Dios es el único ser que tiene la facultad de estar en cada corazón al mismo tiempo si él lo desea, porque para él no hay limitantes, así que aunque no lo veas, él está ahí.

El Señor siendo Dios puede hacer lo que quiere, porque él es Dios.

Narra la Biblia la historia de una mujer y un conflicto familiar.

Abraham el hombre que Dios llamó, Dios le prometió un hijo, aunque ya estaba avanzados de edad.

También te puede interesar: La simiente de Abraham

Esto era imposible para Sara, entonces Sara habló con Abraham para que se llegase a Agar y tuvieran un hijo para luego criarlo.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

[wysija_form id=”1″]

Pero cuando llegó el tiempo de Dios, ya siendo Sara y Abraham ancianos, nace Isaac y comienzan los conflictos familiares, porque el hijo de Agar se burlaba de Isaac (el hijo de Sara).

A veces queremos solucionar los problemas acuesta de los perjuicios de los demás.

Consideremos cuál sería la situación de Abraham de dejar ir a su hijo, que al mismo tiempo comienza una situación difícil para Agar, divagando en el desierto de Beersaba.

En el desierto nada es fácil, vientos y mucho frío, lleno de animales salvajes, soledad, entre otros.

Una situación difícil para Agar, sin a quien acudir, esclava egipcia sin ningún derecho.

Te recomendamos leer: Hay que ser muy valiente.

¿Qué futuro hay en el desierto para una mujer sola?

A veces vivimos situaciones difíciles donde no sabemos qué hacer y tomamos decisiones que no nos benefician.

Vemos a Agar sin agua y sin comida en el desierto y con su hijo a punto de perecer, era un dolor muy grande para esta madre.

Y llega ese momento crítico y ubica a su niño dejándolo a la distancia, porque no quería ver que su hijo muriera.

Pero el niño lloró y Dios escuchó su clamor.

Dios tuvo misericordia de ellos y extendió su mano, enviando a su ángel y Agar tomó al niño y le dijo levántate y vio una fuente y corrió.

A veces se nos nubla la vista y no vemos la misericordia de Dios, pero él prometió estar con nosotros todos los días y lo va a cumplir.

Te puede interesar: No temas joven.

Aunque no lo veas él está ahí a tu lado, sigue esperando en el Señor, a veces no es fácil esperar en él, pero tiene una ventaja grande.

Aunque no lo veas

“Los que esperan en él jamás serán avergonzados”. Isaías 49:23.

No negocies el evangelio con nadie, mejor espera en Dios.

“Te invitamos a que te suscribas a nuestro Canal de Youtube

Aunque no lo veas, él está ahí

Por: Agusto Maestre