Cómo vivir un evangelio verdadero

0
142
Cómo vivir un evangelio verdadero

Cómo vivir un evangelio verdadero

Existen millones de personas en el mundo, diferentes razas, costumbres, culturas e idiomas. Hablaremos sobre: “Cómo vivir un evangelio verdadero”.

Pero aun así Dios tiene la capacidad y autoridad para hablarnos a cada uno de nosotros, porque él habla directamente con sus hijos.

Juan, el último de los apóstoles, el viejito Juan, era un anciano de 120 años, pero las crueldades de los emperadores de su entonces enemigos del evangelio querían desaparecerlo, pero no podían ya que Juan era el apóstol del amor.

Era una persona humilde que se la llevaba muy bien con toda la población, no tenía contiendas.

Aun así, los emperadores buscaban la manera de buscarle fallas a este hombre, pero como no pudieron, Juan fue expulsado de su ciudad.

Juan, era un hombre sereno, que a pesar de todas las adversidades por las que pasaba solo decía “Amaos unos a otros”.

Este hombre fue llevado a la isla de Patmos por orden de este cruel emperador, a una isla donde no había habitantes, sino depredadores.

Aves de rapiña con el fin de quitar ese mensaje de amor que llevaba, no aceptaban a ese humilde viejito.

Un humilde anciano en medio de un lugar quizás tenebroso, no tenía angustia alguna, como sabemos era un hombre muy sereno, él solo estaba a la espera de que iba a pasar en ese lugar donde se encontraba.

Pero llegó el día en que sucede un hermoso encuentro, con el Dios de los cielos, Juan en medio de esa situación y ese lugar escuchó una voz que le decía “Yo soy el alfa y la omega, el primero y el ultimo”.

Verdaderamente Juan solo esperaba la muerte o que algún animal se lo tragara, pero él con lo calmado y sereno que era, no protestaba solo esperaba.

Cuando caminamos con Dios, por muy duras que sean las pruebas, por muy grande que sea el problema vivimos bajo la voluntad de Dios y su espíritu nos guía.

Este hombre se encontraba en el espíritu, por lo cual pudo escuchar la voz del Señor, Dios le da una revelación que todos conocemos; el mensaje para las 7 iglesias y todo lo que iba a suceder.

Y le dice el Señor a Juan que mire al cielo y este le obedece, Juan levanta su cabeza, vio una puerta abierta y se trasladó al cielo como un éxtasis, allá estaba en el cielo viendo todo lo que iba a suceder.

Y es aquí donde el texto hace referencia a la adoración celestial, y es que a muchos cristianos no les gusta adorar a Dios y puede darse por dos motivos muy peligrosos:

  • El complejo de superioridad
  • El complejo de inferioridad

A algunos no les gusta porque están bien presentados, preparados, son ricos y ven que hacen muchos escándalos, y es que cuando reciben el Espíritu Santo gritan, y piensan como algunas iglesias que recibirlo es opcional.

Es decir, el que desea recibirlo lo hace y el que no, no.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Cómo vivir un evangelio verdadero.

La iglesia del Señor no se ha sostenido porque hace unos cursillos para ser grandes predicadores.

Gracias a Dios porque hoy hay instituto bíblico, gracias a Dios porque hoy hay universitarios.

Pero aquí a esta iglesia lo que la ha sostenido, lo que la ha hecho y permitido mover por el mundo es el Espíritu Santo y esto no lo podemos dejar.

Existen otro tipo de cristiano que cuando llegan a cierta a edad, creen que su adoración debe cambiar.

Porque piensan que adorar a Dios con pasión y fervor es tumbar bancas, brincar y gritar “y ya no estoy para eso”.

Es muy fácil pensar que su adoración no puede ser igual a la de un joven o que quizás a cierta edad nuestra adoración debe cambiar.

Pero usted puede ser un joven, anciano, gerente de un banco, universitario, que cuando el Espíritu Santo lo toca, lo mueve porque lo mueve.

Porque usted es un pedazo de tierra y la Biblia dice, que “a su presencia tiembla la tierra”.

Nadie, absolutamente nadie se puede contener ante la presencia del Señor, los títulos nunca serán mayores que el poder del Espíritu Santo.

Juan, cuando ve los 4 seres vivientes y los 24 ancianos, se queda asombrado.

Estos últimos estaban relucientes, poderosos, cada uno se había ganado su lugar, y portaban una corona, eran reyes.

Cuando Juan ve ese libro dice el texto que lloraba porque nadie podía abrirlo, y mucho menos quitarle los sellos que tenía.

Juan, lleno del poder de Dios y de mucho conocimiento lloraba, pero escuchó una voz que le decía.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Cómo vivir un evangelio verdadero.

Es que tu estas buscando donde no debe ser ¿no ves que del otro lado está el león de la tribu de Judá el único que puede abrirlo?

Él es digno, cuando este cordero va y toma el libro, le quita sus sellos y abre sus páginas es cuando todos reconocen que este es el cordero de Dios que quita el pecado del hombre

Y alguien decía, Jesucristo es Dios o le robó la gloria a Dios porque Dios no le da su gloria a nadie.

Los hijos de Dios no reciben ninguna adoración, ninguno merece mayor tributo que Dios.

A veces como seres humanos nos agobiamos del problema, de la situación que estamos atravesando, de la enfermedad.

Olvidando que desde el día que aceptamos a Cristo en nuestro corazón, le entregamos por completo nuestra vida.

Dios es quien dirige nuestros pasos, y su voluntad es buena, agradable y perfecta, debemos reconocer y saber quién es Dios.

No olvidando que el Espíritu Santo está en nosotros, es el poder que Dios obrando en nuestras vidas.

Recuerda no importa el problema, la enfermedad o la edad, como cristianos debemos vivir humillados ante la presencia del rey, buscando cada día poder honrarle servirle y adorarle.

Que tu adoración no dependa de un estado de ánimo, que tu adoración no dependa del momento en que estas bien.

Debemos vivir una vida consagrada a él, a nuestro único y sabio Dios, quien merece la gloria, la honra y el poder.

Pastor: Gerardo Murillo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.