Los ofrecimientos de Faraón

1
1687
Los ofrecimientos de Faraón

Los ofrecimientos de Faraón

Los ofrecimientos de Faraón que les hizo al pueblo de Israel, son los mismo ofrecimiento que hoy el diablo le ofrece a los hijos de Dios en esta época.

Todos sabemos que Faraón en tipo figurativo del diablo, y Egipto es tipo del mundo.

Recordemos que Dios se propuso a liberar al pueblo de la esclavitud egipcia por más de 430 años de esclavitud y servidumbre; Dios llama a Moisés para que él vaya de regreso a Egipto y saque a su pueblo.

Faraón cada vez endurecía más su corazón, en no dejándolos ir y Dios comienza a desenfundar su espada, a extender su brazo de poder y a enviar las plagas.

Cada plaga fue dirigida en particular a un dios egipcio, porque los egipcios adoraban toda esa cantidad de dioses paganos: las ranas, los piojos, el río Nilo eran dioses para ellos, así que cada plaga iba dirigido a cada uno de ellos.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Los ofrecimientos de Faraón.

Cuando Faraón se veía acosado por las plagas, llamaba a Moisés y Aarón y les hacia un ofrecimiento.

También te puede interesar: A que reino perteneces tu

Andad, ofreced sacrificios a vuestro Dios en la tierra, pero Moisés les respondía: No conviene que hagamos así.

¿Por qué ofreceríamos a Jehová nuestro Dios la abominación de los egipcios?, he aquí, si sacrificáramos la abominación de los egipcios delante de ellos, ¿no nos apedrearían?

Uno de los ofrecimientos que el diablo nos hace en nuestros días, es que nuestros cultos sean como los cultos de otras denominaciones, donde colocan luces, humo, tumban personas, para dizque traer más gente.

Nuestros cultos deben ser cultos que verdaderamente adoren al Señor, y no cultos para que le guste a la gente.

Como iglesia nuestro objetivo principal es que el Espíritu Santo se siga moviendo en nuestras vidas como siempre lo ha hecho.

Te recomendamos leer: Cómo tener éxito en la vida cristiana

“Camino de tres días iremos por el desierto, y ofreceremos sacrificios a Jehová nuestro Dios, como él nos dirá”.

Ni siquiera como se nos venga en gana, ni conforme a nuestros preceptos, ¡NO!, es como él nos diga.

A pesar de que han transcurrido los años, todavía conservamos nuestros principios, aquí hacemos como él nos diga que hagamos.

“Dijo Faraón: Yo os dejaré ir para que ofrezcáis sacrificios a Jehová vuestro Dios en el desierto, con tal que no vayáis más lejos; orad por mí”.

Esta es la propuesta del diablo, que el creyente no se vaya tan lejos, no tanto en el sentido de lejanía física, sino más bien de incursionar y meterse en el conocimiento de Dios.

El enemigo siempre ha querido que el creyente se quede con un escaso conocimiento de Dios, y así cualquier viento de doctrina lo envuelvan y lo arrastre.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Esa es la oferta del diablo y lastimosamente padres cristianos diciéndole a sus hijos ¡Tú te estas tomando eso con mucho fanatismo! esa es su oferta no te envuelvas tanto.

Tenemos que estar habidos de conocimiento de Dios, de su doctrina, de su palabra, para poder refutar toda la apostasía reinante.

Centro América es el epicentro de todas esas apostasías, hay iglesias con capacidad para quince mil personas, proclamando la mentira y la apostasía.

También te puede interesar: Que es la apostasía y sus características

“Entonces los siervos de Faraón le dijeron: ¿Hasta cuándo será este hombre un lazo para nosotros?

Deja ir a estos hombres, para que sirvan a Jehová su Dios. ¿Acaso no sabes todavía que Egipto está ya destruido?”

Un par de hombres con un par de palos pusieron a temblar a faraón y a toda una nación.

Y Moisés y Aarón volvieron a ser llamados ante Faraón, el cual les dijo: “Andad, servid a Jehová vuestro Dios. ¿Quiénes son los que han de ir? Moisés respondió: Hemos de ir con nuestros niños y con nuestros viejos, con nuestros hijos y con nuestras hijas, con nuestras ovejas y con nuestras vacas hemos de ir; porque es nuestra fiesta solemne para Jehová.

Y él les dijo: ¡Así sea Jehová con vosotros! ¿Cómo os voy a dejar ir a vosotros y a vuestros niños? ¡Mirad cómo el mal está delante de vuestro rostro!.

Jehová dijo a Moisés: Extiende tu mano hacia el cielo, para que haya tinieblas sobre la tierra de Egipto, tanto que cualquiera las palpe.

Y extendió Moisés su mano hacia el cielo, y hubo densas tinieblas sobre toda la tierra de Egipto, por tres días.

Ninguno vio a su prójimo, ni nadie se levantó de su lugar en tres días; mas todos los hijos de Israel tenían luz en sus habitaciones.

En el mundo hay densas tinieblas, pero nosotros tenemos luz divina para siempre.

Entonces Faraón hizo llamar a Moisés, y dijo: Id, servid a Jehová; solamente queden vuestras ovejas y vuestras vacas; vayan también vuestros niños con vosotros.

Y Moisés respondió: Tú también nos darás sacrificios y holocaustos que sacrifiquemos para Jehová nuestro Dios.

Nuestros ganados irán también con nosotros; no quedará ni una pezuña; porque de ellos hemos de tomar para servir a Jehová nuestro Dios, y no sabemos con qué hemos de servir a Jehová hasta que lleguemos allá.

Te puede interesar: El servidor y el Espíritu Santo

Eso es lo que hoy el diablo le está haciendo creer a muchos creyentes, que no deben ofrendar, dar diezmos, pero nosotros de lo recibido de su mano de eso le damos.

Se fiel con tu diezmos, con tus ofrendas, con tus primicias, porque todo se lo debemos a él. Los ofrecimientos de Faraón.

Pastor: Geovanis Mendoza

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.