Problemática sobre el sexo

Toda persona que llega a la iglesia, entra con una serie de conceptos, no solo sobre Cristo, la virgen, las navidades, sino también sobre el noviazgo, el matrimonio y sobre el sexo. Hoy tocaremos el tema la problemática sobre el sexo.

Si en nuestra iglesia, solo hablamos de unicidad, nos quedamos creyendo en un Dios, pero viviendo mal, la Biblia dice que el diablo cree que hay un solo Dios y está perdido, así que eso no lo va salvar.

Está bien que creamos que hay un Dios, porque esa es la verdad, pero la vida cristiana no se reduce a creer sólo que hay un Dios.

Hay que aprender todo lo que es la vida cristiana, y tratar de cambiar un poco los conceptos que la persona trae del mundo, pero eso se hace es con la enseñanza.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

"Te invitamos a que te suscribas a nuestro Canal de Youtube"

¿Qué es lo que causa los problemas sexuales en las parejas?

Lo primero que salta a la vista es ¿Qué sabíamos sobre el sexo antes de casarnos?

Algunos interrogantes que encontramos en las iglesias, es sobre “las aberraciones” que tiene que soportar una cristiana, cuando se casa con un inconverso.

Esa expresión “Aberración” es delicada, habría que ver, ¿Qué es aberración para esa persona?, ¿A qué le llama aberración?, allí es donde empieza el problema.

Problemática sobre el sexo

Una persona que nace en la iglesia, que no tuvo ninguna experiencia sexual en el mundo, no debe tener prejuicios sexuales de ninguna clase, tampoco debe hacer diferencia entre una y otra experiencia porque no las tuvo.

En cambio el hombre que estuvo en el mundo, sí tiene un problema, porque estuvo en prostíbulos, hizo con mujeres cualquier práctica, y a él le queda la idea de que esa práctica es mala porque la hizo con una prostituta.

Pero tampoco sabe si es buena, aunque fue mala porque la hizo de forma pecaminosa, pero si él la practicó, le queda en la mente cómo lo aprendió.

Entonces, eso distorsiona mucho la realidad, y es allí donde nace la pregunta: ¿Qué puede hacer una prostituta con un hombre, que ese hombre no pueda hacer con su mujer?

Es decir, no creemos que haya muchas cosas por hacer, de pronto una que dos, pero de resto ¿Qué puede hacer un hombre con una mujer que sea tan aberrante?

Cuando se es mayor, nos damos cuenta que la vida sexual se reduce a dos o tres cosas; que la persona se ponga de una manera o de otra manera, al fin al cabo, están haciendo lo mismo.

La morbosidad está más en la imaginación, que lo que están haciendo, eso pasa porque uno se corrompió, y las practicas que eran normales, las hizo en un ambiente corrompido, entonces no diferenciamos, qué es lo corrompido y qué es lo normal.

Convivir con alguien que se ama no es pecado, pero convivir antes de casarse sí lo es, así que hay que explicar, que no es la convivencia sexual lo que es pecado, sino que se haga antes del matrimonio.

Y eso es lo que a veces pasa con nuestros hijos, que en vez de explicarles las cosas que son malas, se le dice “No haga eso porque es malo” y ya, entonces, cuando él va a vivir su vida sexual, va a estar condenado todo el tiempo, y ese día no puede orar, no puede predicar, porque tiene en la mente que los seres humanos somos corrompidos, entonces va a tener conflictos en su vida matrimonial.

Uno de los problemas que tenemos, es que lo que sabíamos sobre el sexo antes de casarnos, nos lo enseñó fue la abuelita, y la abuelita tan santísima ella, entonces andamos todo el tiempo con una condena encima porque todo es pecado.

¿Qué será lo que un hombre y una mujer pueden hacer que sea corrompido?

La información sexual que se reciba antes de casarse, va a tener que ver mucho, en cómo se va desarrollar la vida sexual después.

No rebusquemos tantas aberraciones, la Biblia habla de aberraciones tales como: el homosexualismo y el bestialismo.

No debemos estar tan propensos a ver qué aberrante es una cosa, o qué aberrante es otra cosa, creemos que si somos cristianos, tenemos decencia y respeto por nuestra pareja.

Tanto como el hombre y la mujer, pueden practicar la relación sexual sanamente, con el respeto que se merecen los dos.

Recomendamos leer: El trato en el noviazgo debe ser con cuidado.

Pastor Alvaro Torres

Deja un comentario