Acerquémonos a Dios contemplaremos su gloria

0
2035

Acerquémonos a Dios contemplaremos su gloria

Si nos acerquémonos a Dios contemplaremos su gloria; a Dios no se le puede contemplar solamente de lejos, es importante acercarnos a él, pero no cualquiera se puede acercar a la presencia de Dios.

De acuerdo con el significado etimológico, “acercar” tiene que ver con reducir la distancia entre una cosa y otra.

Cuando estamos hablando con alguien y la persona está un poco lejos, por lo general decimos: “no escucho bien, acércate” y a medida que nos vamos acercando, se va escuchando con mayor claridad.

También te pude interesar: Un arrepentimiento verdadero

Es importante acercarnos a la presencia de Dios para poder contemplar su gloria y hermosura; pero surge una pregunta:

¿Quiénes se pueden acercar a la presencia de Dios?

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Hebreos dice que para acercarse a la presencia de Dios hay que tener un corazón sincero, sin hipocresía.

Pero los hombres somos dados a la hipocresía y nos engañamos entre nosotros mismos, teniendo falsas apariencias ante los demás, pero Dios conoce y sabe todo.

También te puede interesar: El corazón de los jóvenes

También señala que debemos tener un corazón puro, limpio de mala conciencia; Dios no pide de nosotros otra cosa diferente a nuestro corazón.

Bien dice “Dame, hijo mío, tu corazón, y miren tus ojos por mis caminos”.

Dios quiere que le demos nuestro corazón, pero…

¿Cómo está ese corazón que pide Dios?

Tal vez lleno de odio, amargura, resentimiento, celos e incluso envidia.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Sabemos que el corazón es el centro de las emociones y los sentimientos del hombre, y ahí es donde se recarga todo lo bueno y lo malo que estamos haciendo.

Es por esto también que el corazón muchas veces se bloquea, todo por tanta cosa inmunda que pasa por nuestra mente.

Nos podemos pelar las rodillas y nos podemos reventar las gargantas glorificando a Dios, pero allí no se manifestará su gloria, hasta que no limpiemos nuestro corazón.

Te recomendamos: Estamos viviendo tiempos de gloria

El único que habita en la inmundicia es el diablo, a él le gusta la oscuridad y la inmundicia; pero Dios es santo, él habita en la santidad, de manera que para habitar junto a él, hay que estar en este estado.

Para acercarnos a la presencia de Dios hay que estar santificados

En Éxodo dice “Y Jehová dijo a Moisés: ve al pueblo y santifícalo hoy, y mañana, y laven sus vestidos y estén preparados para el día tercero”.

Este proceso era para que ellos se pudieran acercar a la presencia de Dios, porque él se iba a manifestar a ellos.

Cabe recordar que el que santifica es el Señor Jesucristo, pero es necesario reconocer la condición en la que estamos.

Para que Él pueda obrar, nuestra vida cambie y así agradarle, esto con el fin de poder acercarnos a Dios.

Te recomendamos leer: Los momentos solos con el Señor

Podemos engañar a nuestros padres, al esposo, esposa, pastor, a cualquier persona, pero a Dios no, Él no puede ser burlado.

Para que Dios pueda derramarse en nuestros corazones, se hace necesario que haya sinceridad en nuestra vida.

¡Acerquémonos a Dios!

Es importante que nos acerquémonos a Dios, pero no cualquiera puede hacerlo, ya que se hace necesario tener un corazón sincero, que es lo que Dios nos pide.

Pero lastimosamente ese corazón que Dios quiere de nosotros, está lleno de odio, amargura, resentimiento, celos e incluso envidia; así es imposible acercarnos a Dios.

Pastor: Eimer Lucumi

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.