Cuando hablamos de identidad se refiere a nuestra cultura, formación, costumbre, nombre que nos identifica ante las demás personas, en lo que tiene que ver en el aspecto humano; pero en el aspecto espiritual, también tenemos nuestra identidad en Cristo.

Nosotros no hemos hecho nada para ganarnos lo que Dios ya nos dio. Tener hoy una identidad, implica tener un nuevo nacimiento, implica haber nacido de nuevo.

Una de las grandes olas que se han levantado hoy por hoy, es el fanatismo emocionalista de la época, que hace confundir a la gente, de cómo es que Dios transforma.

Nosotros no podemos renunciar a una obra que ya está hecha, y ¿cuál es la obra que hizo Dios? Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.

Este tema de nuestra identidad en Cristo, es tener un sello, un membrete, una unción, un bautismo, un vestido que Cristo ha puesto en los que hemos creído, es el milagro más grande y extraordinario que se ha hecho desde el día de la creación.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Dios hizo al hombre del polvo de la tierra, pero el día que él quiso hacerlo de nuevo, lo hizo nacer del espíritu.

Nosotros tenemos una identidad definida, nadie puede poner otro fundamento del que ya está puesto; el fundamento de Dios está firme teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos.

También te puede interesar: El Espíritu Santo transformador de mi identidad.

Cuando tú crees en Dios y naces de nuevo, eres aceptado como hijo, por medio de esa identidad, Dios me conoce como amigo de él.

Recomendamos: Propiedades del nuevo nacimiento.

Jesucristo como amigo

  • No es hipócrita
  • No es chismoso
  • No hace bullying
  • No hace matoneo
  • No te da la espalda
  • No traiciona
  • No habla mal de ti
  • Es inigualable
  • Es único

Y lo mejor cuando le pides un favor no te dice estoy ocupado, todo lo contrario, él te dice estoy aquí para las que sea, “cuentas conmigo siempre”.

Nuestra identidad en Cristo
Definitivamente es un orgullo tener a Jesús como amigo.

Ventajas de tener una identidad en Cristo

  • Eres justificado. “Justificado pues por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”.
  • Eres uno con el Señor. “Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él”.
  • Le perteneces a él. “Pues por precio habéis sido comprados”.
  • Eres santo. “Pablo apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, a los santos y fieles en Cristo Jesús”
  • Eres miembro de un cuerpo. Un cuerpo que pertenece a la élite espiritual. “Eres linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios y miembro del cuerpo de cuerpo de Cristo”.

Convéncete que Dios te dio una identidad, un nombre que es sobre todo nombre.

Cuando nosotros nos vemos, nos vemos con una serie de complejos y problemas, de dificultades y limitados, pero Dios nos ve diferente, porque tenemos nuestra identidad definida en él.

Si te pareció de interés este artículo, te invitamos a que lo compartas en tus redes sociales, así otros tendrán la oportunidad de verlo.


Pastor: Luis Guillermo Martinez

Deja un comentario