Qué es el reino de Dios

Cuando Juan predicó “arrepentíos porque el reino de Dios se ha acercado”, la gente salía a su bautismo porque entendieron que había llegado el tiempo de la restauración del reino; hoy hablaremos un poco de lo qué es el reino de Dios.

Juan predicó el evangelio del reino, decía que el rey venía, pero Jesús predicó que el rey llegó, porque él es el rey.

El evangelio de la gracia es el evangelio que el rey murió, no solo por Israel, sino por todos los pecadores para llevarnos a Dios. 1 Pedro 3:18.

Jesucristo no mando a nadie a predicar la ley porque la ley mata y condena, más el evangelio salva y da vida, predicar el evangelio con la ley es una perversión.

Todo el mundo tiene esperanza pero hay un mundo de esperanzas falsas y muertas y sólo hay una esperanza verdadera.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

 

El mundo está lleno de falsas esperanzas y de esperanzas muertas, pero la gracia de Dios produce la verdadera esperanza.

Jesucristo no es una esperanza entre muchas sino que Jesucristo es la única esperanza

La doctrina de la gracia ha sido distorsionada en este tiempo, hay muchos que creen que ser salvos por gracia es vivir de cualquier manera y así serán salvos.

La predicación del evangelio es la visita de Dios al individuo, así que cuando usted vaya a predicar, usted no irá solo, el dueño de este evangelio siempre estará con usted.

La gracia y la misericordia de Dios nunca se acaba, porque ambas son atributos de Dios, lo que se acaba es el tiempo.

También puedes ver: Diferencia entre gracia y misericordia.

El objetivo de la predicación del evangelio, es sacar un pueblo para el Señor, la iglesia es la congregación de los salvos, más la iglesia no es el templo.

Para ser iglesia hay que ser salvo, el que no es salvo así viva en el templo no es iglesia

Las grandes religiones piensan que el mundo será cristianizado y que dominarán el mundo, pero el propósito de Dios tiene que estar bien claro en nosotros, Dios ha visitado las gentes para tomar de ellas un pueblo para su nombre.

La Biblia dice que de los niños es el reino de los cielos, no porque no sean pecadores, sino porque no tienen conciencia de pecado, por tal razón no tienen capacidad de pecar, de creer, ni de arrepentirse, ni de bautizarse; entonces “de los niños es el reino de los cielos”, así que déjelos allí donde Jesús los puso.

Qué es el reino de Dios y para quien es
Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos.

Cuando se deja de ser niño, ya se es responsable, el pecado está en el que sabe hacer lo bueno y no lo hace.

Hay que tener claro que la gracia de Dios vino para rescatarnos y para hacernos un pueblo propio de Jesucristo, sólo Jesucristo tiene iglesia, porque él la amó y la compró con su sangre.

La verdadera palabra de Dios trae la verdadera gracia de Dios y la verdadera gracia de Dios produce la esperanza verdadera.

Jesucristo quitó el pecado de nosotros de una vez para siempre y por eso se sentó a la diestra de Dios, porque no había más nada que hacer, el hizo lo que tenía que hacer.

El evangelio del reino de los cielos y de la gracia será el gobierno universal de Jesucristo sobre toda la creación cuando él venga.

¿Porque el hombres es triplemente pecador?

  • Pecador por naturaleza, porque nació así.
  • Pecador por acción, porque hace lo prohibido.
  • Pecador por omisión porque no hace lo mandado.

La humanidad está dividida en dos partes:

  • La descendencia de Adán.
  • El linaje de Cristo que es la iglesia.

Por el nacimiento natural nacemos adámico, pecador, mortal, perdido, destituidos de la gloria de Dios, sin Dios y sin esperanza, porque ese fue el legado que nos dejó Adán.

Usted no entenderá la grandeza del evangelio, sino entiende la gravedad del pecado y la severidad de la ley.

Hay gente que le saca el cuerpo al evangelio porque creen que son reglas, pero el evangelio es la promesa de salvación.

Ser salvos es lo mas grande que nos ha sucedido en toda nuestra vida.

Pastor Eliseo Duarte

Deja un comentario