No busques la excusa perfecta

No busques la excusa perfecta

No busques la excusa perfecta

Me pregunto: ¿Qué habría sucedido si Pedro recién lleno del Espíritu Santo, no hubiera predicado y más bien se hubiera puesto solamente a orar? No busques la excusa perfecta.

¿Si la iglesia del Señor, en medio de la amenaza de los gobernantes se hubiera quedado solo con la oración que sacudió los cimientos?

También te puede interesar: El que peca y reza no empata

¿Si el apóstol Pablo se hubiera propuesto solo a orar y no salir a predicar en medio de las amenazas de un pueblo idólatra?

Si, es bueno orar y ser prudentes pero no usemos la oración y la prudencia como excusa para no actuar.

Suscríbete a nuestro Canal de Youtube

Se necesita una generación que ore, pero que también predique con denuedo, valor y poder del Espíritu Santo la palabra de Dios.

Una generación definida y decidida a continuar el trabajo de Jesús quien dio su vida por la verdad.

De nada sirve tener la verdad si nos da miedo expresarla, de nada sirve decir con honra: “Soy la iglesia del Señor” si nadie se entera.

De nada sirve hablar en lenguas si ese poder no llega a los que están necesitados.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

De nada sirve tener muchos miembros en la organización si las que hablan son las piedras.

Que bueno que atendamos al llamado “vuélvete, vuélvete, oh sulamita; vuélvete, vuélvete, y te miraremos. ¿Qué veréis en la sulamita? algo como la reunión de dos campamentos”. Cantares 6:13.

Por: Eduardo Cuadros

Total Page Visits: 292 - Today Page Visits: 1