Los días más especiales que nosotros tenemos en la vida cristiana, son los primeros años, la Biblia lo denomina, el primer amor. Hoy hablaremos un poco sobre quitando lo que nos impide volver a Betel.

También te puede interesar: Cuidar nuestra vida cristiana.

Cuando se está en el primer amor, no importan las distancias, las lluvias, usted va a culto como sea, son momentos especiales y únicos.

Recuerde cuando lo llamaron por primera vez a cantar un coro, a recoger una ofrenda, fueron momentos inolvidables.

Nuestra vida cristiana cada día debe ir en aumento, nosotros no podemos ir en descenso, cada día que vamos a la iglesia, si ayer fue una bendición, hoy tiene que ser mucho más grande.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Hay personas que como Jacob, tienen sueños en Dios y así mismo Dios les permite cumplir esos sueños.

La madurez espiritual no se mide con los años de ser cristiano, sino con la relación que tengamos con Dios.

Recomendamos: El ocio espiritual.

Dios le dijo a Jacob sube a Betel que significa “sube a la casa de Dios”.

Cuando llegó a Betel, tomó un piedra y descanso, así igual todos nosotros cuando llegamos a la iglesia descasamos en Cristo.

Jacob para poder volver a Betel tuvo que hacer cuatro cosas.

1. Tuvo que sacar los dioses ajenos.

Los dioses ajenos no solamente tienen que ser los ídolos que comúnmente conocemos, el trabajo, los hijos, los partidos de fútbol, se pueden convertir en dioses.

Quitando lo que nos impide volver a Betel

2. Mandó a su familia a limpiarse

Para poder presentarnos a Dios debemos estar limpios, porque nos presentamos directamente ante el mismísimo Dios.

3. Mandó a su familia a cambiarse el vestido

El mundo está lleno de inmundicia y nuestro vestido se puede ensuciar, el diablo es el más interesado que nuestro vestido se ensucie, pero en Cristo tenemos un manantial de agua de vida para limpiar nuestro vestido.

4. Dijo levantémonos y subamos a Betel

Levantarse implica esforzarse, hacer una renovación, un cambio, pero para eso necesitamos soltar el orgullo.

Aunque nosotros permanezcamos infieles, él permanece fiel.

Caer es fácil pero levantarse es difícil, y como humanos a veces le fallamos a Dios, pero él es tan bueno, que te dice hoy:

Hijito mío, estas cosas os escribo para que no peques, pero yo sé que ustedes son humanos, yo vine a este mundo y yo sé cómo es este mundo.

Pero si alguno de ustedes ha pecado abogado tenemos para con el Padre a Jesucristo.

Si haz pecado y necesitas un abrazo de Dios, él te dice hoy: “Con amor eterno te he amado.”

Levántate y sube a Betel, en Betel te está esperando el Dios de la casa, con un abrazo.

Por aquí abajo te dejamos una enseñanza que complemente este tema titulado: Quitando lo que nos impide volver a Betel.

"Te invitamos a que te suscribas a nuestro Canal de Youtube"

Quitando lo que nos impide volver a Betel

Pastor: Alfonso Estupiñan

Deja un comentario