Mi familia una empresa divina

0
1951
Mi familia una empresa divina

Mi familia una empresa divina

Dios está interesado en traer bendición a nuestro hogar, muchos creen que el dinero, buena economía, y cosas materiales  los haría felices, pero se equivocan, es por eso, que en esta ocasión abordaremos el tema: mi familia una empresa divina.

“Con sabiduría se edificará la casa, y con prudencia se afirmará; y con ciencia se llenarán las cámaras de todo bien preciado y agradable” Proverbios 24:3-4.

Pidámosle a Dios que nos ayude a valorar la familia, entendamos que, si hay alegría en nuestro hogar, aunque escaseen otras cosas.

Si Dios está en nuestra casa hay felicidad, bienestar, salud emocional, gracia de Cristo y tener eso es tenerlo todo.

Para que Cristo sea realidad en nuestros hijos primero debe ser realidad en nosotros los padres.

Necesitamos hacer un pare, no debe haber más divorcios en la iglesia, ni infidelidad, ni pecado en matrimonios.

También te puede interesar: Cómo ser un buen padre de familia

Esta iglesia necesita al rey de reyes dentro de las familias y en cada uno de los integrantes de ella.

Saquemos toda infidelidad y pecado, necesitamos que Jesucristo todos los días se incruste en el corazón de nosotros, que habite en cada habitación, en cada rincón de nuestra casa.

Que cada uno de nosotros doga hoy, mi familia una empresa divina.

Al decir mi familia una empresa divina, debemos quitar o no mirarlo desde un punto de vista económico o material, sino una gran empresa divina establecida por Dios.

Dios nos ha dado la confianza de poder tener familia, Dios no delega nada en quien no confíe, si Dios te regaló un hogar y una familia es porque confía en ti.

El nos ha dado la capacidad y las herramientas para tener y administrar bien nuestro hogar, valoremos el lugar donde Dios nos ha puesto.

Dios, familia e iglesia, así debe ser el orden.

La Biblia menciona que Noé fue un campeón porque sirvió por muchos años y se ganó a su familia.

Necesitamos entender que nuestra familia es una gran empresa, todo colaboramos, producimos y laboramos por y para un mismo propósito, para alcanzar un mismo fin.

También te puede interesar: La familia es un tesoro valioso

Esta gran empresa es una casa que debe estar compuesta por muchas cosas:

  • Cimientos

Tenemos un constructor, nuestro arquitecto es Dios, y debemos recordar aquel hombre que edifico su casa sobre la arena y se vino todo abajo.

Nuestra base es hecha sobre la roca y esa roca es Jesús, lo agradable de esta base es que es inconmovible.

Si el fundamento en tu hogar es el dinero se vendrá abajo, si son las apariencias se vendrá abajo, si son otras cosas tarde o temprano se vendrá abajo, pero si es Jesús tu casa y hogar permanecerán.

Si el matrimonio está puesto en bases de intereses, no durará, porque quien debe ser el primer interés no es visto de esa manera.

Jesús debe ser el primero en todo lo que nuestra empresa divina haga, no importa si algo mas falta; si él está, es suficiente.

Es necesario que en nuestros hogares huela a Cristo, y esto se nota cuando hay paz y alegría en el hogar. Cristo en todo tiene que ser la base.

  • Columnas

Estas tienen una particularidad, deben estar todas iguales, si alguna tiene una estructura más alta o más baja, no está bien edificada.

Necesitamos que las columnas estén bien estructuradas, es decir deben tener:

  • Comprensión
  • Responsabilidad
  • Disciplina

Cada uno de estos anteriores puntos son de gran importancia, pero también en las casas debe haber muros.

También te puede interesar: Fortaleciendo nuestras familias

  • Muros

El muro es la fe y la oración.

Donde se ora Dios hace cosas extraordinarias, tu puedes cuidar a tus hijos cuando están en casa.

Pero necesitamos alguien que los cuide en la escuela, en la universidad, en el trabajo, con sus amigos, incluso cuando están solos, y el único que puede hacerlo es Dios.

El poderoso gigante está dispuesto a cuidar y defendernos de cualquier dardo del enemigo.

Por último, está el techo.

  • Techo

Tiene el ingrediente más lindo, y es el amor.

Seguramente al casarte en tu juventud, tu pareja se veía muy bien, pero con el paso de los años quizá su piel ha cambiado y su cuerpo también, pero se debe seguir amando más que el primer día.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Qué lindo cuando hay amor en un hogar, este es mas fuerte que hasta la muerte.

Hay quienes muchas veces demuestran amor en la iglesia, a amigos y demás, pero en su casa son muy toscos y fuertes, recordemos que primero Dios, luego nuestra familia y luego la iglesia.

La Biblia nos habla de la roca, y no es fácil tener un hogar, somos seres humanos en ocasiones la convivencia puede hacerse compleja, pero podemos pedir en todo ayuda a Dios y el responderá.

Nuestro compromiso mas grade es con el Señor Jesús, él nos entregó esta responsabilidad y recordemos que debemos creer y decir con seguridad: Mi familia una empresa divina.

Cada uno de los integrantes de la familia debe entender que su mayor compromiso es con Dios, por encima de la cabeza de la casa esta nuestro rey, él es la principal cabeza.

En la jerarquía de Dios para la familia, él se encuentra como principal cabeza y roca, luego la cabeza que es el padre, seguido la madre y por último los hijos.

También te puede interesar: Vivir en familia pero vivir bien

Así lo constituyó Dios, ese es el orden y si deseamos que todo marche bien en el hogar, ese orden se debe cumplir, nadie debe ocupar un lugar que no le corresponde, ni subirse, ni bajarse.

Y los padres deben entender que la autoridad se debe saber manejar y los hijos deben ocupar su lugar de obediencia.

Nuestro compromiso es primeramente con Dios, tenemos el recurso mas grade y es la ayuda divina, echemos mano de ello.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Algo que cada padre debe tener muy presente, es que los hijos son prestados, lo natural es tener hijos, que estos crezcan, se realicen y abandonen el nido, para formar un nuevo hogar, la Biblia es nuestro manual, ahí podemos encontrar todo.

No solo es criar, sino formar, para que mañana mas tarde el futuro de ese niño o niña convertidos en adultos, sea el mejor.

En medio de la formación está la corrección, y es fundamental, así como Dios nos corrige, a los hijos también corregirlos y enseñarlos con el ejemplo.

También te puede interesar: El mal genio en las familias

Muchas veces la corrección es con vara, pegamos con mal genio, pero recordemos que debemos hacer esta corrección con sabiduría, porque es importante que en la casa “no se ponga el sol sobre vuestro enojo” Efesios 4:26.

Pidamos sabiduría a Dios en todo, nosotros somos administradores de todo lo que él nos da, solo él puede llenarnos de sabiduría y amor para que cada punto abordado el día hoy de frutos.

Sigamos dando a Dios el primer lugar en nuestra casa, para así poder decir: mi familia una empresa divina.

Por: Elías Zúñiga 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.