Cuando hablamos de generación, tiene que ver con un grupo de personas que viven influenciados por las mismas costumbres, por las mismas cosas y de alguna manera son influenciados por la misma música o por las tendencias que existen. Hoy hablaremos de una generación que desea la presencia de Dios.

Hoy en día oímos hablar de la Generación X, de la Generación Y, y de muchas otras generaciones.

Hay generaciones que han perdido su identidad, pero en medio de todo eso, también hay una generación que ama a Dios.

Hay una generación que es fiel a Dios, una generación sedienta, una generación que anhela, una generación que desea la presencia de Dios.

Todos en el mundo tenemos necesidades, puede ser la persona más rica o más pobre, algo le está haciendo falta, de alguna cosa tiene necesidad.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

"Te invitamos a que te suscribas a nuestro Canal de Youtube"

El más estudiado, el que vive en la ciudad, como el que vive en el campo tienen necesidad, pero hay necesidad que la puede suplir un trabajo, que la suple el dinero, hay necesidad que la suple un cambio de dirección, un cambio de ciudad, entre otras cosas.

Pero hay una necesidad que solo la puede suplir el Dios todo poderoso en nuestras vidas, esa necesidad es el mover del Espíritu Santo de Dios en medio de la iglesia.

Una generación que desea la presencia de DiosPero es bueno reconocer que tenemos una necesidad, pero que hay uno solo que puede suplirla, no solamente que puede suplirla, sino que quiere suplir esa necesidad.

El Señor dice en su palabra “Si alguno tiene sed, venga a mí y beba”. Si tenemos sed de Dios, hay una fuente inagotable de vida y de poder, esa fuente se llama Cristo Jesús y está entre nosotros.

Jesús de alguna manera compara el Espíritu Santo con el agua, entendiendo que el agua es necesaria e indispensable para la existencia humana.

También te puede interesar: Para qué es el Espíritu Santo.

Si llegásemos a estar en un desierto inhóspito, donde se carece de vegetación y de agua, y nos ofrecen mucho dinero, o bienes materiales, o agua, ¿Qué elegiríamos?

De seguro que elegiríamos el agua, porque el agua en ese momento adquiere más valor que cualquier otra cosa, porque libera, ayuda, alarga, permite que la vida se pueda sustentar.

Este mundo es un desierto, pero en medio de este desierto, también hay una fuente de agua viva, y esa fuente de agua viva se llama Cristo Jesús, por eso es importante que le demos importancia a esa agua viva.

Así que si nos dicen que hay una oportunidad de pecar, decimos ¡NO! porque preferimos beber de esa agua que quita la sed para siempre, porque mejor preferimos a Cristo.

Puedes leer: Cuáles son los tipos de pecados.

En esta generación hay personas que se han alejado de Dios por completo, que le han dado la espalda a Dios, que tienen sed de placer, de fama, de dinero, y consiguen dinero al precio que sea, al cambio de lo que sea.

Pero también en medio de nosotros hay una generación que tiene sed de Dios, que anhela el Espíritu Santo, que está dispuesta a hacer lo que el Espíritu quiera, dispuesta a beber del agua viva, una generación que desea la presencia de Dios

Isaías hay una invitación preciosa “A todos los sedientos, venid a las aguas” hay agua viva, si alguno tiene sed, Jesucristo es el agua viva.

Nuestro deseo debe ser siempre como dijera el salmista “Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía, mi alma tiene sed, sed del Dios vivo”.

Hay negocios familiares que han pasado de generación en generación, pero muchos hijos ya no quieren asumir esos negocios, así que están en crisis aquellos negocios y no solamente negocios, hay algunas iglesias que ya no tienen líderes y son iglesias en crisis.

Hay templos grandes que han sido cerrados, lugares donde ya no quieren seguir trabajando, personas que han perdido el horizonte.

Pero que lo sepa esta generación y la generación venidera, que todavía hay gente con deseos de servirle al Señor, hay gente con deseos de entregar su vida a él.

Te invitamos a que veas la siguiente enseñanza, sabemos que será de benidción para tu vida.

Una generación que desea la presencia de Dios

Pastor: Anilio Moreno

Deja un comentario