Yo estoy sediento – Jorge Elias Simanca

No basta con decir yo tengo sed, a veces no es necesario decirlo, porque cuando alguien está sediento eso se nota, porque se le ve el desespero. Yo estoy sediento.

También te puede interesar: Sed llenos del Espíritu Santo.

La sed es sinónimo de angustia, de desespero y tiene un solo propósito y es ser saciada, sino puede saciarla puedes tomar lo que sea que eso no la satisface.

Lo único que puede satisfacer el alma, es la presencia de Dios, pero solo podrá saciar su sed aquel que de verdad experimente este anhelo, este deseo, ese desespero.

El que tiene sed de Dios no está tranquilo, porque se le nota el desespero.

“Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, Así clama por ti, oh Dios, el alma mía. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo; ¿Cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios?”. Salmos 42:1-2

Deja un comentario