Sabemos que para llegar a una meta hay que hacer un recorrido, todo camino que se emprende, es porque llega a algún lugar; nadie emprende un camino que no va para ninguna parte. Hablaremos de para llegar a la meta hay que tomar el camino correcto.

Cuando la Biblia habla del camino de Dios, está diciendo específicamente de la manera de proceder de Dios, de actuar de Dios; la Biblia habla de la voluntad de Dios, él nunca hace nada fuera de su voluntad.

También te puede interesar: Porque debemos andar en los caminos de Dios

También habla del propósito de Dios y en ese propósito de Dios, está el plan de salvación de la raza humana.

Podemos decir que cuando la Biblia habla de “el camino” se refiere a ese propósito de Dios, a la voluntad de Dios.

"Te invitamos a que te suscribas a nuestro Canal de Youtube"

Estamos hablando en este blog que para llegar a la meta hay que tomar el camino correcto.

Pero cuando habla en plural, se refiere a todas esas características de Dios, tales como: Dios es santo.

  • Dios es misericordioss.
  • Dios es justo.
  • Dios es bueno.
  • Dios es luz.
  • Dios es la paz.

Cuando el salmista dice: “He guardado los caminos de Señor” se refiere a que vivió de acuerdo a la voluntad de Dios, a las características de Dios, que también se pueden decir “los principios de Dios”.

Te recomendamos leer: El arrepentimiento camino para llegar a Dios.

Recuerda que para llegar a la meta hay que tomar el camino correcto.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

 

Los principios son tan importantes, que no se negocian, no se venden, no se pueden cambiar.

Por ejemplo, es como si a alguien sin estudios, se le diera por cambiar los principios de la medicina o de cualquier ingeniería.

Que son los principios

Cuando hablamos de principios, nos referimos al fundamento, al punto de partida.

Es aquello que se comienza con una visión hasta el final de los tiempos, por eso la iglesia se mantiene firme porque no ha cambiado los principios.

Jesucristo dijo “Yo soy el camino” se dice que en esos tiempos, que era el tiempo del imperio romano, se abrió muchos caminos por todas partes para comunicarse con Roma, y salió ese dicho que dice “Todos los caminos conducen a Roma”.

Pero Jesucristo, hablando de la salvación, él dice que no hay muchos caminos, ni siquiera dos, hay un solo camino “Yo soy el Camino” no un camino, sino “el Camino, la Verdad y la Vida, nadie viene al Padre sino por mí”.

En otros tiempos no nos ocupábamos en otras cosas, porque estamos en tiempos de peligro, como dice el apóstol Pablo que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos.

De pronto alguien piensa que peligroso es por tanta maldad que hay, pero no se refiere a las cosas materiales, sino al peligro para la iglesia.

La iglesia tiene el peligro en que de pronto deje la verdadera doctrina y se vaya con otras doctrinas, y aun dice la Biblia en voz del apóstol Pedro: “De vosotros mismos se levantarán aquellos que se abrirán de la doctrina y muchos seguirán sus disoluciones”.

Hoy en día vemos que en cualquier esquina hay un letrero que dice ‘Casa de Oración tal…’ donde cualquiera arrienda un local, compra unas sillas, coloca un sonido y monta una iglesia sin doctrina, sin guardar el proceso que Dios muestra, para que alguien vaya a predicar la palabra.

Para llegar a la meta hay que tomar el camino correctoTodos estamos bajo autoridad y el verdadero hombre de Dios se siente bien estando bajo autoridad.

El que se ha desviado de los principios de Dios no le gusta la autoridad, pero los que andamos con el Señor nos agrada la autoridad por encima nuestro.

Cuando recibimos autoridad, entonces sabemos ejercer la autoridad, no abusamos de ella, porque esa es otra cosa, porque algunos reciben autoridad para abusar de la misma.

Y la Biblia dice que cuando Dios le concede autoridad a alguien y abusa de esa autoridad que Dios le delegó, tendrá que responder ante el mismo Dios, por eso que ha hecho.

Este camino ya está trazado, el profeta dijo “habrá allí calzada y camino” hablando en tiempo futuro.

En cambio a los israelitas, dice la Biblia “Pueblo es que divaga de corazón, y no han conocido mis caminos”, “sus caminos notificó a Moisés, y a los hijos de Israel sus obras”.

Pero a la iglesia no le puede pasar nunca igual que a Israel, porque Israel era un pueblo terrenal.

Era israelita la persona cuando nacía en una familia israelita, pero los que nacen en la iglesia, no nacen porque sean de una familia pentecostal, sino porque él mismo tiene que nacer de nuevo para que sean hijos de Dios.

Por eso dice el profeta “He aquí vienen días, dice el Señor, en que haré nuevo pacto con la casa de Israel, con la casa de Judá; he aquí que pondré mis leyes en sus mentes, y en sus corazones las escribiré, y ninguno dirá a su hermano: ven conoce al Señor, porque todos me conocerán, desde el más pequeño, hasta el más grande”.

Esa es la iglesia, ese es el nuevo pacto, porque todo el que hace parte de la iglesia es porque nació de nuevo.

Para caminar por el camino de Dios, es indispensable nacer de nuevo, porque dice: “Para que caminen los redimidos de Jehová”.

A ese camino, también la Biblia lo llama: El camino angosto y la puerta estrecha.

Estamos hablando que para llegar a la meta hay que tomar el camino correcto.

Características del camino

Algunas características de los principios de Dios, que habla del camino.

  • El camino de Dios es hacia arriba.
  • El camino de Dios es el buen camino.
  • El camino de Dios es estrecho.

En este camino dice la Biblia, no pasará león, ni fiera pasará por él.

Recomendamos leer: Avívame en tu camino.

Esto es maravilloso porque si Jesucristo es el camino y nosotros estamos en Cristo, entonces estamos en el camino, o sea, que en Cristo estamos seguros.

Ese es el secreto más grande de la vida cristiana, caminar con Cristo para llegar a la meta que es verlo a él cara a cara.

Si deseas ampliar más sobre este tema, te invitamos a que veas la siguiente enseñanza, sabemos que será de mucha bendición.

Para llegar a la meta hay que tomar el camino correcto

Pastor: Plutarco Torres

Deja un comentario