Nada que no me cueste para Dios – Humberto Meneses

No pongas a orar a tu mamá cuando vayas a salir o necesites un trabajo, más bien levántate mas temprano y ora TU, “Que te cueste”. No esperes sacar el sermón cunado llegues a predicar, mas bien sácale antes “Que te cueste”. Si sacamos tiempo para Dios tendremos siempre garantizada la victoria. Nada que no me cueste para Dios – Humberto Meneses.

También te puede interesar: Cuidado con lo que has recibido

“Después que David hubo censado al pueblo, le pesó en su corazón; y dijo David a Jehová: Yo he pecado gravemente por haber hecho esto; mas ahora, oh Jehová, te ruego que quites el pecado de tu siervo, porque yo he hecho muy neciamente”. 2 Samuel 24:10.

Deja un comentario