Hay cosas que con el tiempo se van volviendo obsoletas y regularmente uno habla con la gente de antaño y siempre dicen: “Las cosas de hace años eran las buenas”, pero: El Espíritu Santo no pasa de moda.

Por lo general, van quedándose en el tiempo, pero uno sigue con el pensamiento de atrás; hoy nos ubicaremos en el pensamiento actual, porque “Las cosas viejas pasaron he aquí todas son hechas nuevas”.

Aunque las cosas las van modificando y se van actualizando, hay bases sustanciales que no se cambian, porque el cambiar la base sería fatal.

La iglesia ha evolucionado porque lógicamente la iglesia no se va a quedar en el tiempo, pero hay cosas que no son modificables, ni tampoco son negociables.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Lentamente hemos ido dando unos cambios, unos para bien, otros no son tan buenos, pero igual hay algo que es inmodificable y es la presencia de Dios, la llenura del Espíritu Santo.

También el poder hablar en nuevas lenguas, eso ha identificado la iglesia por todas las épocas, teniendo en cuenta siempre que: El Espíritu Santo no pasa de moda.

Si usted se lee Una historia que no termina, se dará cuenta que lo que más se habla allí es de los eventos donde la gloria de Dios ha fluido y eso no puede cambiar en este tiempo.

Puede que tengamos mejores músicos, mejores instrumentos, mejores templos, mejores oradores, pero esto no se mueve por eso, esto se mueve porque todavía hay unción del Espíritu Santo.

Para los antiguos fue de vital importancia contar con la unción, la Biblia enseña que el Señor mismo es él que habla y diseña el aceite de la santa unción para consagrar todo lo que él quería para él.

Es decir, que esto no es un invento de Moisés, ni de Aarón, esto fue un diseño de Dios.

En el Antiguo Testamento hay algunos teólogos contemporáneos que tienden a desaparecer, porque es el Antiguo Pacto, pero hay que tener cuidado porque la Biblia dice que todo lo que vivieron allá era imagen de lo que venía.

Por ende, hay una conexión entre el Antiguo y Nuevo Testamento. Por eso cuando el etíope leía la Biblia estaba leyendo el Antiguo Testamento, Felipe le empezó a predicar desde esa escritura porque él le dice:

“¿Entiendes lo que lees? Y él dice: ¿cómo?, si no hay quién me explique”, y le empezó a hablar desde Isaías 53.

Entonces, hay cosas que se van modificando sin darnos cuenta y no nos podemos quedar tranquilos porque El Espíritu Santo no pasa de moda.

Ya hoy se dice que no hay que recibir el Espíritu Santo y hay gente que está tranquila, pero, hermanos si no hay Espíritu Santo apague y vámonos, porque esto todavía es real por el fluir de la gloria de Dios.

Lo que nos diferencia a otras congregaciones es eso, porque los salones de ellos son hasta más bonitos que los de nosotros, donde las personas se pueden sentir en un ambiente agradable.

Las canciones son las mismas y hablan de la Biblia, pero eso es puro discurso, pura superación personal, lo que ellos no tienen es lo que esta iglesia tiene, por eso no podemos descuidar la unción de Dios: El Espíritu Santo no pasa de moda.

“Aceite para el alumbrado, especias para el aceite de la unción y para el incienso aromático”. Éxodo 25:6, es decir, que desde allá viene el aceite de la unción.

 “Luego tomarás el aceite de la unción, y lo derramarás sobre su cabeza, y le ungirás”, es que cuando uno llegó al Señor, no le dejaban servir sin recibir el Espíritu Santo, eso era vital.

Hoy en día como el hermano tiene forma, pongámoslo porque si no se va, y está entrando gente a ministrar sin la unción del Espíritu Santo, pero el que quiera servir a Dios hoy, va a tener que ser ungido con el aceite de la santa unción.

Lo que nos hace diferente al mundo es la unción.

El Señor mismo es el que da los componentes del aceite de la unción, el Espíritu Santo no viene por el predicador, ni por un coro en especial que cantemos, ni porque alguien le diga al oído diga ¡aleluya!

No hay una formula bíblica para eso, lo que si podemos decir es que él es el que bautiza con Espíritu Santo y fuego.

Las formas administrativas cambian, evolucionan de acuerdo a los contextos, pero el fondo espiritual no debe cambiar jamás.

Que no nos vengan a decir ahora que ya no hay uno sino dos, que el bautismo puede ser de cualquier manera, que el Espíritu Santo pasó de moda ¡No!

¡Hechos 2:38 está más vigente que nunca!

“Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados y recibiréis el don del Espíritu Santo”.

 Porque para vosotros es la promesa y para vuestros hijos y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare”.

En la antigüedad solo tres grupos especiales tenían derecho a la unción, no era para todo el mundo era para reyes, profetas y sacerdotes, los que ejercían ministerios especiales, es decir, que el resto no tenía derecho a la unción.

Alguien de pronto hoy está viviendo su propia cueva, su propia crisis, no siente a Dios, entregó el cargo o se está muriendo en el calabozo, pero bendito sea Dios que te ama tanto y te dice: El Espíritu Santo no pasa de moda.

Suscríbete a nuestro Canal de Youtube

No te va a acabar la adversidad, ni el mal tiempo, todavía hay unción para ti.

El profeta Elías es un hombre de Dios, un hombre de experiencias especiales, pero como nadie es eterno sino Cristo, Elías tiene que irse.

Pero hay un hombre que le viene haciendo el seguimiento y le da la oportunidad de pedir lo que quiera, pero él dice: “¿Sabe que quiero yo? Una doble porción del Espíritu que hay en ti”.

Qué bueno que ese sea el anhelo de la iglesia, las peticiones nuestras han cambiado, ahora es que mi casa, que mi carro, que mi hija, que todo, pero nadie pasa una petición diciendo que quiere ser lleno del Espíritu Santo.

El Espíritu Santo no pasa de modaPorque parece que no nos interesa, que es irrelevante, pero en este siglo XXI con tanto pecado y maldad y todo lo que está aconteciendo, lo que nos va a sostener vivos es la unción del Espíritu Santo, solo eso nos sostendrá vivos.

Necesitamos líderes, pastores llenos del Espíritu Santo, ministerios bajo la influencia del Espíritu Santo, sí, hay bonitas voces, bonitos mensajes, buenos evangelistas, pero a eso anéxele la unción, necesitamos volver al mover de Dios.

El Espíritu Santo no pasa de moda.

Te puede interesar: Cómo ser instrumentos de Dios

Hoy es imposible ministrar, servir sin el Espíritu Santo, todo aquel que se atreva a hacerlo solo será un destello de conocimiento o una manifestación propia de su talento, pero no contará con el respaldo y la aprobación que viene de Dios.

Recordemos que estamos desarrollando el tema: El Espíritu Santo no pasa de moda.

La unción no es negocio, pero aquel que se proponga meterse en Dios y a pedir unción el Señor lo bautiza, esto es tan importante que Jesús habló del Espíritu Santo antes de su muerte.

Habló del Espíritu Santo apenas resucitó y habló del Espíritu Santo antes de ascender al cielo, lo que significa que, en las tres etapas el Señor habló de la necesidad de recibir el Espíritu Santo.

También puedes leer: Para qué es el Espíritu Santo.

“Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra”.

El profeta Joel dice “En los postreros días dice Dios derramaré de mi Espíritu sobre toda carne”.

Dios empieza un tratamiento con los apóstoles y les dice: “Es necesario que yo me vaya para que el consolador venga, ustedes se van a quedar en Jerusalén hasta que sean investidos con poder de lo alto y van a recibir poder”.

Pero, ¿Cómo será?

Juan el bautista cuando ve a Jesús dice:

  • “He aquí el cordero de Dios que quita el pecado del mundo”.
  • “Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento, pero el que viene tras mí cuyo calzado no soy digno de desatar, él os bautizara con Espíritu Santo y fuego”, o sea que el que bautiza con Espíritu Santo es Jesús.

¡Mucho cuidado con la teología moderna!

En muchos lugares ya no se puede pronunciar el nombre Jehová y por ahí ya alguno anda diciendo que cuidado con pronunciar el nombre Jesús que porque la S final no aparece en los originales.

Según, que por eso Pedro dijo “En el nombre Jesucristo”, mucho cuidado con la teología moderna y mucho cuidado con los teólogos que hoy están hablando que eso de hablar en lenguas es un emocionalismo.

Llámelo como quiera, pero la iglesia seguirá creyendo que es necesario recibir el Espíritu Santo y hablar en nuevas lenguas según el Espíritu Santo dé que hable, porque: El Espíritu Santo no pasa de moda.

Pablo está predicando y encontró a ciertos discípulos y le pregunta “¿Ustedes en qué fueron bautizados?”.

Y ellos dicen: “En el bautismo de Juan”. Juan ciertamente bautizó con bautismo de arrepentimiento diciendo que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es en Jesús el Cristo.

Y cuando oyeron esto fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús y les imponía Pablo las manos, eso no lo podemos quitar de la Biblia, porque hoy es otro tiempo.

¡No!, hoy es otro tiempo, pero el Espíritu Santo es el mismo, les imponía las manos y eran llenos del Espíritu Santo.

Hay una diferencia entre una persona natural que ha recibido la revelación del mensaje y una persona llena del Espíritu Santo.

Pedro sin el Espíritu Santo negó al Señor, dice la Biblia que lloró amargamente en el patio, sin el Espíritu Santo el Señor mismo le dice a él:

“Apártate de mí satanás que me eres tropiezo, pero Pedro empieza a subir al aposento alto”, cuando lo ven entrar algunos se ponen muy felices, pero sin duda otros dijeron: “Este si es mucho hipócrita”.

Pero como no depende de los coros, ni del predicador, ni del mensaje, porque en casa de Cornelio se derramó el Espíritu Santo y no se estaba hablando del Espíritu Santo, sino sobre evangelismo y el mensaje que estaban predicando era:

“De esto darán testimonio todos los profetas que todos los que en el creyesen recibirán perdón de pecados por su nombre” y mientras Pedro daba el discurso el Espíritu Santo cayó.

Pedro fue lleno del Espíritu Santo y cuando descienden del aposento alto ya no es el mismo que negó, ahora viene un hombre diferente, ahora se para y les dice:

“A este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo”.

Esas palabras con unción removieron la conciencia de la gente y dijeron: “¿Qué haremos para ser salvos?”

Y él dijo: “Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre Jesucristo para el perdón de los pecados y recibiréis el don del Espíritu Santo”.

El que lo negó ahora es el predicador y Dios lo usa para milagros extraordinarios, ahora en la unción es diferente y le dice al cojo: “No tengo plata ni oro, pero de lo que tengo te doy, en el nombre de Jesucristo levántate y anda”.

Pedro tiene un ministerio efectivo, tan efectivo que empieza a cumplirse lo que el Señor les ha dicho, cuando ellos se maravillaban de los milagros el Señor les dijo: “Cosas mayores haréis vosotros”.

Dice la Biblia que la gente sacaba a los enfermos al camino para que tan solo la sombra, se sanaran y efectivamente con la sombra se sanaban, pero no era la sombra, ni tampoco Pedro.

Era que Pedro tenia poder del nazareno y esta iglesia lo que ha tenido es poder por eso no le hacemos monumento a nadie, aquí solo hay uno que merece honra y alabanza y es el Señor Jesucristo.

Esto no es un invento de la Iglesia Pentecostal, esto es lo que Dios ha dicho.

Cuando Dios se mueve no es para que usted se asuste, ni se ría, ni se quede quieto, es para usted también sea lleno.

¿Por qué no le hacemos escultura a nadie?

Aquí no le hacemos escultura al hermano Larsen, ni al hermano Drost, ni al hermano Zúñiga, gracias a Dios por esos varones, pero le voy a decir el ¿por qué?

A Pedro Dios lo usa para que aun su sombra sea efectiva en los enfermos, pero Pedro como todos los mortales empezó a envejecer y viene una nueva generación.

Esa nueva generación es liderada por un hombre que Dios lo salva camino a Damasco, el apóstol Pablo y el hermano Pedro que hizo tanta historia que hoy hablamos de él, se estaba torciendo en la doctrina.

Es decir, se estaba volviendo a la ley, está volviendo a hablar de lo que se tenía que hacer en la ley.

Yo me imagino que Pablo oró, ayunó, lo pensó varias veces, pero dijo: hay que enfrentar al hermano Pedro y le dice: hermano Pedro esto no empezó en la ley, esto no empezó en la carne, esto empezó por espíritu, recuerde el aposento alto.

Y son 80 años de la obra en Colombia y en esos 80 años hemos vivido es por el Espíritu Santo, cómo nos van a decir ahora que no hay que hablar en lenguas, cómo nos van a decir ahora que eso del Espíritu Santo es emoción.

Nosotros sabemos que: El Espíritu Santo no pasa de moda.

Necesitamos que Dios se vuelva a mover, necesitamos vivir llenos de la unción del Espíritu Santo. No olvidemos:

¡El Espíritu Santo no pasa de moda!

Esperamos que estas líneas sean de gran bendición para tu vida, te recordamos que fueron tomadas de la enseñanza que dejamos a continuación.

El Espíritu Santo no pasa de moda

Pastor: Jhon Fabio Garcia

Total Page Visits: 1008 - Today Page Visits: 4