Bibliología del Antiguo Testamento

Bibliología del Antiguo Testamento

Taller para jóvenes sobre bibliología – Antiguo Testamento

La bibliología es un área perteneciente a la teología sistemática, cuya teología se compone de nueve áreas respectivas, siendo ésta una de ellas y la parte fundamental de toda clase de teología. Desarrollaremos: Bibliología del Antiguo Testamento.

Debemos considerar la escala de importancia que demandan sus elucidaciones para el texto sagrado, acompañado por la hermenéutica y la exégesis como herramientas auténticas.

Teniendo en cuenta que sin la definición necesaria del texto, no existe esclarecimiento ni acierto que pueda emanar su interpretación genuina y legal.

En las sagradas escrituras, sus libros no sólo son un tesoro de información sobre el judaísmo y el cristianismo, sino que su contenido organiza la sustancia misma de la fe en el cristiano.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

[wysija_form id=”1″]

Dándole el fundamento y la fuente de conocimiento que ha tenido la iglesia en cuanto concierne a su teología, su culto, su testimonio y sus responsabilidades en el servicio.

La hermenéutica es una erudición, que en nuestro léxico se prolonga por cuanto se presta por su amplitud, logrando todo el éxito concerniente a la interpretación de nuestros textos sagrados.

El concepto griego como el de las épocas posteriores, se refiere a la determinación del significado de las palabras mediante las cuales, se ha expresado un pensamiento anterior.

Se considera que la hermenéutica es la ciencia de la “interpretación”. Este término, etimológicamente, se deriva del verbo griego “Hermeneuó”, que significa explicar, traducir, interpretar.

Por su raíz Herme, ha sido relacionado con Hermes, el legendario legado de los dioses, a quien se atribuía la invención de los medios más elementales de la comunicación, en particular el lenguaje y la escritura.

Es placentero que el estudiante tenga en cuenta todos sus principios y sus reglas pertinentes, ya que sin éstas se forman algunas lagunas que pueden lanzar al interesado en el lago de la confusión y la falsa interpretación.

Es por ello, que hay que tenerla en cuenta antes de iniciar su labor, porque destella ideas claras y propias del texto que se ha de interpretar.

Pues si bien es cierto, hay unos principios básicos pertenecientes a la exégesis, la cual gobierna toda clase de escritos, no obstante, es cierto que la naturaleza y el contenido de cada uno de éstos, impone un tratamiento especial.

Algunos comentarios hermenéuticos, muestran algunas dificultades, pues a menudo hay pensamientos que apenas son expresiones adecuadas mediante palabras.

Tal es el caso, por ejemplo: En la esfera religiosa, por ello, muestra la conveniencia de usar todos los medios a nuestro alcance, para llegar a la meta propuesta; la provisión de esos medios es el propósito básico de la hermenéutica.

Por otro lado, las complejidades del lenguaje, frecuentemente conducen a conclusiones diferentes y aun contrapuestas en lo que respecta al significado de un texto.

El camino a recorrer entre el lector y el pensamiento del autor suele ser prolongado e inconfuso.

Como se dijo al principio, la “exégesis” es otra herramienta de la bibliología, que posee algunos reglamentos, que ayudan al estudiante a desmenuzar los escritos.

En libros, en capítulos, en pasajes, en textos, en versículos, en frases, en palabras, y que a su vez, se convertirían para el estudiante en una maestría para poder alcanzar la pericia buscada, es decir, descifrar “la biblioteca sagrada”.

Te puede interesar: Las tres eras de la Biblia

La Biblia como biblioteca sagrada 

La Santa Biblia es una biblioteca, reconocida por el “canon”, como el único libro inspirado por Dios, que nos pueden hacer sabio para conocer: lo pasado, el presente y el futuro; esto equivale al propósito antropológico de la creación del hombre, por el cual fue creado.

La Biblia nos muestra las relaciones que ha habido entre el Dios creador y el ser humano como instrumento creado, por lo cual, Dios se le ha revelado así mismo y le ha dado a conocer su voluntad y sus propósitos como redentor.

Además, le confiere la revelación de la salvación como una acción poderosa en la persona de Jesucristo.

Las sagradas escrituras también revelan muchas bendiciones terrenales, especialmente en la descendencia de Abraham e incluso, el tema principal de la Biblia es la manifestación de la revelación de Dios.

Es hecha de una manera progresiva, es lo que se observa en el desenvolvimiento de las sagradas escrituras, pues es cierto que en ella se encuentra un sin número de cosas más accesibles a la comprensión humana.

Teniendo en cuenta que el fin primordial de Dios, era darle a conocer al hombre los grandes proyectos que tenía a su favor.

Para el estudiante primario sería oportuno consultar los siguientes manuales y enciclopedias:

  • Introducción a las sagradas escrituras por Eugenio Lacatos
  • Ética cristiana por I.P.U.C
  • Compendio manual por Henry H. Halley
  • Evidencia que exige un veredicto por Josh Mcdowell
  • Claves de interpretación bíblica por Tomas de la Fuente
  • Hermenéutica por Henry A. Virkier
  • Fundamentos teológicos por Eduardo Fuentes
  • Hermenéutica por José M. Martínez
  • Enciclopedia multimedia por circulo de lectores

Las definiciones y las divisiones exegéticas de la Biblia

La palabra “Biblia” su procedencia viene del griego (Biblión), que traducido es un “estante o biblioteca con muchos libros”.

Nuestra Biblia que poseemos hoy, versión: “Casiodero de reina”, es una biblioteca compuesta por sesenta y seis (66) libros.

Y si usamos la versión de “Torres Amat”, contiene setenta y dos (72) libros, (versión católica) la cual contiene seis libros de más, llamados “Deuterocanónicos” o “Apócrifos”.

La historia nos expresa, que los antiguos acostumbran a escribir textos en papiro, que se llamaba “Biblos” por las ciudades donde venían y por fin llegó a ser el nombre de las sagradas escrituras.

Entre nosotros los occidentales, no se llama “Biblia” porque contiene sesenta y seis libros, sino porque tiene preeminencia sobre todos los demás libros del mundo.

La Biblia, es más que un libro cualquiera, es el libro que está levantado tan alto sobre todos los libros del mundo, como los cielos están altos sobre la tierra. Salmos 40:7; Hebreos 10:7.

La Biblia es el máximo documento religioso y moral para todo cristiano, ya que en ella se nos revela la verdad de Dios, su grandeza y su amor a la humanidad.

También nos enseña cómo debemos llevar una vida al servicio de Dios y del prójimo y cómo obtener el don de la vida eterna y la forma de alcanzar su reino.

La Biblia se le ha llamado: “Las escrituras” la frase “las escrituras se usaba más en los tiempos de las comunidades cristianas del primer siglo, que en la actualidad.

Cuya palabra deriva de una expresión latina “Scriptura” que a su vez, quiere decir “obra escrita”. Mateo 22:29; Lucas 24:27; Juan 5:39; Hechos 17: 11; Romanos 1:2; 2 Timoteo 3:15; 2 Pedro 3:16.

La Biblia, también se le ha llamado: “Pacto”, la palabra pacto quiere decir, “alianza”. Con esta palabra le agradaba a Dios indicar la alianza que existía entre él mismo y su pueblo.

El viejo pacto fue dado en el monte Sinaí, trata de la historia del pueblo judío y de su llamamiento, además, Dios hizo el nuevo pacto en el aposento alto, el día de pentecostés.

Este pacto trata de la historia y aplicación de la redención hecha por el Señor Jesucristo, muriendo en la cruz. Lucas 22:20; 2 Corintios 3:6; Hebreos 9:15; 12:24.

Además, en la historia han transcurrido varios pactos:

  • Pacto edénico Génesis 1:28
  • Pacto adámico Génesis 3:15
  • Pacto noemítico Génesis 9:1
  • Pacto abrahámico Génesis 15:18-21
  • Pacto mosaico Éxodo 19:9-23
  • Pacto palestino Deuteronomio 30:3
  • Pacto davídico 2 Samuel 7:16
  • Pacto nuevo Hebreos 8:8

La Biblia se le ha llamado “los preceptos”: Son mandatos u órdenes que Dios ha dado al hombre para que se observen y se guarden. Se refiere a los mandamientos de la ley de Dios. Ezequiel 20:19; Salmos 103:20.

La Biblia se le ha llamado “los estatutos”: Un estatuto es un establecimiento o regla que tiene fuerza de ley. Cuando se refiere a la Biblia, indica la ley dada por Dios.

La Biblia se le ha llamado “los mandamientos”: Dios ha encargado su palabra con autoridad y confianza. Desobedecerla es revelarse contra Dios. Salmos 119:127-128.

La Biblia se le ha llamado “los juicios”: Los juicios de Dios fueron hechos en su sabiduría infinita, seremos juzgados según ellos. La Biblia es una guía justa. Salmos 119:137; Salmos 129:120. De allí:

  • la Biblia debemos leerla en todas partes. Isaías 32:20
  • La Biblia debemos leerla en todo tiempo. Eclesiastés 11:6
  • La Biblia debemos leerla con amor y compasión. Salmos 126:6

Monarquía hebráica

El período del gobierno de los jueces terminó con la llegada de los reyes. En donde el pueblo se pronunció con el cambio del reino “teodrático”, (gobierno dirigido por Dios) a la “monarquía” (gobierno dirigido por el hombre).

En la monarquía hebráica, hubo tres grandes reyes sobresalientes en la historia, que gobernaron en todo Israel por un espacio de ciento veinte años. Se le llamó “el reino unido”.

  • Saúl, gobernó 40 años. Hechos 13:21
  • David, gobernó 40 años. 2 Samuel 5:4
  • Salomón, gobernó 40 años. 1 Reyes 11:42

La monarquía hebráica, dio principio con el reinado de Saúl, aproximadamente en el año 1.013 A.C. La división del reino se dio aproximadamente en el año 933 A. C.

Después del reino de Salomón, el gobierno se dividió en dos fracciones:

  1. La parte sur Judá, con dos tribus, (Judá y Benjamín 1 Reyes 12:21-23) por un tiempo de 327 años. Capital Jerusalén.
  2. La parte norte Israel, con diez tribus, por un período de 212 años. Capital Samaria.

Samaria, fue una ciudad que estaba edificada en una colina de unos montes, que llegaron a llamarse “los montes de Samaria”.

Samaria, viene de un vocablo arameo “Shamerayin”, que quiere decir, “montar guardia”. La cual fue edificada por Omri rey de Israel. 1 Reyes 16:24.

El territorio norteño de Israel, principió a gobernar con la dinastía del siervo de Salomón, Jeroboam y administraron 9 dinastías por todas, en 19 reyes. Todos los reyes de Israel siguieron el camino de Jeroboam.

Jeroboam, sabía que el lugar de adoración tradicionalmente quedaba en Jerusalén. Vino se enceló y se dijo así mismo: Si mi pueblo va a adorar a Jerusalén, después de algún tiempo harán amistad con Roboam y su pueblo.

Es decir, la parte sur Judá; entonces me abandonaran, tal vez me matarán y Roboam gobernará nuevamente sobre toda la tierra de Israel.

Ahora, yo construiré lugares de adoración y altares en mi propio reino y mi pueblo no necesitará de volver a Jerusalén y “montó guardia”.

Eligiendo de esta forma dos territorios: a Bet-el en el sur, camino que conduce a Jerusalén y a Dan en el norte, haciendo de estas zonas lugares de adoración para sus seguidores.

Les montó un becerro de oro e imágenes extraídas supuestamente de Egipto, que sería símbolo de la religión del nuevo estado independiente de Judá y de la familia de David.

Cuyo becerro de oro, fue venerado por todas las dinastías que hubo, además, algunos sirvieron a los baales, pero ninguno de los demás reyes que hubo en la parte norte israel, intentó jamás en volver con su pueblo a Dios.

Haciendo de estas regiones centros de idolatría y apartando al pueblo de la verdadera adoración, que era en el templo de Jerusalén.

Los reyes de la parte norte, fueron los siguientes:

Reyes del norte y tiempo de su reinado

  • Jeroboam – 22 años
  • Nadab – 2 años
  • Baasa – 24 años
  • Ela – 2 años
  • Zinri – 7 días
  • Omri – 12 años
  • Acab – 22 años
  • Ocozias – 2 años
  • Joram – 12 años
  • Jehú – 28 años
  • Joacaz – 17 años
  • Joás – 16 años
  • Jeroboam – segundo reinado – 41 años
  • Zacarías – 6 meses
  • Salum – 1 mes
  • Mánahem – 10 años
  • Pekaías – 20 años
  • Peka – 20 años
  • Oseas – 9 años

Jeroboam: El fundador del reino del norte, había sido oficial valiente, activo en el reino de Salomón y estimado por las diez tribus e hizo una sublevación contra Salomón, éste quiso matarlo y tuvo que huir a Egipto, volviendo después de la muerte del monarca.

Además del becerro de oro, también hubo otras deidades:

El culto de Baal (dios de los filisteos), quien lo representaba cinco estatuas en el monte Gerizim y por ello se les llamó los baales.

Lo mismo que Astoret, (diosa de los cananeos), que según se creía esposa de Baal, fue fortalecido y puesto en lugar de Dios, por el rey Acab y su mujer Jezabel, prevaleciendo su creencia unos 30 años y luego fue desarraigada por Elías, Eliseo y Jehú.

Los templos de estos ídolos generalmente estaban cerca, sus sacerdotes eran asesinos oficiales de niños. Estos nos aclara la ejecución total de los profetas de Baal, por Elías y el exterminio implacable del baalismo por Jehú. 1 Reyes 18:40.

Los lugares que Dios había escogido como adoración, fueron usurpados para la idolatría.

A este reino norteño, Dios le envió dos profetas en el orden cronológico, Óseas y Amós, que se conocen como profetas menores y “literarios” porque escribieron estos libros.

Además, les envió otros profetas conocidos como videntes o profetas “orales”, entre ellos contamos a Elías y Eliseo, caudillo de la magna lucha contra el baalismo.

Por motivo del caso omiso de parte de este reino, hacía las amonestaciones y exhortaciones de los profetas, Dios los entregó en las manos de los asirios en los años 721 A. C. Cuya capital era Nínive.

La parte sur de Judá

Este reinado en Judá, principió con Roboam hijo de Salomón, el cual reinó 17 años.

A raíz de esta división, el territorio de Judá quedó muy débil y pequeño, con dos tribus, (Judá y Benjamín, 1 Reyes 12:21-23) por un tiempo de 327 años.

Su ciudad principal era Jerusalén, la cual quedó siendo su capital, en donde se encontraba el templo de Jehová y el palacio del rey.

En esta monarquía, solamente hubo una sola dinastía, la de David, a través de Roboam hijo de Salomón.

Veinte reyes a excepción hecha de la usurpadora “Atalía” del reino del norte, que primeramente se unió a la línea davídica en nupcias y luego entorpeció la sucesión seis años.

En este estado hubo 20 reyes. Los cuales son los siguientes:

Reyes del sur y tiempo de su reinado 

  • Roboam – 17 años
  • Abías – 3 años
  • Asa – 41 años
  • Josafat – 25 años
  • Joram – 8 años
  • Ocozías – 1 año
  • Atalía la “usurpadora” – 6 años
  • Joás – 40 años
  • Amasías – 29 años
  • Ozías – 52 años
  • Jotam – 16 años
  • Acaz – 16 años
  • Ezequías – 29 años
  • Manases – 55 años
  • Amón – 2 años
  • Josías – 31 años
  • Joacaz – 11 años
  • Joacim – 11 años
  • Joaquín – 3 meses
  • Sedecías – 11 años

19 reyes gobernaron de la dinastía davídica, más la usurpadora, Atalía.

Pasados 115 años, Judá la parte sur, fue invadida por Babilonia en los años 606 A.C. hasta el año 536.

Período de restauración para Judá, desde el 444 hasta el 536. A.C. se mencionan como caudillos: Esdras, Nehemías, Sorobabel, Josué el sumo sacerdote y Esther.

Profetas que profetizaron durante la restauración:

  • Haggeo
  • Zacarías
  • Malaquías

Muchos de estos reyes de la parte sur de Judá, quisieron imitar la idolatría del territorio norteño, Dios les envió muchos profetas para que les amonestara, les exhortara y ellos igual que Israel hicieron caso omiso.

Dios se los entregó a Nabucodonosor rey de Babilonia, por 70 años. Jeremías 25:11; 29:10. Daniel 9:2.

Símbolos de la Biblia 

  • Dicernidos o crítico 

“Porque la palabra de Dios es viva y eficaz y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”. El hombre no tiene derecho de ser crítico de la palabra de Dios. La palabra de Dios fue dada a nosotros para ser nuestro crítico. Hebreos 4:12.

  • Luz

Como la estrella que guió a los magos a la cuna de Jesús, la Biblia también será la guía a cualquier hombre que busque la verdad.

Como el candelero del tabernáculo, la Biblia alumbra con una luz perfecta las cosas divinas, como la columna de fuego alumbra todo el camino del hijo de Dios. Salmos 119:105; Proverbios 6:23; Salmos 119:130; 2 Pedro 1:19.

  • Espejo

La Biblia es como un espejo porque refleja al hombre como verdaderamente es, culpable delante de Dios. El reconocimiento de culpabilidad es el primer paso para acercarse a Dios. 2 Corintios 3:18; Santiago 1:23-25.

  • Una fuente que lava

El agua limpia separando del cuerpo las manchas que lo contaminan, de la misma manera, la palabra de Dios limpia, enseñando al corazón del creyente, que se aparte del pecado que lo contaminaría. Salmos 119:11; Juan 15:3; Efesios 5:26.

  • Comida 

  1. Leche para los creyentes débiles
  2. Pan para los hambrientos. Deuteronomio 8:3; Isaías 55:1-2
  3. Alimento sólido. 1 Corintios 3:2; Hebreos 5:12-14
  4. Miel. Salmos 19: l0; Salmos 119:103; 2 Corintios 3:2; Hebreos 5:12-13
  • Oro

Dios nos ha dado en sus palabras tantas riquezas perdurables, que la riqueza del mundo no puede compararse con ella. Salmos 19:10.

  • Fuego

“¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra?”.Jeremías 20:9; Jeremías 23:29.

  • Martillo

Los corazones de algunos hombres son como una piedra dura que necesita muchos martillazos para quebrantarla. La Biblia es el martillo. Jeremías 23:29.

  • Espada

“Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios”. Efesios 6:17.

  • Semilla

“Esta es, pues, la parábola: La semilla es la palabra de Dios”. Lucas 8:11
1 Pedro 1:23.

Suscríbete a nuestro Canal de Youtube

Hablemos de la versión de: “Casiodero de reina” la cual, se divide en dos partes principales, que son:

Antiguo y Nuevo Testamento

Contiene:

  • 3.566.480 letras
  • 773.693 palabras
  • 31.163 versículos
  • 1.189 capítulos
  • 66 libros
  1. Se supone, que el centro de la Biblia queda en el Salmos 118:8
  2. El libro más largo son los Salmos
  3. El capítulo más largo es el Salmo 119
  4. El libro más corto es 2 de Juan
  5. Los versículos más cortos son Deuteronomio 5:17; Juan 11:35

Bibliología del Antiguo TestamentoLa división del Antiguo Testamento 

El Antiguo Testamento, domina 39 Libros, los cuales se dividen en:

  1. Cinco libros, llamados: “libros de la ley” y también se denomina el “pentateuco”
  2. Doce libros de Historia
  3. Cinco libros de Poesía
  4. Diecisiete libros de Profecía
El pentateuco

Se divide en cinco libros. Contienen “La ley que Moisés les entregó a los israelitas después que descendió del Sinaí”; además, cada uno de estos libros, tiene su verdadero significado.

  • Génesis: “Principio”, porque en él se encuentra el principio de todas las cosas
  • Éxodo: “Salida”, habla de la salida del pueblo de Israel, al salir de la esclavitud en Egipto
  • Levítico: “Llamamiento”, organización para el servicio
  • Números: “Censo”.
  • Deuteronomio: “La segunda ley”.

Nota: Deteronomio se llama “la segunda ley”, porque Israel después que salió de Egipto, en el desierto tuvo dos leyes.

  • La primera al entrar al desierto
  • La segunda al salir del desierto

La primera miraba hacia atrás a la redención de Egipto y sirve como motivo para la segunda.

Los libros de la historia son:
  • Josué
  • Jueces
  • Rut
  • 1 y 2 de Samuel
  • 1 y 2 de Reyes
  • 1 y 2 de Crónicas
  • Esdras
  • Nehemías
  • Ester

Los cuales, contienen el tiempo de los jueces y de los reyes de Israel.

Cabe resaltar que estos libros llamados “históricos”, son usados por conveniencia, porque tenemos historia en el pentateuco y en los libros de los profetas, lo que quiere decir, que esos libros no son históricos solamente.

Estos libros considerados como “historia”, nos cuentan desde la muerte de Moisés hasta la terminación del Antiguo Testamento, en una prolongación aproximada a unos 2.100 años.

Los libros de la poesía son:
  • Job
  • Salmos
  • Proverbios
  • Eclesiastés
  • Cantares

Los libros conocidos como poesías y profecías, excepto el libro de Job, fueron escritos de vez en cuando durante el período de tiempo transcurrido en esta sección de los libros históricos.

Dentro de esta etapa de los libros históricos, se encuentra el tiempo de los jueces, que dio su principio desde la muerte de Josué hasta la época de Elí y Samuel.

El período que abarca la época de los jueces es aproximadamente de 315 a 400 años. Los jueces eran personas llenas del Espíritu Santo, que ejercían las funciones de magistrados, militares y civiles.

Durante este tiempo gobernaron 13 jueces, desde la muerte de Josué hasta Samuel que fue profeta y juez. Esta etapa de los jueces se llamó “el reino teocrático”.

Entre tanto trascurría esta legislatura de los jueces, hubo siete cautiverios, porque la nación descendió a muy bajos niveles espirituales, morales y económicos, porque según la desobediencia de ellos, los llevó a hacer a cada uno lo que bien le pareciera.

Podemos constatar esto en: Jueces 17:6; 21:25.

La teocracia, es gobierno cuya autoridad procede de Dios y era ejercitada por sus ministros. Dios ejercita la autoridad legislativa, la ejecutiva y la judicial. Isaías 33:22.

Los profetas se dividen en mayores y menores 

Los profetas mayores son:

  • Isaías
  • Jeremías
  • Lamentaciones
  • Ezequiel
  • Daniel

Los profetas menores son:

  • Óseas
  • Joel
  • Amos
  • Abdías
  • Jonás
  • Miqueas
  • Nahún
  • Habacuc
  • Sofonías
  • Hageo
  • Zacarías
  • Malaquías

Hay profetas mayores y profetas menores, esto se debe únicamente al tamaño del libro, pero nunca a su valor profético.

Además, las palabras “profeta” y “profecía” vienen de una palabra hebrea que significa “brotar”.

Se considera que un profeta es una persona que habla en lugar de Dios, siendo que habla profecía.

Los profetas profetizaron en tres tiempos:

1. Antes del destierro de Babilonia
2. Durante el destierro de Babilonia
3. Después del destierro de Babilonia

Profetas que profetizaron antes del destierro de Babilonia:
  • Isaías
  • Jeremías
  • Óseas
  • Joel
  • Amos
  • Abdías
  • Jonás
  • Miqueas
  • Nahún
  • Habacuc
  • Sofonías
Profetas que profetizaron durante el destierro de Babilonia:
  • Jeremías con su libro de Lamentaciones
  • Ezequiel
  • Daniel, Salmos 137
Profetas que profetizaron después del destierro de Babilonia: 
  • Hageo
  • Zacarías
  • Malaquías
Los años que profetizaron los profetas: 

Es importante para cada estudiante conocer el tiempo que profetizaron estos personajes, para más adelante tener esto como un recurso. Sin embargo, estas fechas son aproximaciones:

Profetas y tiempo en que se profetizó:

  • Isaías profetizó en el año 759 A. C
  • Jeremías profetizó en el año 628 A .C
  • Ezequiel profetizó en el año 595 A. C
  • Daniel profetizó en el año 595 A. C
  • Oseas profetizó en el año 784 A. C
  • Joel profetizó en el año 800 A. C
  • Amós profetizó en el año 800 A. C
  • Abdías profetizó en el año 587 A. C
  • Jonás profetizó en el año 825 A. C
  • Miqueas profetizó en el año 587 A. C
  • Nahun profetizó en el año 606 A. C
  • Habacuc profetizó en el año 630 A. C
  • Sofonías profetizó en el año 630 A. C
  • Hageo profetizó en el año 520 A. C
  • Zacarías profetizó en el año 520 A. C
  • Malaquías profetizó en el año 416 A. C
La división de los tiempos de la Biblia 

Desde Adán, hasta nuestros días, el tiempo se ha dividido en tres partes llamadas “eras” y supuestamente, el tiempo está programado en siete dispensaciones. En esta biblioteca virtual, se encuentra un comentario amplio de las eras y otro de las dispensaciones.

También te puede interesar: Las tres eras de la Biblia.

La división literaria del Antiguo Testamento

Lo que se conoce como Biblia en nuestros días, fue una recuperación de los libros antiguos Hebreos, anexados a los escritos bíblicos del Nuevo Testamento.

La Biblia no ha sido escrita de un solo impulso, ni detrás de un bufete.

¿Qué aspiro a decir con esto?

Con esta afirmación pretendo informarle, que los bibliólogos señalan, que la Biblia se fue escribiendo paulatinamente a través del tiempo de la historia del pueblo de Israel, lo mismo sucedió con el Nuevo Testamento, en un período de mil quinientos años.

Por esta cognición, si ambicionamos entender la palabra de Dios, es decir, la santa Biblia, necesariamente debemos conocer tanto la historia del Israel antiguo, como la primitiva colectividad cristiana.

Para que ambas historias se conviertan en vehículos informativos de las diferentes manifestaciones de Dios, tanto en el Antiguo y Nuevo Testamento en su convivencia para con Israel y la iglesia primitiva.

La división hecha por los Hebreos en dividir las sagradas escrituras se encuentra fragmentada en tres facetas.

  • La ley de Moisés
  • Los profetas
  • Los salmos

San Lucas 24:44, glosa la introducción de las sagradas escrituras, y según cuando los hebreos hicieron esta división no tuvieron presentes los libros de la monarquía, o sea 1 y 2 de Samuel, así mismo a 1 y 2 de Reyes, hasta el año 285 A.C.

Cuando los setenta sabios judíos, tradujeron la Biblia (que se le llama la versión de los setenta, que fue traducida del hebreo al griego) los dividieron así y los libros de poesía no fueron divididos.

Para hablar muy profundo de este tema, tenemos que socavar muy a menudo en un cuadro histórico, social y político.

Ya que cuando aparecieron estos manuscritos, no lo podemos determinar con exactitud su tiempo; lo que se conjetura es que toda la literatura tiene períodos de preparación, de desarrollo y de culminación.

Las obras literarias nunca nacen de un día para el otro, por ello, hay que tener en cuenta los géneros literarios.

Los géneros literarios son una forma determinada de escribir, regulada por normas de uso común en una época o región, correspondiente a la intención del autor.

Según esta definición descriptiva, el género literario es un modo determinado de expresar los pensamientos, es un modo variable, dependiente de la época, de la raza, de la mentalidad, de la región, entre otras características.

Por ende, a través de ésta se expresan asuntos con determinados fines.

Debido a esto, para comprender cualquier escrito humano es necesario conocer el género literario en que ha sido redactado. Esta afirmación es un principio firme en la interpretación de cualquier fragmento literario.

Hoy en día todos sabemos que los géneros literarios utilizados por autores modernos son completamente distintos de los utilizados por autores griegos o romanos del pasado.

La literatura bíblica pasó por los mismos períodos. Se estima que en el siglo XIII A. C. Cuando se constituyó el pueblo de Israel y llegara al monte Sinaí, Dios escribió en tablas de piedra su ley, que luego fue presentada al pueblo de Israel.

Y rápidamente principió oportunamente la tradición literaria en el pueblo de Israel, es evidente que las tribus que componían Israel tenían sus propias tradiciones orales. Génesis 49, “Historia de Israel S. la Aliet”.

Supuestamente, ellas eran fijadas parcialmente por escrito, pero se conservaban más en forma de tradiciones orales. Contenían relatos con fondo histórico, sentencias prácticas y enseñanzas morales y religiosas.

Es posible que todas éstas, circularan en el pueblo como tradición oral, parcialmente fijada por escrito quizás en lengua; aramea, arcádica, hebrea y otras escrituras como la egipcia o en fenicia o quizás en escritura cananea.

Se estima conveniente, que moisés fue un personaje muy elocuente por su preparatoria en la educación egipcia, tanto, que la tradición hebráica le atribuye los cinco libros llamados “pentateuco” escritos por él.

La historia nos muestra que en los siglos XI al X, A. C. En los tiempos de David y Salomón, Israel entró nuevamente en contacto con la cultura egipcia y comenzaron a elaborarse otros nuevos escritos determinados con ciertos enfoques teológicos.

A la vez, se cultiva tanto la poesía épica o gloriosa, expresada en Salmos, cánticos y Proverbios.

En este período se hacen presentes los grandes profetas en Israel: Elías, Óseas, Isaías, Jeremías, etc. A la vez, aparecen escritores como Esdras y otros que consignan en sus escritos lo predicho por los llamados evidentes.

En los exilios asirios y babilónicos fueron aprendiendo otras formas literarias que pronto, fueron anexadas a sus escritos.

Divisiones históricas de capítulos y versículos 

El libro de la Biblia en la actualidad está dividido en 1.189 capítulos para facilitar su manejo.

Su distribución en capítulos se debe a Esteban Langton (1.228), quien la introdujo en las escuelas de la universidad de París a principios del siglo XIII y en la edición de la Biblia llamada “Parisiense” en el 1.226 y murió en 1.227.

Algunos hombres cultos creían que el prelado Hugo de Santos Caro, la dividió en capítulos cerca del año 1250; pero ahora reconocen a Langton, como el que hizo la división.

Langton, dividió la Biblia en capítulos para facilitar su uso con una concordancia latina. Aunque en algunas partes las divisiones no son bien adaptadas al texto, la división original ha quedado en todas las traducciones.

Divisiones de versículos 

La Biblia contiene 31.163 versículos. La división en versículos es obra quizá, de algunos de los maestros que florecieron entre los siglos VII y IX de nuestra era.

Ellos la hicieron para la Biblia hebrea. Más tarde el dominico Santos Pagnini, la introdujo en la versión latina, editada en 1.528.

Posteriormente, la división en versículos fue hecha en 1.550 por Robert Stevens. La recibe en la edición griega del Nuevo Testamento en 1.551 y en la latina de toda la Biblia en 1.555.

Esta misma división se mantiene hasta nuestros días a pesar de algunos defectos y discrepancias que existen entre las divisiones de los textos hebreos griegos y la versión latina de la vulgata.

Continuaremos más tarde con el segundo manual si Dios nos lo permite.

Orad por nuestro programa, para que el Señor nos dé sabiduría y ciencia para así poder escribir y hacerle llegar esta clase de materiales, que tanto lo necesita nuestra generación contemporánea.

Engrosado por el pastor
York Anthony Shalom
Licenciado en Sagrada Teología.
Magister en Divinidades Teológicas
Jorgesalomserpa@hotmail.com