Tenemos una esperanza viva

Tenemos una esperanza viva

Tenemos una esperanza viva

Siempre en la vida habrán amigos como los de Job, aquellos que le dijeron “¿Qué hiciste?, ¡Tu pecado es grande y tu maldad no tiene fin!”. Hoy desarrollaremos el tema, “Tenemos una esperanza viva.

Bueno, esos mismos aparecen en un fragmento de nuestra existencia, en las mayores agonías e inclusive en cuanto necesitemos más de ellos.

Job, “el justo”, conoció la bondad de Dios a través de su dolor, lo vivió y lo manifestó, “de oídas te había oído, más ahora mis ojos te ven”.

De manera que Dios se ha interesado en depositar en cada uno de nosotros paciencia por la cual debemos considerar la espera como bendición; pues a la final de esta paradoja es lo que más cuesta.

Pedro, nos dice acerca de esto; que alabemos y confiemos en Dios. 1 pedro 1:3-7.

Vea también: Dios nunca deja de ser fiel

Nótese que aquí hay tres puntos que Pedro toma como premisas de su argumento:

  • Misericordioso: Dios es bueno ayer, hoy y mañana.
    No nos paga conforme a nuestros actos, al contrario; por medio de su misericordia nos regala la gracia, aún estando en deuda con él. Salmos 23:6.
  • Resurrección de Jesús: Nos dio vida para tener una esperanza viva.
    Para una herencia incorruptible, por lo tanto, no se puede dañar; incontaminada, así que no se puede contaminar e impurificar; inmarcesible, no se puede tocar. Efesios 2:1-6.
    El adversario puede tocar todo como hizo con Job pero hay algo que el no puede tocar y es nuestra herencia en los cielos.
  • Herencia: No se puede deteriorar, ni dañar; en esa herencia hay restauración, hay esperanza, sanidad; es su misma gloria. Romanos 8:17.

Hay algo que el diablo siempre le ha gustado hacer y es atacar a la creación de Dios, pues sabe él que somos débiles.

Vea también: En la debilidad Dios se hace presente

Por lo tanto, cuando se habla del creyente; se está hablando de principios fundamentales como son:

  • La esperanza
  • La fe
  • El amor, entre otros.

Éstas son las que el diablo persigue mayormente en un cristiano. Por eso, se denota inmediatamente el color de crisis cuando estamos siendo perseguidos por las aflicciones y quizás nos sumergimos en las circunstancias prestadas ajenamente.

Lo que se considera como Blitzkieg (es una palabra alemana que literalmente se puede traducir como “guerra relámpago“), algo que no esperábamos que sucediera en nuestra agenda pero nos toca soportar, esperar y confiar.

Al mismo modo la Biblia nos enseña, que en medio del caos y también del entorno muy desalmado producto de la carnalidad.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Siempre el Señor ha prevalecido, al igual aquellos hombres que han soportado y se han visto envueltos en circunstancias desfavorables, ellos también prevalecen y no sólo eso, sino que permanecen en la fe, la esperanza y el amor. 1 Corintios 13:13.

También te puede interesar: El amor de Dios es sobrenatural

Ahora, cuando Jesús vino a nuestras vidas, nos hizo renacer; no para que estemos dudando, ni descendamos en la crítica, ni en el desánimo; no, él nos hizo renacer para una esperanza viva. 1 pedro 1:3.

Sin embargo, sigue sin ser resuelta una pregunta, ¿Esperanza para qué? Entiendo por medio de lo que escribió el apóstol Pablo a los Romanos, que nosotros los llamados conforme a su propósito, todas las cosas favorecen a nuestro bien. Romanos 8:28.

Esto indica, que habrá momentos donde pareciera que no hallaremos esperanza pero él dice, que todo ayuda a bien, aún en la crisis nos será contado como avance porque estamos siendo pacientes y creyendo a lo que él ha declarado.

También te puede interesar: El desespero, un sentimiento mortal

Esperanza, que donde fuimos vencidos en el pasado tendremos victoria en el futuro, de manera que: “El creyente que tiene a Jesús en su corazón, no tiene quejas en sus labios, el creyente que tiene a Jesús en su corazón, tiene una palabra de esperanza”.

“La fe no niega la realidad, la fe la cambia”.

Hoy nosotros también vivimos en esa esperanza, la cual no se queda en la tierra como promesa, sino también, que supera todo conocimiento casual que cualquier ser humano pueda tener y es la que Pablo hace mención.

Cuando le escribe la carta a Tito; sobre aquella esperanza que guardamos y anhelamos, la manifestación en gloria de nuestro Señor Jesucristo. Tito 2:13.

Suscríbete a nuestro Canal de Youtube

El libro de los Hechos narra un suceso muy llamativo, donde se ven envueltos dos predicadores del evangelio Pablo y Silas.

Relata, que en la cárcel de Filipo en medio de la dificultad y necesidad, ellos cantaban himnos, no quejándose de su labor como cristiano.

Aun cuando todo se vea difícil, mañana estará mejor; esa debe ser la esperanza que nos identifique como verdaderos creyentes; por ahí dicen, que entre más oscurece es porque va a amanecer.

El creyente que perdió la fe y la esperanza, inmediatamente huye, es conformista, el que tiene esperanza, alaba a Dios; como hicieron Pablo y Silas; como hizo Job, sea el nombre de Jehová bendito, aunque hoy estés mal; yo sé que mañana estará mejor, esto se traduce en esperanza.

Vea también: Cuando la dificultad nos llega

En cuanto al enemigo le queda poco tiempo, él lo sabe. Dios ha estado preparando a una juventud con principios, ha estado levantando líderes con denuedo, que para seguir avanzando han tenido que proclamar victoria en medio de las crisis.

Jesús es nuestra esperanza, siempre lo ha sido y él se nos ha revelado para que creamos que en él hay y somos galardonados por buscarle con fe. Hebreos 11:6.

Si renacimos en Jesús es para tener esperanza, no permitamos que lo que se ve ahora o lo que el adversario haga nos llene de duda para conquistar lo que Dios hará mañana.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

El versículo 7 de 1 Pedro 1. Hace que nos preguntemos algo bien profundo, ¿Por qué? Y ¿Para qué será que deben suceder estas cosas?

Pues, Pedro nos compara como el oro y este no se prueba con hielo, con martillo, con luz negra led; no, éste se prueba con fuego porque ahí es refinado.

Así sucede con la fe de nosotros, el fuego refina nuestra fe, nos saca las dudas, refina nuestra esperanza para que después de eso quedemos mejor preparados y estar de pie ante las corrientes de este mundo.

Vea también: Pasos para avanzar en la vida cristiana

Por lo pronto, perseveremos en lo que nos corresponde como hijos, sabiendo que nuestra esperanza es viva porque él vive.

Dios en nuestra debilidad y escasez no nos da las fuerzas innecesarias para soportar las circunstancias, él nos da conforme a nuestra necesidad, él las suple. Filipenses 4:19.

Así que también la fe de nosotros, que realmente vale mucho, más que el oro, al ser acrisolada por las diversas pruebas demostrará que es digna de aprobación, gloria y honor cuando Jesucristo se deje ver.

Por: Andrés Bonza

Total Page Visits: 1433 - Today Page Visits: 3