Servir no es para altivos

10917
Servir no es para altivos

Servir no es para altivos

Juan el bautista trae un elegante vestido de piel de camello adornado con un cinturón de cuero, con músculos tonificados por qué se alimenta de langostas o grillos saltamontes. Hoy quiero que entendamos que servir no es para altivos.

Por qué la Biblia siendo un libro tan serio, donde el espacio es estricto para decir cosas importantes nos dice ¿Cómo iba vestido y qué comía? ¿Qué nos interesa a nosotros saber ese tipo de detalle?.

También te puede interesar: Dar gracias es un acto de nobleza.

Juan el bautista era el predicador más famoso que había en el momento, reunía multitudes, el río se llenaba de gente, el rey le tenía miedo por lo tanto le respetaba y todo el mundo decía: él es profeta.

Estamos hablando de servir no es para altivos.

Juan era un hombre de 33 años aproximadamente; cuando predicaba se convertían mucha gente, no daba basto bautizando gente, tenía un avivamiento tremendo y en ese momento histórico tan grande de su vida es donde dice el escritor: “Y Juan estaba vestido de piel de camello y llevaba un cinto de cuero y comía lo de siempre: langostas y miel silvestre”.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

 

Es decir, a Juan no lo había afectado el éxito, seguía siendo el mismo Juan de siempre; y le preguntaban: Juan, ¿usted es el profeta? ¿O eres el Elías que habría de venir? a lo que él respondía: no soy ni profeta, ni Elías, aunque Jesús dijo que sí era profeta y que sí era él Elías que habría de venir.

Entonces: Juan, ¿Por lo menos díganos quién es usted? a lo que respondió: simplemente yo soy una voz que clama en el desierto, en otras palabras soy un humilde predicador.

"Te invitamos a que te suscribas a nuestro Canal de Youtube"

Juan predicaba y tenía su propia congregación, pero tal vez alguien se acercó y le dijo: Juan ese muchacho joven que bautizaste hace unos días se está llevando tus creyentes, pero Juan era un hombre admirable, tenía una idea clara de quién era él y cuál era su misión, a lo que responde:

A eso fue que vine a arreglarle la novia para que se la lleve ese muchacho, yo se la estoy arreglando por fuera para que quede limpiecita; yo los bautizó en agua pero ese muchacho, él los bautizará con Espíritu Santo; Esa es la grandeza de un verdadero siervo.

Nuestra proyección debe ser menguar para que él crezca. Nadie que quiera ser grande y famoso le sirve el cristianismo, porque aquí sólo hay uno, que es el más grande y su nombre es sobre todo nombre y ante ese nombre se dobla toda rodilla.

Para poder servir a Dios, nuestra humildad es fundamental, sin corona es que Dios nos puede usar, no hay cristiano con proyección de servicio que sea orgulloso, altivo, arrogante, y soberbio, Cristo es el verdadero ejemplo de un buen servidor.

No olvides que servir no es para altivos, no permitas que la fama haga subir tu ego.

Pastor Alvaro Torres

Deja un comentario