesar de esa actitud, Dios a través del predicador diciéndole “Ábreme, ábreme tu corazón, porqué me tienes puertas afuera”.

Nuestra condición para irnos con Dios

Hay personas que en la iglesia son cristianos, pero en la calle parecen del común, por sus características y comportamiento, pero Dios quiere que seamos buenos cristianos, no importando el lugar donde nos encontremos.

“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo”. Apocalipsis 3:20.

Te recomendamos leer: La venida del Señor tarde o temprano sucederá.

Si deseas ampliar más sobre este tema, te invitamos a que veas el siguiente video, sabemos que será de bendición para tu vida.

"Te invitamos a que te suscribas a nuestro Canal de Youtube"

Nuestra condición para irnos con Dios

Pastor: Vicente Arango

Deja un comentario