Nuestro Dios es Dios de pactos, aunque el mundo está perdido y el hombre se ha desviado de Dios, sí ha habido y hay todavía (aunque pocos) hombres que pactan con Dios, que hemos hecho pacto con Dios.

Aunque dice la Biblia “Sea Dios veraz y todo hombre mentiroso” sin embargo, miramos en la historia, que han habido hombres que han hecho pacto con Dios.

Te recomendamos leer: La persona convertida da frutos.

Dios jamás se olvida del pacto que hizo, porque él es Dios de pactos, y hay un verso que dice que: “Aunque el hombre permanezca infiel, el Señor sigue siendo fiel”.

Ese es el Dios que predicamos, el Dios fiel, que cuando se compromete cumple por encima de las cosas “porque Yo Jehová no cambio” dice su palabra.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Él no cambia, aunque nosotros seamos infieles, él permanece fiel, porque él no puede negarse a sí mismo, es Dios de pactos.

Él nos enseña a nosotros a ser hombres de pacto, a ser fieles en lo dicho.

Hay más de uno que ha hecho personalmente pacto con Dios en el altar, hasta con lágrimas.

A nosotros nadie nos dijo que hiciéramos pacto con Dios, nosotros lo hemos hecho con lloro, le dijimos que le seguiríamos hasta el final, adiós maldad, adiós al mundo y a los pecados.

También te puede interesar: Nunca camines solo.

Eso tiene peso, eso es respetable, eso lo respeta el diablo.

Cuando uno se compromete con Dios con lágrimas, el diablo ahí no se puede meter, porque cuando una persona se compromete con Dios eso es grande.

Los hombres tenemos fama de cambiantes, que hoy somos una cosa y mañana otra, sin embargo, muchos de nosotros hemos hecho pacto con Dios, así nos muramos.

Si hicimos un pacto con Dios, ¿Cómo es posible que se nos va a olvidar mañana?

Es que esto no se olvida, esto quedó grabado con sangre y con lágrimas.

No es posible que mañana nos vayamos para la cantina, para otra iglesia religiosa o con cualquier grupo por ahí y se nos olvida que hicimos un pacto fue con Dios.

Entendamos que Dios es un Dios de pacto, pueden pasar siglos y milenios y él estará en pie, para las generaciones que sean necesarias.

Algunas personas ponen en duda las promesas de Dios, diciendo: “Desde que Jesús está viniendo y nada que llega”, pero no lo ponga en duda, porque de que viene viene.

Nuestro Dios es Dios de pactosHubo un hecho que ha sucedido a vista de todas las naciones, que fue nuevamente la conformación de Israel como nación.

Sabemos que setenta años después que Cristo vino, como estado, como nación, Israel desapareció de la lista de las naciones.

De ahí en adelante los judíos vivieron con colonias por los países, sufridos, maltratados, y se acabó la nación de Israel.

También te puede interesar: La gran tribulación castigo para Israel.

Nadie creía que volviera a existir la nación de Israel, la ponían en duda los libres pensadores, la alta crítica se encargaba de desvirtuar la palabra de Dios.

Casi dos mil años ¿Quién creía que la promesa de Dios estaría en pie? pero lo estaba.

En 1948, eso no hace tanto, dieron el grito de libertad e independencia las autoridades judías, declarándose como una nación en el concierto de las naciones de la tierra y se regó por todo el mundo que volvía a haber un estado en el mundo que se llamara Israel.

Eso quiere decir que las promesas de Dios, aunque ya la gente no las vea cumplir y crean que es mentira, en algún momento de la historia se cumple.

El tiempo de Dios es muy diferente al tiempo de nosotros, entonces, en algún momento se cumple la promesa, porque el pacto de Dios se cumple porque se cumple.

Amplía más sobre este tema, viendo la siguiente enseñanza, será de alimento para tu alma.

Te recomendamos leer: Estamos viviendo tiempos de gloria.

"Te invitamos a que te suscribas a nuestro Canal de Youtube"

Nuestro Dios es Dios de pactos

Pastor: Clodomiro Lobo

Deja un comentario