Qué son las setenta semanas de Daniel

0
570
Qué son las setenta semanas de Daniel

Qué son las setenta semanas de Daniel

Se ha conocido teológicamente, que el tiempo y el espacio son un programa de Dios desde la eternidad, el cual fue hecho con una programación y un límite especial. Hoy desarrollaremos el tema: “Qué son las setenta semanas de Daniel”.

Lo que estamos viendo y viviendo en la actualidad es un desenvolvimiento de lo ya proyectado anteriormente.

Es sabido por todos los estudiantes de la bibliología, que el reino de Judá, la parte sur con capital Jerusalén, fue convertida en blanco por todos los imperialistas del pasado.

Israel en su parte geográfica, pertenece al ombligo de la tierra y por ello, la querían poner como un corredor de batallas las potencias mundiales en turno, como los hititas, los asirios, los egipcios, los babilónicos, entre otros.

Si lo miramos en el ámbito escatológico, encontramos que el profeta Jeremías profetizó para Judá una devastación catastrófica por un tiempo de setenta años, la cual vendría por parte del rey de Babilonia.

Jeremías 25:11-12. “Toda esta tierra será puesta en ruinas y en espanto; servirán estas naciones al rey de Babilonia setenta años.
Y cuando sean cumplidos los setenta años, castigaré al rey de Babilonia, a aquella nación por su maldad, ha dicho Jehová, y a la tierra de los caldeos; y la convertiré en desiertos para siempre
“.

Esta profecía tuvo su fiel cumplimiento en el año 587 a. C. cuando el rey Nabucodonosor II, conquistó a Jerusalén y a su vez destruyó el hermosísimo templo construido por el monarca Salomón, al mismo tiempo le pusieron fin a la economía y soberanía territorial de los judíos.

También te puede interesar: Para que es la profecía en la iglesia

Pasaban los setenta años de cautiverio, el Profeta Daniel fue incomodado porque supuestamente, el tiempo programado por el profeta Jeremías ya se había cumplido y todavía quedaban siendo cautivos.

Esto llevó a Daniel, a interesarse y buscar a Dios para que le revelara el misterio de su preocupación pero su interesante inquietud fue respondida después de veintiún días de ayunos.

La repuesta consistió en lo siguiente: Recordemos que Daniel era hebreo, y por lo tanto, la repuesta sería en su propio idioma.

La cual fue la siguiente: “Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, y expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos“. Daniel 9:24.

Con esta escritura leída, Dios le estaba diciendo: Daniel el problema no es que siga en el cautiverio.

El problema está, mientras el pecado siga gobernando en la tierra, especialmente en Israel; sería lógico, que seguirían siendo más cautivos, como en el tiempo de los jueces.

Como si Dios le dijera: te voy a decir el secreto de los tiempos que tengo programado para la nación de Israel y a su vez, el tiempo que le falta al pecado para ser destruido.

Lo mismo para traer justicia que perdura; y ungir el santo de los santos (Y todo esto se lo comunicó en el lenguaje hebreo).

Estimado lector, cuando leo el libro del profeta Daniel, me doy cuenta que ya Dios tiene todas las cosas programadas y todo tendrá su fiel cumplimiento a su tiempo.

Daniel 9:24. “Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, y expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos“.

En el lenguaje escatológico hebreo, esta escritura se lee así: setenta Ed-domadas están determinadas para tu pueblo y sobre tu santa ciudad.

Y a su vez, para terminar la prevaricación y poner fin al pecado, y expiar la iniquidad.

También te puede interesar: Qué es la expiación y sus características

Ed-domada es una operación lingüística que providente del hebreo, cuyo significado es “semana de año”, según Levítico 25:8.

Ed-domada, al ser traducida al griego, recibe el nombre de “Heb-dómada” que quiere decir: “una unidad de siete” o “séptimo”.

Según el libro de Ezequiel 4:6, lleva la misma idea progresiva, (siete semanas de años), una semana contiene siete días y un día reemplaza a un año.

Ezequiel al decir, siete semanas de años, se multiplica siete semanas por siete días, equivale a ser 49 días. Al ser pasado los días en años, serían 49 años.

Al decir Daniel 9:24. “Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad”.

Dios le quería decir a Daniel, que en el plan de Dios para con Israel eran setenta Heb-dómadas, o sea, setenta semanas de años, equivalente a cuatrocientos noventa años.

Para llegar la justicia perdurable que era la que Daniel esperaba.

Si me prestas cuidado y me sigues con diligencias y atenciones, encontraremos que estas setenta heb-dómadas están repartidas en tres divisiones desiguales; uniéndolas todas entre sí, tendríamos que sumarlas y el resultado sería el mismo.

Leamos, Daniel 9:24-27. Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la prevaricación y poner fin al pecado, y expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos.

También te puede interesar: Redoma, cuerno y torrencial

Primera división: Daniel 9:25. “Sabe, pues, y entiende, que, desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas”.

Segunda división: Daniel 9:26. y “sesenta y dos semanas; se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos.

Tercera división: Daniel 9:27. “Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda.
Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador
”.

No perder de vista: La primera división está compuesta de siete semanas de años, esto equivaldría a cuarenta y nueve años.

La segunda división está compuesta de sesenta y dos semanas de años, esto corresponde a cuatrocientos treinta y cuatro años.

La tercera división está compuesta de una semana de años, esto equivale a siete años.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Con esto entendió Daniel, que el tiempo de Dios para con Israel está dividido en tres facetas de tiempos individuales e independientes.

Y dentro de cada división se encuentran varios sucesos que tienen que cumplirse a cabalidad. (Los cuales en otras oportunidades daremos a conocer).

Según algunos estudiosos escatológicos, han considerado que ya van dos divisiones cumplidas, sólo falta una; pero cada una de estas divisiones tienen un intervalo de tiempo de la una a la otra.

Supuestamente, hay interferencias de ideas entre los pensadores, pero se cree, que uno de los más acertados es el decreto de Artajerjes a Nehemías en el año 445 a. C. Hasta la entrada triunfal de Jerusalén.

Todos estos comentarios son acomodados por los historiadores pero son dudosos, inexactos y eventuales para nuestro tiempo.

Tácitamente, la orden para reconstruir a Jerusalén fue dado el 14 de marzo, del año 445 a. C.

De esta fecha hasta el 6 de abril del año 32 d. C. Que fue la entrada triunfal de Jerusalén, se cumplieron las sesenta y nueve semanas predichas.

A los ocho días después con los términos ¡Crucifícales! Fue rechazado Jesucristo como Mesías en la nación de Israel y a su vez murió.

En estas fechas dadas se cumplieron 483 años de 360 días; los cuales representa 69 Heb-dómadas. Quedando faltando una.

Suscríbete a nuestro Canal de Youtube

Qué son las setenta semanas de Daniel.

Lo cierto es, que primero pasó una etapa de siete semanas de años, no sé si hubo intermedio de tiempo entre las dos y luego vinieron las sesenta y dos semanas de años.

La profecía es clara. Daniel 9:26. “Después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías”, la cual se cumplió con la muerte de Jesucristo en la cruz.

La profecía también involucra a un príncipe que había de venir, el cual destruiría la ciudad y el santuario.

Esta profecía se cumplió cuando fue invadida Jerusalén y el templo fue destruidos por Tito emperador de los Romanos en el año 70 d. C.

El estudio de la escatología, nos indica que Daniel quería saber porque seguían siendo cautivos, si ya el tiempo predicho por el profeta Jeremías se había cumplido.

Bajo este punto de vista, Dios le responde y solo le muestra el tiempo prolongado, predicho para que llegue la justicia perdurable; la cual, el profeta anhelaba después de la cautividad.

Estimado lector, Un estudio teologal, indica, que Daniel estaba en una de las planicies de Babilonia.

Al mirar el futuro, lo miró en forma de tres tiempos figurados, como si fuera una montaña con tres picos de alturas desiguales.

El primer pico estaba muy bajo; con siete semanas de años equivale a 49 años.

El segundo pico estaba un poco más alto, con sesenta y dos semanas de años, equivalente a 434 años.

El tercer pico estaba más alto que todos los anteriores y tenía una semana de año, equivale a 7 años.

Hacemos la suma general 49+434+7 total 490 años, entre 7 años que tiene una semana. 490 años entre 7 igual 70 Heb-domadas proféticas.

Algo insólito que me hace pensar es que Dios no le mostró a Daniel la distancia o el intervalo que podía a ver entre el pico segundo y el pico tercero.

Todos debemos saber, que entre un cerro y otro existe un vacío, una planicie, la cual el profeta Daniel desconoció, no la vio y allí en ese vació o planicie se llama: el “tiempo de la gracia o de la iglesia” Allí estamos nosotros.

Por eso Daniel no habla de la iglesia y para él es un misterio.

Después del levantamiento de la iglesia, vendrá la última Heb-dómadas que le hace falta a los israelitas, que son siete años.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Qué son las setenta semanas de Daniel.

En estos siete años para los israelitas vendrá el supuesto “Mesías”. Llamado el hijo de “perdición”, el hombre de “pecado”, el hombre queriendo ser “Dios”.

En este tiempo Israel sufrirá y no sólo Israel, sino todos los moradores de la tierra, por eso se le llama el tiempo de la “gran tribulación”.

Estimado lector, les pido excusas por los vacíos que tiene este escrito, le faltan muchos detalles dentro de sí.

Más tarde haremos memorias de ellos para tener una información completa, ya que se trata de la escatología por cumplirse.

Al cumplirse el último día de esta Heb-dómada, el Señor Jesucristo vendrá, para ponerle fin a las devastaciones y traerá el tiempo esperado por Daniel que quería tener al comienzo de sus ruegos e inquietudes en Babilonia.

Ya que a él se le prometió que se levantaría a recibir su heredad. Daniel 12:13. B. las A. “Más tú, sigue hasta el fin; descansarás y te levantarás para recibir tu heredad al fin de los días”. Fin de los días es inmediatamente que pase la gran tribulación.

También te puede interesar: ¿Por qué la iglesia no pasará la gran tribulación?

Ruego a Dios que este estudio sobre “Qué son las setenta semanas de Daniel”, le haya sido de gran bendición.

Espero saber de qué parte del mundo haya llegado este mensaje. Toda crítica, comentario a favor o en contra, sea comentado en el correo electrónico, gracias. Jorgesalomserpa@hotmail.com

Copyright y engrosado por el pastor
York Anthony Shalom
Licenciado en Sagrada Teología
Magister en Divinidades Teológica
Jorgesalomserpa@hotmail.com

Por: York Anthony Shalom

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.