Que la doctrina antigua sea nuestro fundamento

Nosotros hemos creído en el Señor y en él debemos permanecer hasta que él venga, por eso es de vital importancia que la doctrina antigua sea nuestro fundamento.

Una persona conocedora de la doctrina, no le queda bien andar visitando otras iglesias, porque los que estamos seguros en el Señor no necesitamos ir a buscar nada a otra parte.

Te puede interesar: Cuales son las doctrinas bíblicas.

La doctrina del Señor por antigua que sea, no hay que remplazarla, ni retocarla, ni modernizarla, los principios de Dios son para siempre porque él es el fundamento de la iglesia donde él mismo es el arquitecto.

No debemos pensar en doctrinas modernas, ni en cosas nuevas, ya que lo que Dios hizo no necesita modificaciones, ni mucho menos remplazo.

Que la doctrina antigua sea nuestro fundamento

En el mundo existen arquitecturas grandes, que el hombre ha hecho a través de la historia y aún están allí, la pregunta sería ¿Serán que estas edificaciones son más fuertes que el fundamento que Cristo ha puesto?

La doctrina del Señor no hay que retocarla, porque él es el mismo de ayer, hoy y por siempre.

“Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina…” 1 Timoteo 4:16

Hay que seguir caminando por las sendas antiguas, por las sendas que han seguido los hombres de Dios.

Aunque estemos en el siglo XXI, hay que seguir las huellas de aquellos grandes hombres de Dios que siguieron la doctrina antigua que les dejó el mismo Jesús.

Las huellas de Cristo todavía no se han borrado, todavía están visibles, todavía podemos colocar nuestros pies donde él lo colocó.

Muchas personas hoy en día les gustan las predicaciones espumosas, de profecías, de milagros, de prosperidad, predicadores que viene emocionando gente, y ellos se dejan engañar por ser niños; y a nosotros que predicamos la verdadera doctrina, nos llaman anticuados, pasados de moda, porque predicamos la verdad.

Aunque nos digan que somos anticuados, porque tenemos la doctrina antigua, no nos debe importar porque nosotros seguimos predicando la sana doctrina.

La doctrina apostólica tiene bases firmes, y esa base es el mismo Dios, quien es la piedra angular y permanecerá segura para siempre, porque el edificio que tenga buenos cimientos, no lo derrumba nada.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

"Te invitamos a que te suscribas a nuestro Canal de Youtube"

También: Los cuatros puntos de la doctrina apostólica.

No olvidemos que el diablo está interesado en sincretizar la doctrina, meterle otros elementos y hacerla no homogénea sino heterogénea, y hacer una mezcla de cosas, pero la doctrina del Señor es sólida y no permite ser mezclada con nada.

Hoy en día en materia de religión estamos viendo cosas espantosas y nosotros con la verdadera doctrina en las manos ¿la soltaremos para tomar cualquier rumbo?.

Nosotros no podemos ser religiosos sino cristianos, seguros de lo que hemos creído.

Las sanidades y los milagros son las ramas del árbol, pero la doctrina es la raíz

Pastor: Clodomiro Lobo

Deja un comentario