Para qué es el Espíritu Santo

El Espíritu Santo es una experiencia exclusiva del nuevo testamento con la iglesia. La iglesia nació el día de pentecostés con la venida del Espíritu Santo sobre los primeros ciento veinte creyentes. Así que es de vital importancia que sepamos para qué es el Espíritu Santo.

Es necesario tener claro a ciencia cierta, qué fue lo que dijo Jesús que sería el Espíritu Santo en la vida de los creyentes.

Notemos que la primer vez que Jesús habló de la doctrina del Espíritu Santo fue en la fiesta de los tabernáculos.

También te puede interesar: La actividad el Espíritu Santo.

Quienes reciben el Espíritu Santo

Para poder recibir el Espíritu Santo, debemos amar al Señor y para amarle debemos conocerle.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

 

El bautismo del Espíritu Santo, no es para los inconversos, porque primero tiene Dios que hacer en su vida la obra del Espíritu, para que la persona pueda estar apto para recibir el bautismo del Espíritu Santo.

Así que la primera etapa en la vida de una persona, es la etapa de la salvación.

Para qué vino el Espíritu Santo

El Espíritu Santo vino para estar con nosotros para siempre, Dios no vino a visitarnos, el vino a morar en nuestras vidas y nos convirtió templos de Dios, nos hizo reyes y sacerdotes para que él morar en nosotros.

Hasta que una persona no recibe el Espíritu Santo, no podrá entender la doctrina del Espíritu Santo. Es importante que nosotros como cristianos sepamos para qué es el Espíritu Santo.

Para qué es el Espíritu Santo
El bautismos del Espíritu Santo, no es ni lo primero, ni lo ultimo, sino que es una experiencia intermedia entre haber creído el evangelio y la perfección cristiana.

La promesa es para el que cree el poderoso evangelio y para conocer a Dios, primero hay que oír.

Función del Espíritu Santo

  • Mora en nosotros.
  • Nos enseña.
  • Nos recuerda.
  • Nos hacernos testigos.

El Espíritu Santo vino a la iglesia y está en la iglesia, la iglesia no es el templo, la iglesia somos nosotros, donde nosotros vayamos allí mismo irá el Espíritu Santo con cada uno de nosotros, porque el Señor dijo: “He aquí yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin”. Ver también: ¿El bautismo del Espíritu Santo es cosa del pasado?

El bautismo del Espíritu Santo es un milagro, produce una emoción, pero no es una emoción.

Un milagro es la alteración de la ley natural; hablar un idioma que no está en tu cerebro, es un verdadero milagro.

El Espíritu Santo toma las cuerdas vocales de la personas, para hablar un idioma que no está en su cerebro.

Hay gente que enseña a hablar en lenguas a otros, pero aquí Jesucristo es el bautizador, y para recibir el Espíritu Santo hay que venir a él.

No se habla en lenguas para recibir el Espíritu Santo, sino que se recibe el Espíritu Santo para hablar en otras lenguas.

A la gente no se le debe preguntar: ¿Ya habló en lenguas? ¿Hace cuento no habla en lenguas?

Pablo no le preguntó a los Efesios si habían hablado en lenguas, él le dijo: ¿Recibiste el Espíritu Santo cuando creíste?

La iglesia es el cuerpo de Cristo, pero la iglesia debe tener el Espíritu de Cristo, porque lo que le da vida al cuerpo es el Espíritu.

Se necesita predicar el evangelio, para que la gente reciba fe y estén la capacidad de tener le experiencia de recibir el bautismo del Espíritu Santo, porque eso es lo que nos hace testigos.

Es de suma importancia que cada uno de nosotros tengamos la experiencia de recibir el bautismo del Espíritu Santo, y que tengamos claro para qué es el Espíritu Santo en nuestra vida.

Pastor: Eliseo Duarte

Deja un comentario