Podríamos hacer nuestros cultos sin luz, sin sonido, sin bancas, sin techo, pero un culto sin el Espíritu Santo no es culto, por eso nuestra petición a diario debe ser: Dios no guardes silencio.

Cuando el Espíritu Santo baja, nuestra profesión queda pequeña, nuestro conocimiento deja de existir.

Por encima de la homiletica y la hermeneutica debe estar la unción fresca, el aceite que da la sustancia y el sabor.

El silencio de Dios es confusión para los hombres, si Dios no hablara no existiéramos, porque por su palabra fueron creadas todas las cosas.

Lamentablemente la gente quiere que los pastores traigan un mensaje pre-fabricado y que no se les diga nada, pero nuestra petición debe ser: Dios no guardes silencio, dime todo lo que tengas que decirme.

Dios no guardes silencio

Dios nunca estará quieto, porque el poder de Dios viene por medio de su palabra al pueblo.

Si quieres sentir el poder del Espíritu Santo, primero debes oír la voz de Dios, porque oyendo la palabra de Dios, llegará el mover de su gloria.

A veces nos dejamos llevar por la emociones, pero esas emociones son vanas, nosotros debemos tener una verdadera experiencia, que transforma, regenera, restaura, hace nueva criatura.

Estamos en el tiempo donde debemos buscar los buenos pastos, la verdadera comida espiritual, donde Dios me hable de verdad, directamente al corazón y donde no haga silencio.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

No se deje llevar de cualquiera que anda por allí con Biblia predicando cualquier cosa, busca la verdad de Dios.

Necesitamos una vida de altura, necesitamos caminar distinto, hablar distinto, mostrar unos frutos de los que comúnmente mostramos.

Estamos en el momento donde muchos personajes bíblicos desearon vivir, por eso debemos aprovecharlos al máximo.

Necesitamos que nuestros cultos tengan el sabor pentecostal, se necesita una iglesia que antes que inicie el culto, haya un clamor, un gemir de su parte.

Nuestra preocupación debe ser siempre que Dios no se quede quieto en nuestra vida, que él siempre se esté moviendo en nosotros.

Si es de tu interés éste tema, y deseas ampliarlo un poco más, te invitamos a que veas la siguiente enseñanza, que será de mucha bendición para tu vida.

"Te invitamos a que te suscribas a nuestro Canal de Youtube"

Dios no guardes silencio

Pastor: Adriano Mier

Deja un comentario